El "truco japonés" para bajar la temperatura del coche en un minuto es el mismo que llevamos haciendo toda la vida

El "truco japonés" para bajar la temperatura del coche en un minuto es el mismo que llevamos haciendo toda la vida
18 Comentarios

Contra el calor, no existen milagros. Aunque estemos cansados de escucharlo en la televisión y hasta se hagan bromas con ello en redes sociales, cuando nos enfrentamos a olas tan duras como esta "Filomena del verano", parece que ya está todo inventado.

Mucha agua, protegerse la cabeza, no salir en las horas centrales del día... y sentido común. Y poco más se puede hacer para luchar contra el calor. También con nuestro coche, pues rebajar la temperatura del mismo es, simplemente, cuestión de aplicar algunos trucos útiles. No hay vuelta de hoja.

Tampoco nos van a llegar desde Japón. En los últimos días hemos visto cómo algunos medios han hecho hincapié en un supuesto truco venido desde Oriente para rebajar la temperatura en el interior de los coches sin encender el motor.

El truco es bastante viejo y, personalmente, llevo años viéndolo. Simplemente consiste en bajar una de las ventanillas y, con fuerza, "abanicar" el coche con la puerta contraria. Así se crea una corriente de aire y se rebaja ligeramente la temperatura del habitáculo, pues se recicla el aire del interior. Con todo el respeto, el supuesto "truco japonés" puede tener origen oriental, andaluz o toledano.

Cómo puedo rebajar la temperatura del coche

Como decíamos, ante el calor, lo mejor es aplicar el sentido común. Por ello, el parasol es uno de nuestros mejores amigos. Entrar en el coche será menos pesado y algo más agradable si antes hemos puesto un parasol en el parabrisas. Un sistema que vale para cualquier ventanilla del coche.

Además de que el volante y la palanca de cambios no nos quemarán, un parasol ayuda a reducir la temperatura hasta en 11 grados, según recoge el RACC. En estos casos, el color del coche también es clave, pues la organización de conductores asegura que un coche de color negro puede ver aumentada su temperatura hasta en 20 grados en comparación a un coche blanco.

Otra forma evidente de combatir el calor es dejar el coche a la sombra. Lo mejor es que ésta se proyecte sobre el automóvil en las horas más cálidas, por lo que puede compensar dejarlo primero al sol si más tarde va a quedar cubierto por la sombra de un árbol o de un edificio.

Todo esto nos permitirá enfriar antes el habitáculo, hacer un uso más racional del aire acondicionado y reducir el consumo en marcha. La temperatura ideal para circular es de 22 grados. Para conseguirla, se recomienda circular los primeros metros con las ventanillas bajadas y el aire a bajas revoluciones. Conforme tomamos velocidad y con parte del calor disipado, es hora de subir las ventanillas y aumentar la potencia del sistema de refrigeración.

Otro buen truco es apuntar el chorro de aire frío al techo del vehículo. El aire frío pesa más que el caliente, por lo que se expandirá con mayor facilidad por el interior y enfriaremos antes el coche. Una vez el coche esté frío, podemos rebajar aún más la temperatura con la recirculación del aire, aunque no debemos superar los diez minutos con ella activada, pues puede generar somnolencia.

Foto | Conan

Temas
Inicio