Compartir
Publicidad
Publicidad

Apple Watch

Apple Watch
Guardar
187 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'We have one more thing'. Esa es la frase con la que Tim Cook comenzaba a desvelar un producto del que llevamos cerca de año y medio oyendo hablar o leyendo. . Esos rumores se habían acrecentado en los últimos meses en los que los smartwatch parecían ser la tendencia del año. Pues bien: ya tenemos con nosotros el reloj inteligente de Apple: el Apple Watch.

El vídeo introductorio comenzaba a aclarar las dudas: se trata de un reloj con formato cuadrado, pero con elementos circulares en su interfaz de usuario. El diseño del dispositivo ha sido claramente uno de los aspectos destacados de un reloj que según Cook "es el siguiente capítulo en la historia de Apple".

Diseño

Es evidente que el Apple Watch es un producto en el que el diseño ha desempeñado un papel fundamental. Apple explicaba por ejemplo cómo se han diseñado más de 60 tipos de correas distintas, cada una de las cuales se conectan con varios tipos de mecanismos de ajuste al reloj.

dasda890dsd-1.jpg

El Apple Watch llega en dos tamaños (38 y 42 mm de lado), que parecen claramente orientados a poder cubrir tanto al público masculino como a un público femenino que seguramente aprecie la versión de mayor tamaño. Apple lanzará tres ediciones del Apple Watch: la normal, la edición "Sports", con carcasa de aluminio, y la llamada Apple Watch Edition, que estará fabricada con una carcasa de oro de 18 kilates.

Uno de los elementos distintivos de este dispositivo es el uso del zafiro en la pantalla, algo que permitirá protegerlo de forma notable frente a rayajos y golpes y que aún así permite contar con un soporte táctil que va más allá del que tenemos en los iPhone, como veremos a continuación.

La interfaz táctil no es suficiente: la corona como elemento diferenciador

Cook ha sido el protagonista de la presentación del Apple Watch, un dispositivo con el que trataba de diferenciar los métodos de interacción del pasado: el ratón en el caso del PC, la interfaz táctil en el caso del teléfono. Eso no era válido para este nuevo desarrollo.

dsadqwer2112.jpg

En el Apple Watch el control se basa en gran parte en la corona de la parte lateral, que precisamente es de un tamaño algo más destacable para permitir esa interacción. Los gestos de giro de la corona permiten ir accediendo a distintas aplicaciones y funciones, aunque eso sí, la pantalla es táctil y sí permite ofrecer respuesta a ciertos gestos en la pantalla, y que de hecho no solo reconoce que hay contacto, sino la fuerza de ese contacto a través de la característica 'Force Touch'.

De hecho, como explicaba Cook, las pequeñas pantallas del iWatch no hacían posible trasladar la experiencia del iPhone: "lo que no hemos hecho es coger el iPhone y apretujar la interfaz de usuario para luego acoplarla a tu muñeca". Esa corona sirve por tanto para hacer el zoom en un mapa -por ejemplo- que no podríamos hacer con el gesto de pinza, o para hacer scroll sobre cierta lista.

Sensores, carga por inducción y las misteriosas especificaciones

En la parte trasera encontramos varios sensores que toman datos de nuestra muñeca, como nuestro pulso, además de contar acelerómetro y giroscopio, que entre otras cosas permiten monitorizar nuestra actividad física... o al menos, parte de ella. Esa parte trasera es al mismo tiempo un conector MagSafe con carga por inducción, que recarga la batería, pero que en realidad no es un sistema de carga inalámbrica propiamente dicho.

dsa099d832ed23d.jpg

De hecho, en el vídeo introductorio grabado por Jony Ive se nos explicaba cómo en el interior de estos dispositivos podemos encontrar dos chips muy especiales, el llamado Taptic Engine y el procesador Apple S1, especialmente diseñados para responder a las necesidades de este dispositivo.

En Apple no han querido dar muchos detalles concretos sobre las especificaciones de sus Apple Watch, y de hecho no hemos conocido datos sobre uno de los aspectos clave del dispositivo: su batería. Esa es una de las claves de un desarrollo que competirá en la misma categoría que las soluciones basadas en Android Wear o Tizen -con obligada mención a Pebble- y tendremos que esperar a conocer esos detalles y a poder probar el reloj para verificar cómo se comporta Apple en este apartado.

Parece también claro que el Apple Watch dependerá del iPhone al que lo asociemos de forma importante, y por ejemplo hará uso de su conexión WiFi o 3G/4G para tener acceso a datos, así como del receptor GPS para poder acceder a las funciones de geoposicionamiento. El reloj no dispone de ranura SIM, , pero sí cuenta con Bluetooth 4.0 y soporte WiFi 802.11b/go el citado WiFi, por lo que de momento no tenemos datos adicionales al respecto.

Software

Uno de los apartados clave del Apple Watch es el software que lo gestiona. La aparente edición derivada de iOS se controla con gestos táctiles y con la citada corona lateral, y en la interfaz principal nos ofrece un curioso "universo de aplicaciones" por el que nos podemos mover con el dedo. Los iconos circulares de las aplicaciones aumentan o disminuyen ligeramente de tamaño al estar en el centro de pantalla o abandonar ese punto, a partir de lo cual podremos lanzarlas fácilmente.

sad9a08das-1.jpg

Ese escritorio inicial en el que habitualmente mostraríamos la hora es configurable, y curiosamente este Apple Watch adopta algo que hasta ahora no había adoptado: los widgets. Aunque no ha querido llamarlo así, cada uno de los elementos que podemos colocar en pantalla se comporta de forma independiente, y la idea es de combinar varios de ellos para contar con esa pantalla inicial en el teléfono que nos sea más útil.

El software también permite acceder a una versión específica de Siri mediante la pulsación continuada de la corona lateral, a partir de lo cual se nos mostrarán los resultados de búsqueda de nuestra pregunta. El micrófono integrado permite activar el reconocimiento de voz y una animación muestra cómo se reconoce la pregunta mientras la formulamos.

La gestión de las notificaciones es uno de los apartados importantes de este dispositivo, y por ejemplo podremos levantar la muñeca cuando queramos verlas si nos llega alguna, y luego deslizar el dedo para, por ejemplo aceptar una invitación a un evento de calendario.

Esa respuesta puede combinarse con la respuesta automática que Apple ofrece al recibir mensajes: se nos ofrecen algunas respuestas predefinidas (en inglés de momento, nos tememos), que podremos seleccionar con la corona, o bien podremos elegir emoticonos rápidos. Y desde luego, podremos dictar un mensaje rápido para contestar a esas notificaciones de mensajes que nos llegan a modo de walkie-talkie. No hay teclado presente en este reloj inteligente, algo que desde luego tiene sentido en un dispositivo de estas dimensiones.

dsadas980980d2112-1.jpg

En Apple mostraron en funcionamiento aplicaciones como la de las fotos o los mapas. En esta última podremos girar el mapa con el dedo en pantalla, y hacer zoom mediante la corona, pero también obtener instrucciones para llegar a destino, con vibraciones distintas en nuestra muñeca según tengamos que girar a izquierda o derecha.

Otra de las novedades en el reloj fue la presentación de una aplicación de comunicación basada en la respuesta táctil: seleccionar un contacto y mandarle un mensaje a través del reloj parece posible a través sobre todo de pictogramas de distintos colores, aunque no parecía claro si esa capacidad puede sustituir a los servicios de mensajería que triunfan en los smartphones.

Los desarrolladores tendrán acceso a las prestaciones de este dispositivo y a su software a través de WatchKit, un nuevo conjunto de herramientas que tratarán de convencer a esta comunidad para que aproveche el potencial del Apple Watch. Se mostraron ejemplos como las aplicaciones de Twitter, Facebook o Pinterest, y también pequeñas herramientas como la que muestra los resultados de la la liga de béisbol profesional.

Otra de las capacidades específicas de este dispositivo es la de poder realizar pagos móviles directamente a través del reloj, aunque no queda claro cómo teniendo en cuenta que en los iPhone 6 y 6 Plus se necesita el sensor Touch ID. Es probable que el propio Apple Watch cuente con NFC y sea capaz de gestionar la transacción si tenemos el iPhone muy próximo.

Precio y disponibilidad

El Apple Watch necesita trabajar de forma conjunta con un iPhone, y de hecho no parece tener sentido sin estos dispositivos. Será compatible con los iPhone 6 y iPhone 6 Plus, pero también con los iPhone 5, 5S y 5C. El precio de partida de los Apple Watch es de 349 dólares para la versión básica, y estos dispositivos estarán disponibles "a principios de 2015".

Más información | Apple

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos