Cómo cargar nuestro coche eléctrico: dónde, cuándo y cómo tener las baterías siempre a punto

Cómo cargar nuestro coche eléctrico: dónde, cuándo y cómo tener las baterías siempre a punto
18 comentarios

La carga del coche eléctrico es, sin duda, uno de los grandes escollos a superar si se quiere extender su tecnología. El dónde y el cómo siguen siendo uno de sus grandes obstáculos. En este artículo vamos a intentar desentrañar todas las opciones de carga, con sus precios y las mejores opciones para cada perfil de conductor.

A menos que las baterías de estado sólido terminen triunfando y nos hagan olvidar las recargas del coche eléctrico o, al menos, aumenten la autonomía y permitan cargas cercanas a lo que se tarda en llenar un depósito de combustible, las recargas seguirán ligadas irremediablemente al coche eléctrico.

Cargador: ¿sí o no?

Evidentemente, tener un cargador en casa es la solución más sencilla para contar con un coche eléctrico, pero no es la única ni es indispensable. Aceptando las posibles dificultades que nos encontraremos por el camino, se puede tener este tipo de vehículos sin un cargador doméstico.

Sin embargo, como decíamos, lo más sencillo es contar con uno. En este caso, se puede instalar en una casa o en un garaje comunitario. Si hablamos de una vivienda individual, el proceso será más sencillo y podremos elegir cómo llevar a cabo su instalación con mayor flexibilidad. De hecho, según el ayuntamiento, es posible que en la construcción de una nueva vivienda nos obliguen a incluir uno.

Sea como sea, hay diferentes soluciones.

  • Instalar el cargador con la compra de un coche nuevo.
  • Instalar el cargador con una compañía individual por nuestra cuenta.
Peugeot Elec 2019 012 Fr 516 600 1

En caso de que nos hagamos con un coche eléctrico, la mayor parte de las veces el fabricante pone a disposición del cliente, como parte de la oferta, la instalación del punto de carga, por lo que en este caso el comprador debe echar cuentas y comprobar si le merece la pena o prefiere que el proceso lo lleve a cabo una empresa externa.

En cualquiera de los dos casos, hay que tener en cuenta qué enchufe queremos para nuestra vivienda. Estos pueden ser los siguientes:

  • Toma doméstica: Un enchufe tradicional, no tendremos que hacer ningún otro tipo de instalación pero éste sólo cargará a 2,3 kW, por lo que la recarga será muy lenta.
  • Toma reforzada: Ofrece las mismas ventajas anteriores (es un enchufe habitual en las viviendas y para el que no se necesitan grandes instalaciones) y cargará el coche más rápidamente.
  • Punto de recarga individual: Se necesita una instalación y suelen superar los 1.000 euros pero ofrecen cargas más rápidas. Los más habituales son de 7,4 kW, 11 kW y hasta 22 kW. A mayor potencia, más caro será el punto de carga. Además, algunos cuentan con sistemas automáticos para cargar el vehículo a la mayor potencia posible sin superar la tarifa contratada y, por tanto, provocar un apagón en casa. También se pueden configurar para cargar en las horas de menor tarificación que, habitualmente, serán las de la noche.

En cuanto a instalar un cargador en un garaje comunitario, debemos saber que la comunidad no puede negarse a ello y que, dependiendo de la comunidad autónoma, es posible que los pasos a dar sean ligeramente distintos.

Pero, a grandes rasgos, tienes que tener en cuenta que:

  • El conductor del coche eléctrico puede tener un punto de carga en un garaje comunitario.
  • El conductor paga la obra necesaria.
  • La comunidad puede adaptar la instalación para futuros enganches con una obra que se pagará entre todos los vecinos.

En cualquiera de los casos anteriores, si queremos contar con una empresa externa al fabricante de nuestro vehículo, las opciones son muy amplias. Entre ellas, Wallbox es una de las más extendidas y parte de precios desde 839 euros en su instalación. En estos casos, hay que tener en cuenta los metros de cable que necesitamos y, por supuesto, la potencia a la que queremos que funcionen. LRT, Morec o Heidelberg Wallbox son otras empresas que venden sus cargadores con o sin instalación incluida.

Viviendo sin enchufe en casa

Como decíamos, vivir sin un enchufe en casa también es posible, aunque tendremos que asumir algunos inconvenientes. En estos casos, lo más habitual es tener un enchufe público cerca de casa o cargarlo en el trabajo.

¿Qué entendemos por enchufe público? Aquellos a los que cualquier conductor tiene acceso libre, ya sea en la calle o porque sea propiedad de un comercio, restaurante u hotel. En estos dos últimos casos hay que contemplar que la carga del coche vaya unida a consumir o alojarse en dicho establecimiento.

En cuanto a los precios, a continuación hemos recopilado las cifras de recarga de las compañías que más enchufes tienen disponibles en nuestro país. Si queremos tener un mapa a mano con sus ubicaciones, Electromaps es un buen lugar para encontrarlos, pues en ellos los usuarios dejan habituales comentarios sobre el estado del punto de carga, sus precios y en ellos se puede comprobar si el enchufe está en proceso de ser instalado o hay un coche cargando.

