Publicidad

Siete años y 150 millones de dólares después, LEGO sigue sin encontrar alternativa sostenible al plástico

Siete años y 150 millones de dólares después, LEGO sigue sin encontrar alternativa sostenible al plástico
22 comentarios

Publicidad

Publicidad

El gigante danés de los juguetes lo está pasando mal. No económicamente, claro -LEGO está más fuerte que nunca-, sino en su lucha por ser respetuosa con el medioambiente y decir adiós al plástico, ese material invivible pero -de momento- insustituible.

La firma lleva siete años tratando de desarrollar un material bioplástico que sirva de alternativa definitiva a los plásticos que utiliza en sus piezas, pero las dificultades están siendo enormes, y de momento esa alternativa viable no existe.

Un desafío que sigue sin resolverse

Como indican en The Wall Street Journal, en LEGO trataron de fabricar bioplásticos basados en el maíz, pero descubrieron que eran demasiado suaves. Otros materiales daban el problema contrario: eran demasiado duros y costaba demasiado unir las piezas y separarlas.

Lego Blocks 3967713 1280

La inversión de LEGO en este desafío es enorme: su objetivo es el de empezar a usar esos materiales alternativos en 2030, y para lograrlo ha invertido 150 millones de dólares para contratar a investigadores que den con la solución. A pesar de haber experimentado con 200 combinaciones de materiales, solo el 2% de sus productos se fabrican con bioplásticos.

Hay otras empresas como IKEA o Coca-Cola que también buscan alternativas a los plásticos tradicionales. Esta última prometió en 2013 que todas sus botellas de plástico incluirían materiales vegetales, pero el objetivo se difuminó y se han centrado en el reciclado.

La empresa admitió que produce 3 millones de toneladas de envases de plástico al año, equivalentes a unas 200.000 botellas por minuto. Aunque ha vendido botellas fabricadas en un 30% con materiales vegetales, en LEGO no quieren soluciones parciales, sino "un producto de impacto cero", aseguraba el responsable de esta iniciativa, Johan Bruck.

Para LEGO el desafío es también enorme porque no hay un sustituto claro para el acrilonitrilo butadieno estireno, el polímero que utiliza en sus piezas. La batalla, eso sí, no está perdida, aunque el propio Bruck la comparaba con la misión original que llevó al hombre a la Luna. Cuando Kennedy la anunció, explicaba, "no existían un montón de requisitos y tecnología. Tenemos que salir ahí y desarrollarlo".

Imagen | Pixabay Vía | The Wall Street Journal

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir