Taiwán prioriza la producción de chips sobre el regadío de tierras agrícolas ante la sequía

Taiwán prioriza la producción de chips sobre el regadío de tierras agrícolas ante la sequía
17 comentarios

Taiwán vive una de las peores sequías que se recuerdan en el país en los últimos 50 años. Una situación que está añadiendo una presión extra al suministro de componentes y que lleva a los fabricantes a avisar de que va a seguir habiendo escasez de componentes.

El gobierno del país ha decidido suspender el riego de tierras agrícolas para dar prioridad a las fábricas de chips, que tienen que emplear mucha agua para su producción.

Por hacernos una idea. en 2019, las instalaciones de TSMC en Hsinchu consumieron 63.000 toneladas de agua al día, según la compañía. Esto supone más del 10 por ciento del suministro de dos embalses locales, Baoshan y Baoshan Second Reservoir.

Por qué se priorizan los chips

La Agencia de Recursos Hídricos de Taiwán ha decidido suspender estos regadíos con el fin de garantizar que la industria de semiconductores del país pueda seguir funcionando en mitad de esta sequía.

Wang Yi-Feng, subdirector de la agencia, explicaba al New York Times que están dando prioridad a la producción de chips sobre la agricultura porque, lo contrario, sería una situación perdedora para todos, incluidos por ejemplo los productores de arroz, que seguirían teniendo bajos rendimientos a pesar del acceso al riego.

Eso sí, parece que las autoridades van a compensar a los agricultores por la pérdida de ingresos, aunque esta industria agrícola se muestra preocupada por si algunos de sus clientes se quedan finalmente con los proveedores que deben encontrar ahora.

Fab14inr008 888 0

La decisión del gobierno de suspender el riego afectará a unas 74.000 hectáreas de tierras agrícolas. La última vez que Taiwán suspendió el riego a gran escala para ahorrar agua fue en 2015.

Un problema geopolítico

La situación que se vive en Taiwán vuelve a poner sobre la mesa la dependencia de todo el mundo de la farbiacicón de semiconductores que proviene de Asia.

Hace apenas unos días, el CEO de Intel consideraba “inaceptable” esta situación y anunciaba la inversión en más fábricas, tanto en Estados Unidos como en Europa. Una medida que también reclama la industria de semiconductores.

La Unión Europea está destinando parte de sus fondos comunes para la creación de una industria de semiconductores propia que le evite esta gran dependencia asiática.

Temas
Inicio