Tras los vuelos comerciales, llegan las estancias en órbita para turistas: así será la primera estación espacial privada de la Humanidad

Tras los vuelos comerciales, llegan las estancias en órbita para turistas: así será la primera estación espacial privada de la Humanidad
3 comentarios

Tras los primeros vuelos de Virgin Galactics, Blue Origin y SpaceX, la carrera por los viajes comerciales al espacio no para y ahora tres empresas estadounidenses -Nanoracks, Voyager Space y Lockheed Martin- han anunciado un proyecto para construir la que sería la primera estación espacial privada de la Humanidad con el objetivo de hacer investigaciones científicas, según informaron en una nota conjunta, y de acoger turistas, según adelanta Space.com.

La estación se llamará Starlab y se espera que esté operativa para 2027. Sus impulsores aseguran que su objetivo es satisfacer las “necesidades crecientes de la economía espacial”, tanto para clientes individuales que quieran hacer turismo espacial como para instituciones públicas y privadas, como gobiernos, empresas o centros de investigación, que quieran usar sus instalaciones con fines de investigación previo pago.

Los impulsores de este proyecto explican que Starlab tendrá un volumen de 340 metros cúbicos y estará formada por un espacio habitable hinchable en el que se alojarán todas las personas de la estación, un nodo de acoplamiento metálico, un gran brazo robótico para cargar y descarga y laboratorios de última generación para ofrecer múltiples posibilidades de investigación, tanto científica como industrial. Asimismo, cuatro paneles solares generarán aproximadamente 60 kW de electricidad.

Las empresas aseguran que la estación tendrá capacidad para acoger de forma continua a cuatro astronautas para investigación, pero no han especificado si esa será capacidad total de la instalación o si dispondrá de otros espacios para posibles pernoctaciones de turistas galácticos.

El núcleo principal de Starlab será el Parque Científico George Washington Carver, que estará compuesto por cuatro laboratorios: de biología, para trabajar con organismos vivos; botánico, sólo para plantas; de física y nuevos materiales; y un último multiusos.

De los tres socios que van a colaborar para llevar adelante este proyecto destaca Lockheed Martin, una de las principales compañías de la industria armamentística y aeroespacial del mundo. Nanoracks, por su parte, es uno de los contratistas habituales de las distintas agencias espaciales del mundo, y tiene gran experiencia trabajando con la Estación Espacial Internacional.

Temas
Inicio