Publicidad

Ray Super Remote quiere ser el mando a distancia definitivo

Ray Super Remote quiere ser el mando a distancia definitivo
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Más de sesenta años con nosotros y ahí siguen vivitos y coleando, todo un logro teniendo en cuenta que la industria busca una forma de sustituir a los mandos a distancia, a ser posible, a través de dispositivos móviles, mejor que con un dispositivo dedicado.

Todavía hay algunos visionarios que consideran que hay mucha vida para dispositivos que se encarguen simplemente de eso, de controlar a otros elementos de la casa. Como centro de operaciones ya hemos visto ideas muy trabajadas, un buen ejemplo es NEEO, que incluso reconoce al usuario que lo está utilizando. Hoy nos encontramos con Ray Super Remote.

Pues a primera vista no parece una revolución, a pesar del ruido que están consiguiendo hacer en el mercado norteamericano. Lo que nos propone la compañía de David Skokna es simplificar, unir a todos los controladores en uno. Ray intenta integrar una pantalla táctil en la forma de un mando tradicional, y presenta una experiencia personalizada de uso basado en una interfaz propia y aplicaciones.

Section 1@2x D56278f5bddb122ec4494e6d342a3e1b

El televisor va a ser el principal dispositivo a dominar, y tal y como se está planteando el sistema de contenidos, el dispositivo debe ser inteligente y saber qué es lo que hay en la red, además de tener mano para gestionar suscripciones. En Ray consideran que la propuesta actual te ofrece un mando de hace diez años, con una navegación arcaica basada en canales, en la que ellos quieren intermediar.

Para ello están trabajando con los suministradores de contenidos, consiguiendo permisos para acceder a todo tipo de opciones, como pago desde Ray. De hecho, en el futuro quieren que sus ingresos y reconocimientos sean más importantes por sus aplicaciones, sistemas de control parental, servicios, y sistemas de aprendizaje, que por vender propiamente el mando.

El sistema operativo que gobierna Ray Super Remote es Android.

Lógicamente, Ray Super Remote también está diseñado para llevarse bien con otros elementos de la casa, como sistemas de sonido, consolas, reproductores, etc. Para ello cuenta con diferentes sistemas de conectividad, como WiFi, Bluetooth, infrarrojos - 180 grados -, o Zigbee.

En cuanto a hardware, nos encontramos con muchos elementos que bien podrían dar forma a un dispositivo móvil, como su pantalla táctil de 4,8 pulgadas - 1.120x480 pixeles -, corazón de doble núcleo con 1GB de RAM, 8GB de memoria interna, o una batería de 2.550mAh.

Section 1 D4a689988f9fe76d71eae402a8e24ed6

Repasando especificaciones, echo un falta elementos como micrófono o altavoces. No puedo confirmar que no están, pero son necesarios si se quiere jugar con el cada vez más utilizado reconocimiento de voz.

Habrá que tenerlo en la mano para comprobar la ergonomía de la que presumen, ya que ha sido diseñado pensando en el uso como control remoto, con botones en la zona derecha que hacen las veces de las principales funcionalidades, para conseguir un uso intuitivo, y no depender únicamente de la pantalla táctil. Dicho sea de paso, el dispositivo está creado pensando en la mayor durabilidad y resistencia.

Se podría hacer con una tablet, o un móvil

El juguete no es barato, Ray Super Remote va a costar 200 dólares. Se me ocurre que muchas de las cosas ya las podemos hacer con dispositivos móviles, así que espero que sigan trabajando la parte software, y si merecen la pena, ofrezcan sus servicios a terceros.

Para Skokna, esa argumento no tiene peso, ya que otros dispositivos serían más caros que Ray - pero normalmente ya tendríamos alguno -, y no sería el escenario ideal para ellos. Consideran que el target de Ray está en usuarios que quieren un mando a distancia moderno y sencillo, que le permita gestionar los nuevos servicios de contenidos, pero sin tener que ser un depredador de nuevas tecnologías.

Promo@2x 12e2204a883ec4bf97ec15284717a608

Más información | Ray

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir