Tesla quiere instalar 1.000 techos solares a la semana. La cifra ahora mismo es una quimera

Tesla quiere instalar 1.000 techos solares a la semana. La cifra ahora mismo es una quimera
7 Comentarios

Que Tesla no tiene techo en el mercado del automóvil es lo que algunos analistas apuntan. Que, realmente, tiene un techo y le está dando grandes dolores de cabeza sí es completamente cierto. Son los techos de Solar Roof que, cinco años después de tomar pista, siguen sin despegar.

Tesla Solar Roof. Tesla no sólo vive del coche eléctrico, también sus Powerwall para almacenamiento de energía y sus techos solares ingresan dinero a las arcas de la compañía estadounidense. Sin embargo, este último negocio está siendo un verdadero dolor de cabeza para la compañía.

El sistema fue presentado como una alternativa a la instalación de placas solares en el tejado de una vivienda. Aquí, el propio panel solar es el tejado y, por tanto, la estética del conjunto queda muchísimo más limpia.

Cifras paupérrimas. Desde Electrek señalan que en el segundo trimestre de 2022, Tesla instaló 2,5 MW de techos solares. Según sus cuentas, con un sistema de 8 kW, esto equivale a que entre abril y junio, la compañía dio servicio a 300 viviendas. Es decir, unos 23 tejados a la semana.

Son cifras muy alejadas de los objetivos iniciales de Elon Musk para este servicio. Según el CEO de Tesla, Solar Roof debía instalar 1.000 techos solares cada semana. Es decir, apenas se instala el 2,9% semanal de lo esperado.

Techo solar y placas solares. Desde Electrek también recalcan que la cifra aportada por Tesla será mayor. Según una fuente anónima, la compañía instaló 71,5 MW de sistema solar en el mercado residencial estadounidense y que la cifra será mayor porque también se ha instalado en algunas áreas comerciales.

Sin embargo, el medio estadounidense era claro que esta cifra se corresponde con la suma de placas y techos solares, por los que la cifra real de estos últimos apenas es del 2,9% de lo esperado. Un dato que desde Tesla no han confirmado oficialmente.

Mal cálculo. Según Musk, la lenta expansión de este negocio para Tesla está relacionada con un cálculo realmente malo de sus planes. La instalación de los mismos está siendo mucho más compleja de lo esperado, pues los requisitos técnicos de cada tejado impiden una producción en masa de los mismos, lo que redunda en complicaciones para abaratar los costes.

Unos costes que los clientes de Solar Roof también están experimentando. Si hace unas semanas os contamos que los coches eléctricos de Tesla habían aumentado su precio en Estados Unidos, los tejados solares no han sido menos y su precio es ahora de 2,31 dólares por vatio instalado, en lugar de los 1,96 dólares/vatio que se pagaban hasta marzo y que los permitía presumir de tener el vatio más barato del mercado.

Continuos dolores de cabeza. A la escasez de componentes actual que ha derivado en un aumento de los costes, hay que sumar los problemas legales que Solar Roof ha tenido desde la compra de Solar City en 2017. La adquisición se cerró en 2.600 millones de dólares y esto motivó la denuncia de algunos accionistas. En abril, la Justicia falló a favor de Musk, sobre el que pesaba una posible multa de 2.000 millones de dólares.

No es el único problema legal que ha tenido que enfrentar los paneles de Solar Roof. En diciembre, el regulador bursátil estadounidense abrió una investigación contra Tesla al entender que durante años ha escondido informes a sus accionistas y clientes de los riesgos de incendio que suponen los posibles defectos de los techos solares de la firma.

Temas
Inicio