Cargador Wenea

Wenea

Una de las compañías habituales que puedes encontrar en la carretera es Wenea. En su web destacan que desde 2021 ya cuentan con más de 50.000 usuarios en su aplicación. Sus precios son los siguientes:

  • Carga Super Rápida (hasta 200kW): 0,49 €/kWh
  • Carga Rápida (hasta 50kW): 0,39 €/kWh
  • Carga Semi Rápida (de 22 a 43kW): 0,30 €/kWh
  • Carga Lenta (hasta 7.4kW): 0,3 €/kWh

Repsol

Repsol es otra de las grandes compañías con puntos eléctricos de recarga en nuestro país. Según sus propios datos, cuentan con 230 enchufes públicos, 50 de ellos de carga rápida (hasta 150 kW) y 2 de carga ultrarrápida (hasta 350 kW). En cuanto a sus precios:

  • Carga Ultra Rápida (hasta 350 kW): 0,446 €/kW.
  • Carga Super Rápida (hasta 150 kW): 0,39 €/kW.
  • Carga Rápida (menos de 50 kW): 0,29 €/kW.

Iberdrola

Iberdrola, igual que otras compañías, no cuenta con una tarifa fija en su web para la recarga de coches eléctricos. A continuación, os dejamos los precios en el momento en el que se está escribiendo este artículo, sacados de su app para el móvil:

  • Carga Ultra Rápida (hasta 350 kW): 0,51 €/kWh los pertenecientes a Iberdrola y 0,79 €/kWh para la red Ionity
  • Carga Super Rápida (hasta 200 kW): 0,45 €/kWh
  • Carga Rápida (hasta 50kW): 0,39 €/kWh
Lr Charging 2p8n 1

Endesa

Como sucede en el caso de Iberdrola, para conocer las tarifas de Endesa, también es necesario acceder a su aplicación para el móvil. Allí, encontramos los siguientes datos:

  • Carga Super Rápida (hasta 200kW): de 0,40 €/kWh a 0,50 €/kWh
  • Carga Rápida (hasta 50kW): 0,40 €/kWh
  • Carga Semi Rápida (de 22 kW): 0,35 €/kWh
  • Carga Lenta (hasta 7.4kW): 0,3 €/kWh

Zunder

Easycharger es otra de las empresas en un proceso de expansión, con 4.000 puntos de carga para 2025. Ahora ha pasado a llamarse Zunder y sus tarifas, que se pueden consultar en su aplicación, son las siguientes:

  • Carga Super Rápida (hasta 90kW): 0,40 €/kWh
  • Carga Rápida (hasta 50kW): 0,30 €/kWh
  • Carga Semi Rápida (de 22 kW): 0,20 €/kWh
  • Carga Lenta (hasta 7.4kW): 0,20 €/kWh

Tesla

Aunque, de momento, no están abiertos a todos los vehículos, Tesla cuenta con una extensa red de supercargadores de 150 kW y otra menos densa de puntos de carga capaces de alcanzar los 250 kW. El precio de estos supercargadores, con la última subida, se encuentra a 0,41 €/kWh. Además, a la hora de utilizarlo, hay que tener en cuenta que para garantizar la disponibilidad del enchufe, Tesla cobra 0,50 euros por cada minuto que el vehículo se mantiene en el punto de carga una vez se ha completado la misma. Esta tarifa sólo se aplica cuando la estación tiene más del 50% de sus enchufes en funcionamiento y llega al euro completo si todos los enchufes están ocupados.

Otras empresas y lugares

Estas empresas son las más habituales, pero además, otras como Ibil gestionan diferentes compañías por el territorio nacional, como Repsol u Oeste Movilidad, o enchufes que se encuentran en lugares públicos, como centros comerciales, en los que se ofrecen cargas gratuitas.

También es posible encontrar enchufes gratuitos en restaurantes y hoteles. Eso sí, hay que tener en cuenta que, lo más probable, es que para ocupar estos enchufes nos obliguen a estar alojados o consumir en estos establecimientos.

Tipos de cargadores

Además, a la hora de cargar un coche eléctrico, debemos tener en cuenta qué cargador admite nuestro vehículo. Actualmente, en España y Europa se ha impuesto el cargador CCS/Combo 2, el cual permite en un mismo enchufe la recarga por corriente alterna o continua, siendo ésta segunda más rápida y la primera la indicada para recargas más lentas (normalmente domésticas) y baratas.

Para las cargas más lentas, también es posible que nuestro vehículo incorpore un cable Tipo 2, popularmente conocido como Mennekes. En este caso, se trata del mismo conector pero sin las dos entradas inferiores y se utiliza en cargas exclusivamente con corriente alterna.

Pero, además, hay que tener en cuenta que en Japón se ha impulsado el cargador tipo CHAdeMO, lo que provoca que algunos vehículos llegados desde allí, como el caso de Nissan o Mitsubishi, cuenten con este estándar menos extendido. El tipo CHAdeMO también permite cargas rápidas, pero sus puntos de recarga públicos están menos extendidos, por lo que es importante comprobar qué tipo de cargador tenemos disponible en cada momento.

Además, Tesla también cuenta con su propio estándar. Sin embargo, los Tesla Model 3 que circulan por Europa se han adaptado al sistema CCS europeo, lo que les permite contar con todos los puntos de carga disponibles de este tipo y, además, utilizar su red de supercargadores.

Temas
Inicio