Publicidad

La odisea para fotografiar por primera vez el lado oculto de la Luna: cámara analógica y revelado en gravedad cero

La odisea para fotografiar por primera vez el lado oculto de la Luna: cámara analógica y revelado en gravedad cero
3 comentarios

El 4 de octubre de 1959, desde el cosmódromo soviético Baikonur en Kazajstán, la sonda Lunik 3 fue lanzada al espacio en dirección hacia la Luna con una película fotográfica. Tenía una misión, fotografiar el misterioso lado oculto de la Luna. No iba a ser fácil, pero si algo no le faltaba a los ingenieros soviéticos era ingenio y deseos de ganar la carrera espacial.

La carrera espacial estaba en pleno auge. Estados Unidos por un lado y la URSS por el otro con la Guerra Fría de fondo. Dejando un poco de lado en esta ocasión los esfuerzos que se estaban produciendo en el continente americano, la URSS había lanzado dos años atrás Sputnik 1, el primer satélite de la historia puesto en órbita. Pero el objetivo era más grande, era la Luna, por eso el mismo 1959 una sonda llamada Lunik 2 se había estrellado a propósito contra la Luna esparciendo banderines y otros ítems soviéticos sobre su superficie. Una vez más los primeros, en esta ocasión en "tocar" la luna, pero eso da para otra historia.

Don P. Mitchell Algunos fonogramas que envió Lunik 3 de la primera imagen del lado oculto de la Luna. Vía Don P. Mitchell.

Pero había algo que seguía intrigando a los astrónomos, la cara oculta de la Luna. Debido a su rotación que dura lo mismo que su traslación con respecto a la Tierra nunca acabamos de ver la otra parte desde la Tierra, sólo el 59%. Ese 41% que siempre queda oculto hace que que se le conozca como "el lado oculto de la Luna" o a veces "el lado oscuro de la Luna" (este último incorrecto ya que sí que está iluminado por el Sol). Los soviéticos se propusieron ser también los primeros en verlo.

Dirección a la Luna y cruzando los dedos para la asistencia gravitatoria sea real

El cohete que se lanzó el 6 de octubre de 1959 transportaba en su interior la sonda Lunik 3 para que una vez estuviese sobre el polo norte de la Tierra fuese lanzada hacia la Luna. Por la trayectoria que iba a seguir calcularon que llegaría a la Luna en dos días. La sonda no era gran cosa, un cilindro de algo más de un metro repleto de paneles solares, antenas y, claro, una cámara analógica. Pero no contaba por ejemplo con cohetes para acelerar su trayectoria o modificarla drásticamente, tan sólo disponía de unos pequeños propulsores de gas para girarla y variar mínimamente su trayectoria.

Lunik 3 Maqueta a escala real de Lunik 3. Vía Wikipedia.

En otras palabras, desde el momento que la sonda abandonó el cohete la suerte estaba echada. Las esperanzas de los ingenieros estaban puestas en los matemáticos que habían hecho los cálculos de la asistencia gravitacional. En principio la gravedad de la Luna en cuanto se acercase la sonda curvaría su trayectoria y luego la lanzaría de vuelta hacia la Tierra. En principio, porque nunca se había puesto en práctica una maniobra de asistencia gravitacional hasta entonces. Para suerte de los matemáticos, estaban en lo cierto y funcionó.

La escasa telemetría que la sonda devolvió a la Tierra indicaba que iba por buen camino hacia la Luna. El 6 de octubre se ocultó por debajo del polo sur de la Luna y se perdieron las comunicaciones entre la sonda y la Tierra (la Luna estaba de por medio bloqueando las transferencias). Fue en ese momento cuando los sistemas automáticos de Lunik 3 se encendieron y se inició la fase crítica. Lunik 3 tenía que fotografiar el lado oculto de la Luna automáticamente y a medida que la gravedad de la Luna hacía que rodease el astro. Cuando una fotocélula a bordo del Lunik 3 detectó que la superficie iluminada de la luna estaba en la línea de visión abrió dos "compuertas" de la cámara. Acababa de tomarse la primera fotografía del lado oculto de la Luna.

