Guía para no volverse loco con el precio de la gasolina: cómo funciona la ayuda y dónde repostar más barato

Guía para no volverse loco con el precio de la gasolina: cómo funciona la ayuda y dónde repostar más barato
45 comentarios

El precio de la gasolina y el diésel es uno de los temas del momento en el mercado del automóvil. Sus fluctuaciones y, especialmente, su encarecimiento en los últimos meses ha provocado que el Gobierno haya incluso subvencionado parte de su precio final. Para entender qué está pasando con una mirada global, aquí tienes una guía con los temas más importantes relacionado con el precio del diésel y la gasolina.

A continuación, encontrarás el precio diario de los combustibles, qué afecta a los mismos y cuáles son los últimos movimientos y tendencias que podemos esperar o dónde puedes encontrar la gasolina o el diésel más barato.

Los precios de la gasolina y el diésel

Cada semana, la Unión Europea publica un informe en el que se detalla el precio medio al que paga el consumidor final la gasolina y el diésel en cada país. Para ofrecer estas cifras, se utilizan los datos enviados semanalmente por los Gobiernos y en ellos se incluyen las posibles bonificaciones, como la actual subvención de 20 céntimos/litro que se aplica en España.

Según el último informe, la gasolina SP 95 se paga a 1,837 euros/litro, mientras que el diésel se paga a 1,873 euros/litro. Estos datos, sin embargo, pueden estar ligeramente desactualizados, ya que se analizan semanalmente. Si quieres saber el precio medio actual al que se pagan los combustibles en nuestro país, la web dieselgasolina.com realiza un detallado informe diario en el que, incluso, se cruzan los datos con la cotización del Barril de Brent.

El mercado

Pero, ¿qué está provocando que el precio del diésel y la gasolina esté en máximos históricos? Aquí hay que tener algunas variables en cuenta. En primer lugar, el Barril de Brent cotiza caro. Muy caro, pero en los últimos días se ha posicionado entre los 110 y los 100 dólares por barril.

Es un precio que aún está lejos de los 129,49 dólares a los que se pagó a principios del mes de marzo. Entonces se dijo que éste podía escalar hasta los 200 dólares en caso de sacar al petróleo ruso de la ecuación. Hoy, cuando el veto está más cerca que nunca, no se han alcanzado estos valores, pero sí el precio final que los consumidores pagan.

Dimitry Anikin Atyawsn Nse Unsplash

La cotización del Barril de Brent y el precio final de la gasolina suelen estar ligados, pero no es decisivo. Hay que tener en cuenta que en el precio final hay que incluir los impuestos que desembolsamos con cada litro de combustible y otros tipos de costes para las petroleras, como el gasto logístico que tienen que hacer, los llamados "costes invisibles".

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferoas (AOP) recogía en febrero que, de 50 euros de combustible, 21,9 euros eran impuestos y que el coste de la materia prima y de la comercialización sumaban otros 27,4 euros del total. Según AOP, el margen bruto del mayorista es de 0,7 euros/litro.

Sin embargo, estos datos no se mantienen en el tiempo. Hay que tener en cuenta que, como el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos es fijo, el peso de las tasas que gravan al combustible desciende con cada subida.

La subvención de los 20 céntimos/litro

La subida en el precio de los combustibles ha provocado que el Gobierno tomara una medida sin precedentes en nuestro país: subvencionar con 20 céntimos/litro el precio de los combustibles.

La medida se empezó a aplicar el pasado 1 de abril y, en principio, se extenderá hasta el próximo 30 de junio. Ésta llegó después de una huelga de transportistas, las presiones de la oposición y la aplicación de medidas similares en otros países europeos.

La aplicación de esta ayuda tampoco ha estado exenta de polémica. Y es que de los 20 céntimos/litro, 15 céntimos los paga el Estado y los cinco céntimos restantes los debe aportar la estación de servicio. Una medida que provocó que algunas gasolineras avisaran de posibles cierres ante la imposibilidad de adelantar este dinero. Según estas empresas, el adelanto monetario que les ingresaría el Gobierno no sería suficiente para garantizar la aplicación de la medida.

Además, desde el primer momento, el Estado avisó a las gasolineras de que la CNMC vigilaría de cerca posibles incrementos en el precio con el paso de los días. Más de un mes después, los ciudadanos están pagando más dinero que antes de la subvención, pese a que el Barril de Brent ha caído en su cotización y, posteriormente, no ha subido al mismo ritmo.

