Compartir
Publicidad

Sony Ericsson W960: análisis

Sony Ericsson W960: análisis
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si Nokia tiene el N95 8 GB o el N81 8 GB como unos de los terminales más altos de su gama, Sony Ericsson apuesta por el W960 como su teléfono más potente, al menos dentro de la gama Walkman.

Pero a pesar de estar incluido dentro de esa gama Walkman, estamos hablando de un teléfono que tiene dos vertientes claras: la de reproducción de música y la de smartphone, acercándose mucho al concepto de móvil empresarial, por las funciones de este tipo que incluye.

¿Cuál de las dos partes ganas? Vamos a verlo en este análisis del Sony Ericsson W960.

Lo primero que sorprende de este teléfono es que no resulta tan espectacular en directo como en las fotos promocionales que habíamos anteriormente. No es que decepcione sobremanera, pero nos dejó un poco descolocados. De todos modos, el aspecto exterior del teléfono es bueno, aunque resulta bastante ancho, por lo que podría no ser del todo cómodo para algunos usuarios que no tengan las manos grandes.

Estamos hablando de un terminal que dispone de una capacidad de almacenamiento de 8 GB, evidentemente pensados para llevar nuestra música encima, pero que también va bien dotado de conectividad, con soporte tanto de 3G como de Wi-Fi. Todo ello controlado desde el teclado, la rueda lateral o la pantalla táctil de la que dispone, para lo cual se acompaña de un stylus en la parte trasera.

La localización de esa rueda lateral es a lo que más cuesta acostumbrarse, sobretodo teniendo en cuenta que lo usamos habitualmente con la mano derecha, por lo que el pulgar sería la opción más lógica para moverla, pero al estar situada al otro lado debemos hacerlo con el índice. Esa rueda de control nos será prácticamente imprescindible para movernos por las listas de artistas, discos,... en la aplicación Walkman.

Sony Ericsson W960

Y hablando de esa aplicación, hay que destacar su funcionamiento. Se nota que Sony Ericsson ya tiene mucha mano con ella, y nos encontramos con una interfaz que no tiene nada que envidiar al de cualquier reproductor portátil de gama alta, sencillo de utilizar y muy potente. La ordenación de los ficheros se hace a través de los campos ID3, por lo que deberemos tenerlos correctamente etiquetados para que se haga bien la clasificación. Aparte de eso, soporta la visualización de las carátulas, algo de agradecer visualmente.

En la pantalla principal podremos ver los datos de lo que estamos escuchando, aunque se puede desactivar si nos molesta, y las teclas de acceso directo tanto a la aplicación Walkman como de reproducción y pausa facilitan mucho el uso de la música en el teléfono.

Como pega que le podemos poner, aunque es común a los teléfonos de este fabricante, es que no disponga de un puerto estándar de 3.5 milímetros, sino que los auriculares se conecten a través del mismo puerto propietario que el cargador, el cual, por cierto, podrían sustituir por uno USB, como están haciendo muchos fabricantes.

Sony Ericsson W960

Si nos fijamos en la cámara de fotos nos encontramos con una resolución de 3.2 megapíxeles, autofocus y un flash doble, que nos servirá para la mayoría de situaciones. La calidad de las fotos es bastante decente y, aunque no sustituirá a una cámara normal y corriente, nos sacará de más de un apuro. Un buen punto a su favor, como vemos en estos dos ejemplos:

Sony Ericsson W960
Sony Ericsson W960

Vámonos ya al apartado de smartphone, en el que encontramos aplicaciones para la gestión de documentos de Office. El programa incluido es QuickOffice y permite la visualización y la edición de documentos en ese formato. Un buen punto a favor, sobretodo si recibimos documentos de este tipo por correo y queremos poder verlos directamente en el móvil.

En el apartado de navegación, el funcionamiento ha sido muy bueno, sobretodo gracias al uso de Opera 8 como navegador, que permite ver las páginas sin problemas, especialmente si usamos el modo apaisado, con el que dispondremos de más espacio horizontal para ellas.

Se agradecen también otras de las aplicaciones instaladas, como PDF+, que permite visualizar PDF, o un escáner de tarjetas de visita, con el que podremos importar rápidamente los datos de contacto de las tarjetas de visita a la agenda del móvil, y que funciona muy bien, sin prácticamente ningún fallo de importación.

Por tanto, viendo todo esto, creemos que ambas facetas del Sony Ericsson W960 están muy bien equilibradas: dispone de las funcionalidades de reproductor y de funcionalidades de smartphone sin descuidar ninguna de las dos. Como pegas que le ponemos, las ya comentadas de la falta de jack de auriculares y el precio que nos costará, sobre los 500 euros, dependiendo de la tienda donde lo encontremos, aunque tampoco es exagerado teniendo en cuenta sus prestaciones.

Por otro lado, el uso que le hemos dado a la pantalla táctil ha sido prácticamente nulo. El manejo del teléfono se puede hacer perfectamente con las teclas y la rueda de control, por lo que la pantalla táctil no acaba de tener demasiado sentido. Además, las teclas táctiles para controlar la música tienen el problema que no ofrecen feedback, lo cual puede no ser del agrado de muchos.

En Xataka | Sony Ericsson W960. Más información | Sony Ericsson.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos