Compartir
Publicidad

La comparativa de smartphones que estabas esperando: buscando el teléfono con mejor sonido

La comparativa de smartphones que estabas esperando: buscando el teléfono con mejor sonido
Guardar
94 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El sonido de nuestros teléfonos móviles da para hablar largo y tendido. Durante las últimas semanas, como recordaréis, hemos publicado dos posts dedicados, precisamente, a este tema. En el primero de ellos indagamos en las características en las que debemos fijarnos para elegir un buen smartphone desde el punto de vista del audio. Y en el segundo intentamos analizar cuáles son las principales propuestas de los fabricantes para mejorar las prestaciones sonoras de sus móviles.

Pero hasta ahora nos habíamos dejado en el tintero un tema interesante que también merece la pena tratar, y que pone el colofón, por el momento, a los posts que estamos dedicando al sonido de los teléfonos: una comparativa que nos permita enfrentar cara a cara una muestra representativa de los smartphones premium que podemos encontrar ahora mismo en el mercado. Este es el objetivo de esta entrada. Esperamos que disfrutéis tanto leyéndola como nosotros preparándola.

Definiendo las pruebas

Cualquier análisis de producto o comparativa acarrea una cierta subjetividad de la que el autor no puede librarse. Si, además, el escenario de prueba no facilita la obtención de resultados numéricos que podamos comparar de forma directa y objetiva, algo que sí sucede, por ejemplo, cuando evaluamos la potencia de cálculo de un dispositivo, la dificultad se incrementa. Me parece importante tomar estas ideas como punto de partida porque las hemos tenido muy presentes desde el primer momento para intentar que las conclusiones a las que llegaremos en esta comparativa sean lo más fidedignas y honestas posible. Y, para lograrlo, nada mejor que acotar esa subjetividad de la que hablamos.

La memoria auditiva es frágil, por lo que decidimos probar todos los smartphones seguidos, en una misma jornada de trabajo, con la intención de poder comparar el sonido de cada uno de ellos con el de los demás mientras nuestra memoria aún estaba «fresca». Por supuesto, el entorno que elegimos fue una habitación aislada a cuyo interior no llegaba el ruido procedente del exterior, y durante la prueba de cada teléfono tomé numerosas notas que describían mi percepción durante la audición.

HTC One M8

Nuestro objetivo es analizar las prestaciones de los móviles en todas las modalidades de uso, por lo que, como veréis más adelante, hemos probado su sonido utilizando los altavoces integrados en el propio smartphone, los auriculares suministrados de serie, y también nuestros auriculares de referencia, unos Sennheiser CX 980 superiores a los auriculares que suelen incorporar los móviles, y que, además, nos han permitido probarlos exactamente en las mismas condiciones.

Para poner a prueba cada terminal hemos seleccionado varios temas con una toma de sonido impecable, que, además, conocemos muy bien

Por último, necesitábamos elegir los temas que podían ayudarnos a descubrir tanto las cualidades como las carencias del sonido de cada smartphone, lo que me animó a utilizar varios cortes en formato WAV del CD de referencia que utilizo desde hace más de cinco años para analizar componentes de audio y equipos de Alta Fidelidad, y que, por supuesto, conozco a fondo. Como sabéis, en este tipo de pruebas es esencial utilizar música que conocemos muy bien si realmente queremos apreciar diferencias entre unos dispositivos y otros. Por supuesto, todos los temas están muy bien grabados y tienen infinitos matices, dos requisitos que me parecen imprescindibles en este tipo de pruebas.

Por si tenéis curiosidad, ante todo escuchamos los cortes Spanish Harlem, de Rebecca Pidgeon; Stimela, de Hugh Masekela; y la Sinfonía 40 en G menor de Mozart, conocida habitualmente como Júpiter. Todos ellos proceden de grabaciones de enorme calidad, y, lo más importante, cubren todo el espectro de frecuencias audible con absoluta solvencia. Desde los graves más contundentes de Stimela, hasta las frecuencias altas de Júpiter, y atravesando los medios de la deliciosa voz de Rebecca Pidgeon.

Empieza el test

Los seis terminales que hemos elegido para dar forma a esta comparativa han sido los siguientes: Apple iPhone 5s, HTC One (M8), LG G2, Nokia Lumia 1520, Samsung Galaxy S5 y Sony Xperia Z2. Como veis, están representadas las tres plataformas más extendidas (Android, iOS y Windows Phone), y también los principales fabricantes del sector. El siguiente paso requiere definir una notación lo más precisa posible que, por un lado, nos permita dar una valoración numérica a los parámetros que describen el sonido de cada smartphone, y, por otra parte, que nos permita compararlos de la forma más rigurosa posible.

Por esta razón, hemos confeccionado una tabla fácil de interpretar que resume las prestaciones sonoras de cada teléfono en las tres condiciones de prueba que hemos planteado: con los altavoces integrados, con los auriculares de serie y con los Sennheiser CX 980 de referencia. Como veréis a continuación, hemos evaluado cada parámetro asignándole un índice entre 1 y 5, donde 1 es la peor valoración posible y 5 la mejor. De esta forma es más sencillo comparar los resultados arrojados por todos los terminales, y podemos hacernos fácilmente a la idea de lo que podemos esperar de cada uno de ellos. Vamos allá.

Apple iPhone 5s HTC One (M8) LG G2 Nokia Lumia 1520 Samsung Galaxy S5 Sony Xperia Z2
Auriculares de serie (graves) 3/5 2/5 3/5 2/5 2/5 3/5
Auriculares de serie (medios) 5/5 4/5 4/5 3/5 3/5 5/5
Auriculares de serie (agudos) 3/5 2/5 3/5 3/5 3/5 3/5
Sennheiser CX 980 (graves) 4/5 5/5 4/5 4/5 3/5 4/5
Sennheiser CX 980 (medios) 5/5 5/5 4/5 3/5 4/5 5/5
Sennheiser CX 980 (agudos) 3/5 4/5 3/5 3/5 3/5 4/5
Altavoz integrado (graves) 3/5 4/5 2/5 3/5 2/5 3/5
Altavoz integrado (medios) 4/5 5/5 4/5 3/5 4/5 4/5
Altavoz integrado (agudos) 3/5 4/5 3/5 3/5 3/5 4/5

Apple iPhone 5s

Apple

El teléfono de Apple ha salido bien parado de la comparativa, aunque, como podéis ver en la tabla, no es el ganador en términos absolutos. Aun así, su sonido con nuestros auriculares de referencia, que son los que nos permiten compararlo de tú a tú con los demás smartphones, lo posiciona cerca de la órbita del Xperia Z2 de Sony y un paso por detrás del One (M8) de HTC. Si tuviese que destacar la calidad con que resuelve un rango del espectro audible de frecuencias, me quedaría, sin dudarlo, con sus medios. Restituye la voz humana con una gran naturalidad. Sus agudos, por otra parte, me han gustado menos, pero el balance global es muy positivo.

Más impresiones interesantes. En lo que concierne a los altavoces integrados, su ubicación en el perfil inferior no favorece la creación de una imagen sonora amplia, aunque su capacidad dinámica es notable. Y, por otra parte, al incrementar mucho el volumen el nivel de distorsión es claramente apreciable. Pero Apple ha acertado de lleno con su última hornada de auriculares. Y es que, en mi opinión, son claramente mejores que los anteriores, por lo que, en este caso, no me parece imprescindible cambiarlos por unos de más calidad.

HTC One (M8)

HTC

Como podéis observar en la tabla, el teléfono de HTC ha salido bien parado prácticamente en todas las pruebas. Con nuestros auriculares de referencia de Sennheiser ofrece un sonido detallado y dinámico, y me ha llamado la atención su habilidad a la hora de reproducir las frecuencias medias y los graves. Eso sí, con los auriculares de serie su rendimiento desciende claramente, por lo que aconsejo a los usuarios que lo tengan y quieran sacarle el máximo partido que se hagan con unos auriculares de más calidad.

Por otra parte, me ha sorprendido gratamente la calidad de los altavoces integrados, colocados en el frontal, aunque debo reconocer que he probado las últimas versiones de este teléfono y siempre me han dejado buen sabor de boca. Sin duda, no solo tiene los mejores altavoces de la comparativa, sino también la sección de amplificación de más calidad, lo que le permite alcanzar un nivel de presión sonora notable manteniendo la distorsión bajo control. Está claro que HTC no necesita contar con Beats Audio para hacer las cosas bien.

LG G2

LG

La lógica que se encarga de la conversión de la señal de audio del dominio digital al analógico en este teléfono tiene una calidad indudable. Los ingenieros de LG se han decantado por un DAC de Wolfson, el chip W5110, que lo hace compatible con archivos con calidad de máster de estudio que utilizan una frecuencia de muestreo de hasta 192 kHz y una resolución de 24 bits. Aunque escuché varios temas con estas características en este móvil, necesitaba compararlo en igualdad de condiciones con los otros smartphones, por lo que también reproduje los cortes de prueba de los que hablé antes. Y su resultado es realmente bueno.

Utilizando los auriculares de Sennheiser alcanza un nivel cercano al de los teléfonos de Sony y Apple, con un sonido dinámico, con mucha resolución y una buena pegada en graves. Pero, al igual que estos, está un paso por detrás del HTC. Los auriculares de serie, aunque no están nada mal, son superados por unos buenos auriculares de Sennheiser, AKG o muchas otras marcas, por lo que aconsejo cambiarlos si se utiliza con frecuencia para escuchar música. Y, en lo que concierne a la calidad de los altavoces integrados, aunque no está mal, alcanza un nivel de presión sonora efectivo algo inferior al de algunos de sus rivales. En cualquier caso, como mejor rinde es en compañía de unos buenos auriculares.

Nokia Lumia 1520

Nokia

El comportamiento del teléfono de Nokia con nuestros auriculares de referencia ha sido muy bueno. Una vez más me he encontrado con un sonido detallado, dinámico y bastante equilibrado, que yo situaría en la órbita de los smartphones de Apple y LG. Pero al utilizar el altavoz integrado buena parte de este atractivo se desvanece. Su nivel de presión sonora no está nada mal, pero cuando superamos dos tercios de su capacidad de entrega de potencia máxima el nivel de distorsión se dispara y es claramente audible. Además, este teléfono tiene el altavoz integrado en la parte inferior trasera, que, en mi modesta opinión, es la ubicación menos convincente.

Por otra parte, los auriculares que vienen de serie son bastante sencillos, por lo que aconsejo cambiarlos si se quiere sacar el máximo partido a las prestaciones sonoras de este smartphone. Mi balance global de su sonido es positivo, pero aconsejo escucharlo, como decía antes, en compañía de unos buenos auriculares. Los que vienen de serie y el altavoz integrado están bien solo para un uso ocasional.

Samsung Galaxy S5

Samsung

El resultado que este smartphone ha arrojado con nuestros auriculares de referencia de Sennheiser demuestra, una vez más, el nivel parejo que tienen todos los teléfonos de alta gama cuando se combinan con unos buenos auriculares. Si tengo que destacar algo me quedaría con su dinámica, y, sobre todo, con su capacidad de reproducir la voz humana, que, sin duda, es el «instrumento» más cargado de matices y riqueza tímbrica. Sin embargo, al igual que la mayor parte de sus rivales en esta comparativa, su rendimiento desciende claramente al utilizar el altavoz integrado y los auriculares que vienen de serie.

El altavoz está alojado en la parte trasera del smartphone, que a mí personalmente es la que menos me gusta porque proyecta el sonido en sentido contrario a nuestro sistema auditivo, lo que repercute negativamente en la imagen sonora. Su nivel de presión no está nada mal, pero, de nuevo, al rebasar el 70-80% de la potencia máxima la distorsión comienza a molestar claramente. ¿Mi consejo? Una vez más, nos viene bien hacernos con unos buenos auriculares si queremos sacarle el máximo partido.

