Las ZBE llegarán a España en 2023. No significan necesariamente el fin de los coches con etiqueta B

Las ZBE llegarán a España en 2023. No significan necesariamente el fin de los coches con etiqueta B
54 comentarios

La cuenta atrás para que las ciudades de más de 50.000 habitantes en España tengan una zona de bajas emisiones ha comenzado. Y lo ha hecho con algunas dudas que conviene aclarar. ¿Podré circular libremente con mi coche? ¿Tienen los vehículos con pegatina B los días contados?

Las ZBE. En 2023 todas las ciudades con más de 50.000 habitantes, y aquellas con más de 20.000 habitantes cuyos informes de calidad de aire sean negativos, tendrán que tener una zona de bajas emisiones (ZBE). Es lo que se refleja en el artículo 14.3 de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Estas ZBE tienen que tener como objetivo último la mejora de la calidad del aire y el fomento de vehículos de movilidad sostenible (como los paseos, las bicicletas o el transporte público) como fin último. Lo cierto, sin embargo, es que pocas ciudades tienen ya un plan en marcha.

Como ellas quieran. De momento, parece que el único plan con estas ZBE es que no hay plan. El Gobierno ha dado total libertad a los ayuntamientos para que sean estos quienes estructuren sus propias ZBE. De hecho, plantea diversas propuestas en el documento Directrices para la creación de zonas de bajas emisiones (ZBE).

En él se puede ver que una ZBE no tiene por qué afectar al centro de la ciudad o, al menos, no tiene por qué afectar sólo al centro de la ciudad. Por ejemplo, se puede diseñar para controlar el acceso a los centros escolares, los espacios cercanos a hospitales o polos industriales. Sólo se pide que, a nivel global, los esfuerzos redunden en una mejor calidad del aire.

Una señal y una confusión. Durante las informaciones que acompañaron al anuncio de estas ZBE obligatorias, la DGT publicó la que sería la nueva señal para anunciar que se estaba entrando en una ZBE. En ella se señalaba que estaba prohibida la circulación a vehículos contaminantes "excepto Cero emisiones, ECO y C", haciendo referencia a sus distintivos medioambientales.

Esto provocó una inmediata confusión que desde entonces corre por redes sociales: ¿me prohibirán circular si mi pegatina es B? ¿Y si no tengo pegatina? Lo cierto es que, de momento, ninguna ciudad prohibe la circulación a los automóviles con pegatina B. Ni si quiera las que han tomado medidas más estrictas, como Madrid o Barcelona.

La pegatina B. De qué coches hablamos de cuando nos referimos a una pegatina B. Básicamente a los automóviles de gasolina matriculados entre el 1 de enero de 2001 y el 1 de enero de 2006 y los diésel matriculados entre el 1 de enero de 2006 y el 1 de septiembre de 2015. Esta es la teoría pues, en la práctica, es posible que la DGT entregue una pegatina por error. Aquí contamos cómo solucionar este problema.

"Libre" circulación. De momento, tener una pegatina B en el parabrisas de nuestro coche, no es motivo suficiente para tener prohibida la circulación. En Madrid sí se exige que en su almendra más céntrica, lo que era Madrid Central, se estacione el vehículo en un aparcamiento, impidiendo que permanezca en superficie. Las restricciones para los vehículos sin etiqueta siguen avanzando y serán totales a partir de 2025, pero no hay nada contra los coches con cualquier tipo de distintivo.

En Barcelona, tampoco hay nada sobre la mesa contra los vehículos con etiqueta B. De momento, pueden circular libremente por toda la ciudad, mientras que los vehículos sin distintivo sólo pueden moverse entre las 20:00h y las 7:00h del día siguiente en días laborables. Eso sí, es la única ciudad que ya ha hablado abiertamente de limitar la circulación a estos vehículos, aunque no hay ninguna prohibición de este tipo en funcionamiento en estos momentos.

Menos coches. "Los criterios de acceso y circulación deben ir encaminados a desincentivar lo máximo posible el acceso de vehículo privado motorizado en general, independientemente del distintivo ambiental que ostente". Esta frase es una de las más importantes que se puede leer en la Ley. Es decir, el objetivo es mejorar la calidad ambiental y uno de lo pasos es reducir el volumen de coches.

De momento, Madrid y Barcelona han optado por restringir los movimientos de los vehículos sin pegatina, pero otras ciudades, como algunas de la periferia de Madrid, quieren cumplir los mínimos peatonalizando calles o creando caminos escolares seguros, impidiendo el acceso de los coches en horas punta. Otras como Getafe destinarán fondos para el control de acceso con matrículas, por lo que sí se esperan restricciones en función del distintivo medioambiental.

Qué esperamos. Sin una regulación clara, lo más sencillo para los ayuntamientos es reconvertir ligeramente el centro de las ciudades para reducir el volumen de tráfico en las calles pero seguir permitiendo una libertad total de los vehículos con o sin etiqueta, sea ésta cual sea.

Por supuesto, habrá ciudades que opten por limitar la circulación de a los coches sin etiqueta, como Madrid o Barcelona, pero esto no es sinónimo de que los coches sin etiqueta B puedan circular. Otra posibilidad es excluir a todos los coches que no sean ECO o Cero emisiones pero, de momento, no es algo más que anecdótico, como han planteado en Fuenlabrada, en un área que no sería de más de 0,6 kilómetros.

Foto | Giuseppe Buccola

Temas
Inicio