Publicidad

"Yo fui al SIMO" fue el "yo fui a EGB" de toda una generación de tecnología en España
Historia Tecnológica

"Yo fui al SIMO" fue el "yo fui a EGB" de toda una generación de tecnología en España

Publicidad

Publicidad

En el mostrador de la entrada de IFEMA habilitado como registro de entrada, nadie sabía muy bien qué era un blogger ni si podía entrar en SIMO a hacer su trabajo. Costó una carta del director de WSL y alguna llamada a la organización para conseguirlo. Tampoco acertaron (qué raro) a escribir a la primera Xataka en el pase de prensa.

Era 2006 y pocos podían imaginar entonces a donde llegarían los contenidos por Internet ni tampoco que ese año 2006 iba a ser el último del SIMO de los grandes momentos. De la gran feria tecnológica de España que vio nacer el boom de la electrónica de consumo actual y acercó las últimas novedades de la elecctrónica de consumo al apasionado español de los gadgets y la tecnología.

SIMO= Salón Informativo de Material de Oficina

Desde 1961, cada año y durante el otoño, se vino celebrando en Madrid el originalmente llamado a secas SIMO. Se trataba de una feria para el público en general y con algunos días reservados solamente a profesionales.

Estaba exclusivamente orientada al mobiliario de oficinas, que por entonces era lo más parecido a la "tecnología" en una oficina estándar. Esas primeras ediciones se celebraron en el antiguo Palacio de Exposiciones de la Cámara de Comercio de Madrid, en pleno Paseo de la Castellana. Luego pasaría por el Pabellón de Cristal hasta encontrar su lugar definitivo en IFEMA.

Simo Primer Cartel

La primera edición de 1961 contó con más de 40 expositores y unos 10.000 visitantes. Desde entonces el encuentro no paró de crecer tanto en expositores como en asistentes. Por allí pasaron las novedades más punteras en fotocopiadoras, máquinas de escribir o incluso detectores de billetes falsos.

Lo que también crecía a un ritmo imparable era el peso del equipamiento informático y de comunicaciones hasta arrinconar al mobiliario de oficina a una feria externa.

Los añorados años 80

Edición a edición, la feria SIMO alcanzaría su primer esplendor en los años 80, justo con la popularización de la informática. Esos años se vivieron algunos de los lanzamientos más importantes de la informática y que marcarían el futuro de muchos usuarios y empresas.

Simo 2

Ferias como las de Hannover, Chicago o Las Vegas acogían lanzamientos y presentaciones de nuevos productos que potentes distribuidores como Investronica luego traían a España, previa puesta de largo en el SIMO correspondiente. Así supimos en España de modelos como el Spectrum de Sinclair, de quien Investronica era partner principal en España.

En los años 80 SIMO vivió el lanzamiento del Spectrum Plus o la presentación mundial de productos "made in Spain" como fue el Inves 512 X, basado en el Intel 8088

El proceso que seguían estos grandes distribuidores era una historia en sí misma, como cuenta Ricardo García Gete, el director de Investronica en la era dorada de los equipos de 8 bits. En esos incipientes años 80, ellos tenían la exclusiva para introducir los productos de Sinclair Research Ltd. en España.

El trabajo previo tenía varias fases, desde la traducción de los manuales a la creación de software específico. Luego, tocaba preparar la presentación de los productos en la gran feria que era entonces SIMO. Así llegaron a España los primeros Spectrum ZX81 y Osborne 1, al principio solo con la documentación que Investronica había estado traduciendo. Luego con los equipos, que tenían en el SIMO su plataforma de venta e incluso lanzamiento mundial como fue en su momento el caso de las versiones Plus y QL en SIMO 84.

Simo 8

Ese proceso, tras safaris de casi un mes por las mejores ferias del mundo, especialmente en Asia, se repetía una y otra vez. En esos pabellones de la Casa de Campo, los nuevos productos informáticos que los españoles apenas podían ver en anuncios, estaban disponibles para conocerlos, tocarlos y sentirse cerca de lo que estaba por venir.

El SIMO era una de las grandes citas del año junto con CeBIT o el CES de Las Vegas. La cita española con la tecnología tanto para empresas como usuarios o prensa. El momento en que la tecnología que sin Internet no podía ser conocida más allá de otras grandes ferias mundiales, llegaba a España. Y si había un nuevo producto "made in Spain", como fue el Inves 512 X, basado en el Intel 8088, su lanzamiento tenía lugar en SIMO. En este caso fue en la edición del 86.

El primer cambio de nombre

Aun manteniendo el tirón del nombre original, SIMO, las referencias a todo lo relacionado con sus siglas quedaron olvidadas ante la realidad del encuentro y la irrupción del PC. Y tanto el consumidor como los medios estaba ansiosos por tener información y "cercanía" con esa revolución que ya era una realidad palpable.

SIMO era donde había que estar en España para conocer lo último del mercado y la tecnología de consumo. Una cita obligada para el aficionado y el profesional, con problemas incluso para conseguir acceder ante la avalancha de visitantes.

En la edición de 1999, Nokia usó el SIMO para mostrar a España su primer teléfono móvil con navegador WAP, todo un Nokia 7110

En los años 90 la feria pasó a denominarse oficialmente SIMO TCI (Feria Internacional de Informática, Multimedia y Comunicaciones). En esta década la feria de Madrid siguió ganando expositores, visitantes y relevancia en el circuito de presentaciones de tecnología. Un ejemplo fue la llegada del Nokia 7110, primer teléfono móvil con navegación WAP y que en España tuvo su estreno en la edición de SIMO de los primeros días de noviembre de 1999.

Simo 15

Con el paso del año 2000, en SIMO se comenzó a poner énfasis en una tendencia que se había iniciado a finales de los años 90 y que poco a poco crecería en importancia en la feria: los talleres, ponencias y demostraciones de nuevas tecnologías del mercado de consumo relacionadas con Internet y la que en su momento se denominó Web 2.0.

2007: el final anunciado

2004 y 2005 fueron probablemente las últimas grandes ediciones de SIMO a nivel de tamaño y relevancia. La edición número 44, en 2004, presumió de casi 800 expositores en un total de 65.000 metros cuadrados en IFEMA. Entonces los pasillos de SIMO eran ríos de consumidores, informadores y responsables de empresas y marcas. Más de 225.000 visitantes en esa edición de 2004. Operadoras como Movistar, Vodafone y Orange. Marcas como Intel, Toshiba, Microsoft o HP.

Simo2 025 292550385 O Puro espíritu SIMO: usuarios pudiendo probar y conocer novedades de primera mano
Simo2 100 292551818 O Y la prensa haciendo también su trabajo

En esas ediciones se pudo jugar a la Xbox 360 semanas antes de que se pusiera a la venta en España. O conocer tendencias del mercado para los próximos años y que ahora nos harían sonrojar en la era del smartphone flexible. Quién hubiera imaginado en aquel momento que el desembarco arrollador de los marcos de fotos digitales se olvidarían tan pronto. Era la cita para medios como Xataka a la hora de conocer de primera mano productos que llegarían en los meses posteriores.

Simo2 173 292554407 O
Simo2 059 292551183 O
Xbox 360 en España En SIMO 2005 pudimos jugar a la Xbox 360 en SIMO antes de que se pusiera a la venta. Sí, Xataka estuvo allí

Las ediciones de 2006 y 2007, todavía numerosas en asistentes, nos dejaron un extraño sabor de boca. La presencia de marcas importantes en stands pasó a ser más reducida. Se impusieron formatos de charlas o presentaciones más comerciales que de consumo y siempre a remolque, salvo excepciones, de lo anunciado en las ferias de referencia del año, tanto CES de Las Vegas como IFA de Berlín. Y conseguir esa información o demostraciones ya era más accesible tanto para prensa como para el usuario sin necesidad de acudir a SIMO. Lo mismo ocurriría con las marcas en pleno inicio de la crisis de 2008.

En la edición de 2007, la organización anunció que el evento contó con casi 600 empresas y cerca de 300.000 visitantes. Sin embargo, la edición de 2008 nunca se celebró. El SIMO como la feria de tecnología española de referencia había muerto ante la renuncia de muchas de las grandes aliadas de la feria, como Telefónica o Microsoft. La organización ponía en suspenso el evento hasta que no se configurara el marco comercial y promocional adecuado para las empresas participantes.

La idea de "divide y vencerás" que aplicó SIMO cuando otras ferias europeas pasaban a la historia solo consiguió retrasar lo inevitable al tiempo que degradó los buenos momentos de la época dorada en la memoria del aficionado a la tecnología en España

Junto con la recién iniciada crisis financiera, la realidad nos dejaba una diversificación de la idea original tan grande que el SIMO de los grandes momentos ya era irreconocible.

Ante la desaparición de otras ferias europeas por diversos motivos, entre ellos la crisis económica que acababa de empezar en EEUU, la organización de SIMO había optado por unir en IFEMA hasta diez acontecimientos simultáneos: Vivero para estimular la innovación, e-life para el ámbito del ocio digital, SIMO del conocimiento, una feria de la documentación … todo aderezado por cada vez más numerosos foros, debates y eventos de organismos oficiales que tomaban SIMO como un escaparate hacia el usuario.

credencial SIMO 2006

Así, la certificación electrónica para empresas, el DNI-e o los telegramas a través de Internet en Correos y otros servicios públicos tuvieron su puesta de largo y publicidad en un SIMO. Pero poco más relevante quedaba en SIMO.

SIMO network o la vuelta a los orígenes

Tras la cancelación de la edición de 2008, la organización no esperó a que las marcas le devolvieran el apoyo necesario y volcó todo su esfuerzo en mantener a flote el encuentro anual alrededor de la tecnología en España pero ya con una denominación algo diferente: SIMO network. Stands más vulgares, tan solo dos pabellones para la edición de 2009 y más salas de reuniones que muestras de productos o tecnologías.

Pasaba a ser de nuevo un evento exclusivamente para profesionales y más centrado en la conectividad y el networking que el mercado de consumo que la había hecho conocida en toda España. De sus pasillos desaparecieron los consumidores y el perfil de vistante ya solo era de distribuidores, pymes y algún cliente final. Incluso para la prensa el SIMO dejó de tener sentido por la poca relevancia ante otra manera de obtener información, poder conocer los productos y el sentir de los consumidores finales.

Simo Network Banner Ya incluso en la manera de anunciar la feria se aprecia lo alejado que quedaba ya del SIMO de los grandes momentos

SIMO Educación como final

Esa idea de un SIMO diversificado, centrado cada edición en algún área concreta, no tuvo demasiado recorrido. En 2013, una de las secciones que habían nacido dentro de SIMO network acabaría convirtiéndose en lo que actualmente conocemos como SIMO Educación.

Y con ese punto de partida, ya con las siglas SIMO como simple reclamo nostálgico, SIMO Educación se ha convertido en pocas ediciones en una feria con entidad propia, como un salón internacional de tecnología e innovación educativa que imita bastante bien a la gran feria educativa europea, el BETT de Londres, y que ya cuenta con la relevancia necesaria dentro de su sector, con más de 10.000 asistentes, 150 expositores y más de 240 empresas presentes.

Simo Educacicon Ifema Foto

Lo que queda ahora del SIMO es justo lo más relevante, lo que verdaderamente importa. El recuerdo de quienes estuvimos allí, ya fuera como consumidor ávido de saciar su pasión por la tecnología o como labor profesional en el mejor momento de la feria tecnológica de referencia en España.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios