Compartir
Publicidad

Así era trabajar para el iPhone original: ante todo, secretismo obsesivo

Así era trabajar para el iPhone original: ante todo, secretismo obsesivo
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cómo era trabajar en el iPhone original? Eso es precisamente lo que ha relatado uno de los ingenieros de Apple que tomaron parte en el llamado 'Project Purple', un proyecto ultrasecreto en el que solo era posible trabajar si uno aceptaba no solo jornadas interminables, sino también un ambiente en el que el secretismo era absoluto.

Tanto era así que como detalla este ingeniero, llamado Terry Lambert, tuvo que firmar un acuerdo de confidencialidad (NDA) no ya para garantizar que no iba a contar nada de ese proyecto: lo firmó para poder conocer el nombre del proyecto clave. Ese era solo la primera de medidas de seguridad obsesivas que lograron proteger aquel secreto hasta el final.

Los ingenieros nunca sabían realmente en lo que trabajaban

La experiencia de Lambert aparecía en contestación a una pregunta en Quora en la que se preguntaba por cómo había sido trabajar en aquel proyecto original. Este ingeniero fue responsable cerca del 6% (en número de líneas) del código del núcleo (o kernel) de OS X según sus cálculos, lo que suponían unas 100.000 líneas de código al año, y como él mismo indicaba, ese mismo núcleo también se utiliza en iOS.

Iphone

Lo primero que este ingeniero narraba es que cuando le ofrecieron trabajar en aquel proyecto le llevaron a una zona de la sede en la que todo el mundo vestía de negro: eso ya de por sí era señal inequívoca de que se estaba trabajando en algo ultrasecreto.

De hecho, Lambert bromeaba indicando que si uno quería crear un disfraz de Halloween simpático en Apple, bastaba con ponerse una sábana negra, recortar un par de agujeros para los ojos e ir de "proyecto secreto". Durante aquel proyecto jamás vio el iPhone para el que estaba programando y depurando código:

Solo pude ver la máquina que hacía la depuración de fallos remota, no el dispositivo real, pero obviamente era un sistema basado en arquitectura ARM.

Tras firmar el NDA que le permitía conocer el nombre en clave del proyecto —y del que por supuesto no podía comentar nada con nadie, incluida su familia— acabaría trabajando en algo que ni siquiera estaba seguro de qué era, sobre todo porque Apple mantenía grupos totalmente independientes en los que se trabajaba en pequeños objetivos que no permitían saber en qué se trabajaba en conjunto.

Otra de las cosas que hace Apple es dar nombres en clave distintos para distintos grupos. O lo que es lo mismo: podías estar trabajando en el mismo proyecto que otra persona o grupo sin saberlo. Ni debatirlo o comentarlo.

Otro ingeniero llamado Jerry Wang que también contestaba a esa pregunta en Quora indicaba cómo efectivamente él, que también trabajó en la documentación de aquel dispositivo y el trabajo con las operadoras que lanzaron el iPhone en Estados Unidos, no conoció el proyecto como 'Project Purple', sino como 'M68'.

Desde ese momento tenía acceso a un "laboratorio secreto" que estaba dentro del laboratorio principal. Solo unos pocos elegidos tenían acceso a ese laboratorio secreto, pero "nunca llegabas a ver el diseño del producto, porque cuando estás haciendo ese trabajo inicial, todo son prototipos de plexiglas". Un detalle curioso: Lambert confesaba cómo los cables utilizados para "hablar" con esas unidades de preproducción eran, efectivamente, púrpuras.

Vía | Quora
En Xataka | [MacWorld 2007] iPhone, el megaproducto de Apple

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio