Publicidad

Cae el jefe de diseño de smartphones de Samsung ¿Cambio de rumbo a la vista?

Cae el jefe de diseño de smartphones de Samsung ¿Cambio de rumbo a la vista?
73 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los últimos smartphones de gama alta de Samsung han mantenido una línea más o menos uniforme en sus diseños, pero eso podría cambiar en próximas generaciones de la familia Galaxy S. La empresa surcoreana ha "ofrecido la dimisión" a su actual responsable de diseño, Chang Doong-hoon.

Su lugar, informan en Reuters, será ocupado por Lee Min-hyouk, hasta ahora vicepresidente para el diseño móvil, según confirmaba una portavoz de Samsung hoy mismo. Doong-hoon seguirá en la empresa, pero su responsabilidad quedará orientada a la estrategia de diseño a largo plazo, en un mensaje algo confuso de los responsables del gigante de la electrónica.

La reorganización permitirá que Chang se enfoque más en su papel como direcor del Design Strategy Team, el centro de diseño corporativo de la empresa que es responsable de la estrategia de diseño a largo plazo en todos los negocios de Samsung, incluida la división Mobile Communications.

Aunque Lee había sido el creador del popular diseño de los smartphone de la familia Samsung Galaxy desde sus inicios -algo que le sirvió para forjarse un ascenso meteórico-, la empresa surcoreana se ha visto castigada por las demandas sobre patentes de Apple, que acusaba a Samsung de copiar sus diseños.

El diseño debe diferenciar, sobre todo en las gamas altas

La decisión podría suponer un cambio notable en los futuros diseños de los dispositivos de Samsung, algo que muchos usuarios esperaban, por ejemplo, del Samsung Galaxy S5. El último integrante de los smartphones de gama alta de la empresa se recibió, como el resto de sus competidores, con una sensación agridulce.

Diseño smartphones

Lo confirmamos en nuestro análisis del Galaxy S5, en el que prestamos, como siempre, especial atención al diseño y a las sensaciones en la mano que provocaba un terminal que tiene -entre sus muchas obligaciones- que destacar a primera vista. Las conclusiones de Javier Penalva en este apartado eran contundentes:

El Galaxy S5 ya podemos decir que ha quedado definitivamente muy descolgado de las aventuras y grandes logros a nivel de diseño industrial de Sony o HTC (en ecosistema Android) y de los Lumia y iPhone si nos referimos a Windows Phone y iOS respectivamente. Pocas novedades hay respecto al Galaxy S3 o S4 más allá del aumento progresivo de la pantalla y la vuelta a un formato menos redondeado y más recto en sus líneas y formas. A nivel global el Galaxy S5 pierde en personalidad y sobre todo en acabado, pero mantiene buenas cifras en peso, grosor y resistencia.

El uso del plástico siempre ha sido visto por parte de los usuarios como una decisión errónea en un terminal de esta entidad, y muchos abogaban por el uso de metales para la carcasa. Ese uso de materiales es desde luego el primer claro parámetro que nos hace pensar que estamos ante un terminal gama alta.

Apple y sus iPhone -con el iPhone 5S a la cabeza- siempre ha tratado de diferenciarse en ese apartado por su elección de los materiales, pero hay otros eminentes ejemplos del uso de carcasas metálicas. En el caso de terminales Android, el HTC One (M8) es el mejor ejemplo de esa vocación por destacar también en materiales, mientras que Sony y su gama Z, con el actual Sony Xperia Z2 como máximo representante, también ha mostrado su particular apuesta por la diferenciación desde el primer momento con esas líneas rectas y ese acabado "acristalado" que caracteriza claramente a esta gama.

En el caso de los últimos Galaxy S5, esa vocación parece desde hace algún tiempo inexistente, o muy débil. El uso de texturas especiales en la carcasa posterior -como la última, a la que muchos compararon irónicamente con las tiritas de toda la vida- no ha parecido ayudar mucho a estos dispositivos, sobre todo cuando lo comparamos con esos rivales. En nuestro análisis del HTC One (M8), por ejemplo, quedaba claro esa superioridad:

[...] podemos decir que el nuevo HTC One M8 es continuista respecto al M7 de 2013. Diseño casi idéntico y acabado metálico como seña de identidad. Ese es el objetivo de HTC: ofrecer en el ecosistema Android el smartphone con mejor acabado, premium muy por encima ahora mismo de cualquier rival

Samsung necesita volver a sorprender

A priori el cambio de poderes podría no tener un impacto especial en el diseño de los futuros smartphones de Samsung. Después de todo, el cargo lo ostentará el que era mano derecha del máximo responsable hasta ahora, y éste último simplemente pasa a una posición algo más corporativa.

Samsung Galaxy S5

Sin embargo, puede que Lee Min-hyouk tenga ideas propias al respecto, y que su ejecución en el apartado del diseño pueda solventar una de las carencias más importantes a las que se enfrentan los futuros integrantes de la familia Galaxy S en la gama alta.

¿Veremos carcasas metálicas en un futuro Samsung Galaxy S6? ¿O quizás un cambio notable en formas y colores? Los resultados de Samsung siguen siendo espectaculares, pero la ventaja de la que disfrutaban en el terreno hardware hace unos años -con unos S2 y S3 claramente por encima de la media- ya no existe.

No solo están sus competidores en gamas alta Android (HTC One (M8) y Sony Xperia Z2 como claros ejemplos), sino los terminales que ofrecen una combinación hardware tan exigente o más que la de estos grandes protagonistas, pero a un precio mucho más competitivo. El Nexus 5 y, ahora, el OnePlus One -su disponibilidad sigue siendo una incógnita- amenazan con convencer a los indecisos. Ya que el diseño es un apartado casi secundario en estos dispositivos con relación precio/prestaciones irrepetible, Samsung debería aprovechar su músculo para aportar mucho más en este aspecto. Veremos si lo hacen.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir