Una moto eléctrica por menos de 2.000 euros. Su objetivo: romper el mercado de la micromovilidad

Una moto eléctrica por menos de 2.000 euros. Su objetivo: romper el mercado de la micromovilidad
3 comentarios

Cuando probamos la Vässla Bike ya contamos que nos parecía una buena idea para movernos por ciudad, siempre que cumpliéramos con algunas de las premisas que el pequeño ciclomotor eléctrico exige. Por suerte, hay tantas opciones a la hora de moverse por una urbe, que la pequeña moto eléctrica se ofrece como una de las mejores opciones.

Como decimos, para moverse por una ciudad tenemos multitud de alternativas. Por cuestiones personales, algunas nos pueden parecer mejor que otras, pero en estos momentos podemos optar por patinetes eléctricos, bicicletas (electrificadas o no), ciclomotores, motocicletas, coches y todo tipo de vehículos compartidos. Cada uno con sus ventajas y sus inconvenientes.

No creo que exista un vehículo definitivo para movernos por ciudad, cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Los patinetes se han popularizado porque son una herramienta perfecta para combinarlos con el transporte público y distancias cortas. La bicicleta te permite llegar más lejos. Los pequeños coches como el Citroën AMI ofrecen un extra de seguridad. Y los ciclomotores eléctricos ganan en agilidad, seguridad y rapidez frente a las bicicletas.

Una moto eléctrica para romper el mercado

Por eso creo que tiene mucho sentido optar por una pequeña motocicleta eléctrica (un ciclomotor, en realidad) si se pone a tiro con un precio inferior a 2.000 euros, como es el caso de esta Moto eléctrica E-QUIP. Aprovechando su descuento es una opción más que interesante para quien sólo quiere moverse por ciudad de forma rápida y sin expulsar emisiones contaminantes.

Moto 2.000 euros
Moto 2.000 euros

Como es un ciclomotor eléctrico, hay que tener en cuenta que su velocidad máxima es de 45 km/h y tampoco podemos pedir una gran autonomía por ese precio. Ésta se mueve en una horquilla de entre 25 y 40 kilómetros. En cuanto al resto de características técnicas, cuenta con un motor Bosch de 2.400 W y sus ruedas tienen un tamaño de 12 pulgadas.

Como recogíamos más arriba, la principal ventaja de este tipo de vehículos es que es muy sencillo moverse por una ciudad con ellos, la agilidad es máxima cuando queremos movernos entre los coches. Sin embargo, hay que tener en cuenta que tendremos que contar con un seguro y matricular el ciclomotor eléctrico (además de contar con carné de conducir AM), lo que resta público potencial.

Aún así, con bicicletas eléctricas que superan ampliamente en precio (la gran oferta de Lidl dejaba su bicicleta en casi 900 euros pero normalmente se encuentra en unos 1.500 euros) este tipo de ciclomotores pueden ser una alternativa muy interesante a estos vehículos y a los patinetes más potentes y capaces. Especialmente si ya tenemos un carné B de conducir, pues no necesitaremos una nueva licencia.

Temas
Inicio