Sello Un sello postal de Rumanía conmemorando la hazaña de Lunik 3 y mostrando un diagrama de la asistencia gravitacional que siguió la sonda.

Los propulsores de gas mantuvieron a la sonda mirando hacia la cara de la Luna a medida que se iba desplazando hacia el polo norte. Lunik 3 comenzó a tomar una secuencia de fotos con su cámara mientras trataba al mismo tiempo de encuadrar bien lo que estaba viendo y antes de que se acabase su paso por la Luna. Finalmente emergió por detrás del polo norte de la Luna y se dirigió de vuelta hacia la Tierra debido a la asistencia gravitacional.

Una cámara oscura a gravedad cero

La película fotográfica ya contenía las imágenes, pero traerla de vuelta a la Tierra no era posible sin que se quemase en su entrada en la atmósfera. ¿Solución? Revelar las imágenes ahí mismo en el espacio y enviar los datos por una señal analógica. Dicho y hecho, Lunik 3 contaba en su interior con un cuarto oscuro especialmente diseñado para poder revelar imágenes en gravedad cero y de forma automática sin ayuda de un humano. Como decía, ingenio y deseos de ganar la carrera espacial.

Space Tracking Notes El "cuarto oscuro" automático y diseñado para funcionar en gravedad cero que tenía Lunik 3 en su interior. Vía Space Tracking Notes.

Cuando Lunik 3 consiguió establecer de nuevo comunicación con la Tierra el 8 de octubre empezó a enviar la primera imagen. Un sistema interno en la sonda proyectaba el cada fotograma sobre un fotomultiplicador gracias a una bombilla muy brillante en el lado opuesto. De este modo y modulando la información obtenida según si eran luz u oscuridad (blanco o negro) enviaba los datos por una señal de radio analógica.

Lunik 3 Uno de los fotogramas enviados por Lunik 3. Mi nuevo fondo de pantalla en el móvil.

En la Tierra los ingenieros soviéticos recuperaron la señal y la transcodificaron de vuelta para que, lentamente y con mucha paciencia, se fuese obteniendo la imagen completa. Es un proceso muy similar al que se ha utilizado para la comunicación por faz durante años, pero con todo mucho más complicado por ser desde el espacio. Varios días más tarde (la sonda siguió haciendo su trayectioria de la Tierra a la Luna y luego de vuelta) finalmente se obtuvo una composición lo suficientemente decente.

Lunik 3 En todo su esplendor, la cara oculta de la Luna fotografiada por Lunik 3.

El 26 de octubre de 1959 la URSS compartió con el mundo su hazaña, la primera foto del lado oculto de la luna. Un punto más para ellos en la carrera espacial.

Lunik 60 años entre una imagen y la otra. Ni tan mal.

El lado oculto de la Luna, 70 años después

Setenta años después las cosas han cambiado, mucho. Diferentes misiones en los años siguientes nos devolvieron más imágenes del lado oculto de la Luna y de mejor calidad. Pero fue el año pasado en 2019, justo 70 años después, cuando volvimos a hacer historia con la sonda china Chang'e 4 alunizando por primera vez en el lado oculto de la Luna.

La misión de Chang'e 4 nos ha ofrecido numerosos detalles sobre la composición de esta parte de la Luna y sobre su posible origen. Y por supuesto, espectaculares fotografías. Entre estas fotografías y la primera hecha 70 años atrás tenemos un claro ejemplo de lo que se puede conseguir gracias a los avances de la tecnología.

Más información | NASA, Jodrell Bank Centre of Astrophysics, Wikipedia, NSSDC, Don P. Mitchell y Space Tracking Notes 1 y 2

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios