Compartir
Publicidad

Packard Bell Maestro 230 LED HD. Primeras impresiones

Packard Bell Maestro 230 LED HD. Primeras impresiones
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado jueves asistimos al evento en el que Packard Bell nos enseñó sus novedades para 2011. Entre un mar de portátiles y el nuevo tablet de la compañía que no nos dejaron encender porque aún no tenía ni instalado Honeycomb, nos encontramos a un viejo conocido, el monitor Packard Bell Maestro 230 LED HD.

Aunque la iluminación del evento no se prestaba demasiado a fotografiar un gadget sino más bién a bailarse algo de los Bee Gees, hemos querido someter a un par de pruebas a este monitor. Los resultados no están nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que tiene un precio bastante asequible.

Lo primero que nos moríamos de ganas de probar era, cómo no, el soporte. Las primeras imágenes apuntaban a un pie asimétrico tan fino que corría el riesgo de acabar venciendo a su propio peso. La realidad, afortunádamente, es que la estructura parece bastante resistente y apenas cedió a nuestros disimulados intentos por hacerlo doblarse a mala leche.

Packard Bell Maestro 230 LED HD

Todo el pie es metálico y está confeccionado en una sóla pieza que parece tener continuidad en la parte trasera del monitor y el interior del soporte. Eso y su forma en ángulo le otorga mayor estabilidad de la que aparenta en las fotos. A modo de curiosidad, el codo del soporte tiene una acanaladura que sirve para pasar los cables de alimentación y datos sin que cuelguen antiestéticamente por detrás de la pantalla. Esta prestación, curiosamente, no fue aprovechada por los chicos de Packard Bell a la hora de exhibirlo. Cosas de las prisas.

A nivel de conexiones, el Packard Bell Maestro 230 LED HD es espartano. HDMI, VGA y DVI son sus únicas credenciales, aunque son más que suficientes para la mayor parte de usuarios.

Packard Bell Maestro 230 LED HD

La calidad de imagen del monitor es muy decente y nos ha gustado especialmente su ángulo de visión, que no pierde luminosidad ni desvirtúa los colores por muy escorados que lo observemos. Otro asunto es el tiempo de respuesta. Packard Bell lo ha establecido en 5 milisegundos y lo cierto es que no es de lo más rápidos que hemos visto. Para la prueba aprovechamos un trailer en alta definición que pasaba por allí. El resultado, en luz y color, es bueno, pero sí que se nota una cierta falta de nitidez en los momentos en los que el bueno de Jasón corría como un desesperado delante de escorpiones gigantes.

Poco más podemos deducir sin pruebas adicionales. El contraste y la luminosidad son complicados de juzgar en un local con más láseres que un destructor imperial clase alpha. Por lo menos, nos hemos quedado tranquilos respecto a su estabilidad física y nuestra opinión es que puede ser una buena elección, en relación precio-calidad, a la hora de hacernos con un monitor LED de 23 pulgadas.

Más información | Packard Bell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos