La historia del símbolo de Opel: un "blitz" de 130 años que precede incluso al propio coche

La historia del símbolo de Opel: un "blitz" de 130 años que precede incluso al propio coche
7 comentarios

Blitz es una palabra curiosa, que demuestra cómo los seres humanos adaptamos el lenguaje que nos llega de otros idiomas para expresar algo más cercano a nosotros. Por ejemplo, Blitz se utilizó para dar nombre al tipo de bombardeos que realizaba la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial en Reino Unido.

Y es que Blitz, en alemán, significa rayo o relámpago. El mismo rayo que podemos ver en el logo de Opel y que lleva presente en el mismo de 1963. Hasta entonces, la compañía había utilizado en dos ocasiones un zeppelín en su escudo, como símbolo del progreso humano.

La primera vez había sido en 1937. Entonces, el habitual círculo de los alemanes lo cruzaba esta aeronave. Años después, en 1954, la firma germana rescataría el artefacto para su escudo, aunque ahora más estilizado y parecido a lo que es un avión visto desde un lateral. Por el camino, la firma había rediseñado por completo su logo, utilizando un óvalo dividido en dos mitades (blanca y amarilla) con la palabra Opel en el medio. Este escudo sólo estuvo vivo entre 1950 y 1954.

Historia Logo Opel 1

El rayo está, aunque no representado

Desde aquel año, en 1963, el logo de Opel se ha asentado en el rayo, el círculo y las letras de la compañía han ido apareciendo y despareciendo. Sus rediseños han sido constantes. De hecho, en los últimos casi 60 años se han dado prácticamente los mismos rediseños (siete) que en los 100 años de historia anteriores (nueve).

El primero se dejó ver en 1962. Concretamente en las máquinas de coser que fabricaba la empresa bávara por aquel entonces. Las letras A y O de su fundador (Adam Opel), escritas en estilo modernista, fueron sustituidas casi 30 años más tarde. Cuando el rayo apareció por primera vez, aunque sólo textualmente.

Entonces, Opel fabricaba bicicletas y una de ellas recibió el nombre de Victoria Blitz. Con este nombre, se hacía referencia directa a la palabra "rayo" y se homenajeaba a la diosa Victoria, representante de la victoria. En el nuevo escudo, que se dejó ver entre 1890 y 1901, un ciclista recibía la protección de la deidad con una corona de laurel. Además, podían leerse el nombre de la marca, de su fundador y de Rüsselsheim, donde Opel tenía (y tiene) su fábrica.

Con sus primeros automóviles, Opel dejó a un lado el rayo, su "blitz". De hecho, como hemos mencionado, lo omitió de su logo durante más de 60 años. Curiosamente, por el camino utilizó el zeppelín como símbolo de progreso y quién se iba a imaginar que el famoso "blitz" le iría como anillo al dedo en 2022.

Como mera casualidad, el primer automóvil eléctrico de Opel se dejó ver en 1968. Si el zeppelín representaba los avances del ser humano, el rayo los podía representar de manera expresa con el Opel Kadett B Stir-Lec 1, como ya hiciera con las bicicletas a finales del Siglo XIX. Entonces, el primer eléctrico de Opel contaba con 14 baterías de ácido de plomo que eran alimentadas eléctricamente por un generador que funcionaba con un motor de combustión. Es decir, funcionaría como un híbrido en serie, lo mismo que Nissan ofrece con su Qashqai.

Poco después, en 1971, sí llegó por primera vez a la marca el primer vehículo exclusivamente eléctrico de Opel, el Elektro GT. Una máquina que rompió seis récords mundiales y que era capaz de alcanzar los 188 km/h gracias a dos motores de 120 CV cada uno. Eso sí, su autonomía de 40 kilómetros (a una velocidad constante de 100 km/h) lo limitaban a su concepción como prototipo.

Temas
Inicio