Esto ha motivado que el Gobierno haya dejado caer la posibilidad de retirar la subvención el próximo 30 de junio, al no haber sido efectiva, y en el camino ha apuntado a las petroleras como las causantes. Un informe de El País cifraba el aumento de los beneficios de estas compañías entre el 11 y el 21% de 2013 a 2020. Las gasolineras, por su parte, se defienden asegurando que este beneficio apenas ha crecido en un 2%.

En cuanto a su aplicación práctica, en los carteles informativos de la gasolinera se señala el precio final del combustible sin la subvención correspondiente. Ésta sólo se ve en el ticket final, donde queda especificada la rebaja temporal del precio de la gasolina y el diésel. Es decir, aunque no la veas, está ahí.

Nigel Tadyanehondo God2mdnujuu Unsplash

Ayudas a los transportistas

Aunque finalmente la subvención de los 20 céntimos/litro ha llegado a todos los conductores, la mecha que prendió el movimiento final del Gobierno fue una huelga de transportistas que, incluso, llegó a dejar imágenes de estanterías vacías y empresas que no podían garantizar el suministro de sus productos.

Después de días de pulso entre el Gobierno y los primeros convocantes, la mayor parte de las asociaciones que se sumaron a la huelga la acabaron por levantar con la promesa de que el Estado financiaría parte del precio del combustible. Pero, además, se incluían una serie de ayudas directas, que en suma nunca podían superar los 400.000 euros:

  • Camiones y vehículos pesados: 1.250 euros.
  • Autobuses: 950 euros.
  • Furgonetas y vehículos ligeros: 500 euros.
  • Ambulancias y transporte sanitario: 500 euros.
  • Taxis y VTC: 300 euros.

Además, no debemos olvidar que los profesionales del transporte también pueden desgravarse la totalidad del IVA del combustible a lo largo del año, a la hora de presentar la declaración de la renta. Lo mismo sucede si adquieren un vehículo nuevo para el ejercicio de su oficio.

Cómo buscar las gasolineras más baratas

Con el precio del diésel y la gasolina disparados, la búsqueda de la gasolinera más barata se ha convertido en algo así como "la fiebre del oro de nuestros días".

Para ahorrar un dinerillo con cada repostaje, nuestros compañeros de Xataka Basics han hecho una guía en la que explican, paso a paso, cómo encontrar la gasolinera más barata, independientemente de dónde estemos.

Lo más sencillo es utilizar la aplicación de Google Maps, pues con nuestra posición encontraremos rápido las estaciones de servicio más cercanas y sus precios. Pero como se recuerda en la guía ya mencionada, también es posible optar por páginas especializadas y muy detalladas. Esta opción es realmente interesante si nos vamos de viaje y queremos planificar dónde parar.

Qué esperamos

Las previsiones de qué nos encontraremos en las próximas semanas y meses (quién sabe si años) no son nada halagüeñas. En marzo, sacar al petróleo ruso de la ecuación era una posibilidad y, en mayo, ésta está más viva que nunca. De hecho, a falta de una aprobación final, el proyecto para que Europa no consuma crudo ruso a final de año ya está sobre la mesa. Y ese petróleo ruso representa el 25% del que consumen los países europeos.

Esto ha provocado una presión mayor sobre el mercado internacional de petróleo. Estados Unidos, incluso, se ha acercado a Venezuela y sus compañías han aumentado las compras en Ecuador. Libia pasa por una crisis política con duros enfrentamientos que ha rebajado (e incluso eliminado) la exportación de petróleo. Y los países de la OPEP aseguran que no incrementarán la producción, que ya está por debajo de lo esperado.

Wassim Chouak Kjcakwth6u4 Unsplash 1

De momento, tanto Europa como Estados Unidos han liberado parte de sus reservas energéticas de crudo pero éstas no son suficientes para alimentar un mercado que busca desesperadamente cómo sustituir los barriles que hasta ahora se compraban a Rusia.

Los impuestos suelen ser los primeros señalados, pero hay que recordar que las tasas españolas están ligeramente por encima de las que la Unión Europea marca como obligatorias, por lo que el margen de actuación es limitado. De hecho, sólo Chipre y Polonia aplican tasas sensiblemente inferiores a las españolas. Además, una rebaja en este sentido mandaría una señal antiecológica en un momento en el que las instituciones del continente han emprendido una cruzada contra el vehículo de combustión.

Fotos:Dimitry Anikin, Nigel Tadyanehondo y Wassim Chouak

Temas
Inicio