Sony Xperia Z2

Sony

Y concluimos los análisis, por «culpa» del orden alfabético, con el teléfono de Sony. Conozco bien el sonido de sus predecesores, los Xperia Z y Z1, porque he tenido ocasión de probarlos con la debida calma, y debo empezar diciendo que la compañía japonesa ha hecho un buen trabajo con el nuevo Z2. Sus altavoces integrados, que están alojados encima y debajo de la pantalla (en mi opinión esta es la ubicación idónea), tienen una calidad muy digna, y su posición les permite generar una imagen sonora amplia y bien definida. Eso sí, en mi opinión, su potencia máxima de salida percibida es ligeramente inferior a la que ofrecen algunos de sus rivales, aunque la distorsión no es tan evidente cuando se nos va la mano con el volumen.

La calidad de los auriculares que Sony nos facilitó junto al terminal que hemos utilizado en las pruebas no está nada mal, por lo que, al igual que con el iPhone 5s, no me parece imprescindible cambiarlos por unos mejores, a menos que seamos realmente exigentes. Y con nuestros auriculares de referencia, los Sennheiser CX 980, alcanzó un nivel muy alto, tan solo superado, en mi opinión, por el One (M8) de HTC. Ante todo, destacaría su equilibrio en todo el rango de frecuencias, lo que le permite evitar que los graves emborronen los medios y los agudos, algo que en ocasiones sucede con otros teléfonos. Este Xperia Z2 es un digno merecedor de la medalla de plata en nuestra comparativa.

Merecen la pena unos buenos auriculares

En el texto que he dedicado a varios de los smartphones analizados en esta comparativa he aconsejado invertir en unos buenos auriculares que mejoren las prestaciones de los que incorporan de serie. Este consejo solo tiene interés si realmente nos gusta escuchar música con frecuencia a través de nuestro teléfono, por supuesto. Las únicas excepciones son, en mi opinión, los móviles de Apple y Sony, que incorporan unos auriculares de bastante calidad. Los hay mejores, claro que sí, pero es necesario gastarse al menos 50 euros en unos nuevos para percibir mejoras claras.

Auriculares

En cualquier caso, si estáis decididos a haceros con unos auriculares de buena calidad que os permitan sacar el máximo partido posible a vuestro smartphone no os costará encontrar modelos realmente fantásticos a precios razonables. Marcas de gran prestigio como la mencionada Sennheiser, AKG, Audio-Technica, Grado o Beyerdynamic, entre otras, tienen productos con una calidad estupenda a partir de 25 o 30 euros. Y si podemos incrementar nuestro presupuesto hasta alcanzar o rebasar los 60 euros, es muy probable que acabemos encantados. No me parece en absoluto imprescindible invertir mucho más de estos 60 euros para conseguir unos muy buenos auriculares.

Nuestras conclusiones

Con unos auriculares de gama alta, todos los teléfonos rinden muy bien, pero con los de serie las diferencias son muy tangibles

Como hemos comprobado a lo largo de la comparativa, la calidad de sonido de todos los smartphones cuando se combinan con unos auriculares de alta gama es muy buena en todos los casos, lo que me ha obligado a hilar muy fino para apreciar las diferencias que, aunque son sutiles, existen. Esto, cómo no, habla bien de la calidad de los DAC que incorporan en su interior. Las diferencias son mucho más evidentes al utilizar los altavoces integrados y los auriculares que vienen de serie, algo perfectamente comprensible dado que estamos añadiendo un componente más a la cadena de reproducción que influye claramente en el carácter del sonido.

Smartphone sonido

En cualquier caso, me mojaré. En mi opinión, como ya he comentado, el smartphone con el mejor sonido global es el One (M8) de HTC. Un pasito por detrás de este colocaría al Xperia Z2 de Sony, digno merecedor de esta segunda posición. Y después llega el pelotón, en el que en algunas condiciones de escucha se desmarcan el iPhone 5s de Apple y el LG G2, seguidos muy de cerca por el Samsung Galaxy S5 y el Nokia Lumia 1520. Veremos qué nos deparan los próximos teléfonos en materia sonora. De hecho, el G3 de LG, que está al caer, pinta muy bien. Espero poder «catar» su sonido pronto.

En Xataka | El reto menos mediático del smartphone: el sonido. Apunta en qué fijarte

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos