Compartir
Publicidad

Gacha, el autobús autónomo japo-finés, deja tirados a sus pasajeros tan sólo dos horas después de su presentación en Helsinki

Gacha, el autobús autónomo japo-finés, deja tirados a sus pasajeros tan sólo dos horas después de su presentación en Helsinki
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La firma japonesa Muji y la empresa finesa de robótica Sensible 4 se han unido a otras 26 compañías para desarrollar el primer miniautobús autónomo apto para todas las situaciones atmosféricas, bautizado como Gacha (en honor al nombre japonés de las bolas con sorpresa de las máquinas expendedoras que, según el CEO de Muji, también inspiran su diseño).

El objetivo era que este pequeño vehículo (admite un máximo de 16 pasajeros), de proporciones casi cúbicas y diseño minimalista y redondeado, empezara a circular por la capital de Finlandia (Helsinki) como primer paso para ir expandiéndose a otras ciudades del país.

Ambas compañías se felicitaban el pasado viernes por haber puesto en circulación este innovador vehículo con capacidad para transportar 10 viajeros sentados y 6 de pie, velocidad máxima de 40 kilómetros por hora en modo autónomo y 100 kilómetros de alcance sin recarga.

Pero ser pionero también le expone a uno a pagar la novatada: y es que Gacha sólo fue capaz de funcionar adecuadamente durante dos horas seguidas.

Y eso, a pesar de que su paseo por Helsinki no tuvo lugar por las calles de la misma, sino dentro de un circuito cerrado (situado en una explanada, frente al Parlamento nacional), un recorrido sin tráfico ni obstáculos de ningún tipo, más allá de algo de nieve en el suelo.

La 'premier mundial' de Gacha se convirtió en pocas horas, y siempre según los organizadores, en una mera "presentación del diseño" ante el centenar de medios de comunicación internacionales acreditados, después de que a las 12:30 hora local el vehículo tuviera que ser reseteado dos veces por el técnico que iba a bordo tras mostrar lo que periodistas allí presentes describieron como "síntomas de agotamiento".

Sin embargo, 8 minutos más tarde volvió a fallar, y a partir de ese momento los reseteos no surtieron efecto. Pese a que los fabricantes se jactaban de que su vehículo está preparado para circular sin inmutarse entre la niebla, bajo la lluvia y sobre la nieve, el siguiente paso fue revisar una de las ruedas por si algún objeto había podido bloquear el vehículo.

No hubo manera: los ocupantes del vehículo tuvieron que bajar del mismo para que los técnicos que se encontraban presentes pudiera empujarlo.

Harri Santamala, CEO de Sensible 4, explicaba a los medios que Gacha cuenta con "dos millones de líneas de código para miles de componentes". Tienen, por tanto, trabajo por delante para detectar dónde se encuentra el fallo.

Sin embargo, esto no parece haber alterado los planes de Sensible 4 para el vehículo: Gacha seguirá en pruebas hasta el mes que viene, momento en el que se incorporará al servicio municipal de transporte de la ciudad de Espoo.

Mientras tanto otra compañía nórdica (la sueca Volvo), se ha unido a otra entidad asiática (la Univ. Nanyang de Singapur) para poner en marcha su propio bus autónomo (este de 80 pasajeros y sin preparación para la nieve) en el campus de la misma.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio