Esta imagen muestra dónde puedes llegar con un telescopio amateur de 500 dólares (el Hubble costó 16.000 millones)

Esta imagen muestra dónde puedes llegar con un telescopio amateur de 500 dólares (el Hubble costó 16.000 millones)
11 Comentarios

El telescopio espacial Hubble lleva dos décadas largas mostrándonos el universo como nunca lo habíamos visto, pero los avances tecnológicos han hecho que hoy en día sea posible lograr resultados fantásticos en astrofotografía. Lo ha demostrado Andrew McCarthy (cosmic_background en Instagram), muy conocido por su espectacular dominio de la astrofotografía y que acaba de ofrecer una nueva prueba de hasta dónde se puede llegar hoy en día con una inversión modesta.

Los pilares de la creación. Ese es el título que la NASA le puso a la célebre imagen de la nebulosa del Águila que el Hubble capturó en 1995. La captura se ha convertido en una de las más famosas y populares en este ámbito, y ofrece una visión espectacular de esa región en la que "los imponentes zarcillos de polvo y gas cósmicos se encuentran en el corazón de M16 (nebulosa del Águila)".

Voy a hacer una foto desde el jardín. Eso es lo que se propuso McCarthy, que en el pasado ya ha publicado fotos alucinantes de la Luna y el Sol y que ahora quería ver hasta dónde podía llegar con su telescopio newtoniano de 12 pulgadas, un modelo que le costó 500 dólares de segunda mano. Su objetivo en este caso fue tratar de reproducir aquella célebre imagen del Hubble, y usó el telescopio con una cámara monocroma y filtros especiales para acabar capturando una imagen en color realmente fantástica.

 

El hubble costó 16.000 millones de dólares. El propio McCarthy reconocía en Reddit que la captura del Hubble era "muuuucho más detallada", pero aún así el resultado logrado con su montaje es espectacular. Como él mismo dice, "mucha gente no se da cuenta de que puedes sacar esas mismas fotos [del Hubble] desde el patio trasero de casa. ¡Solo hace falta un poco de equipamiento y algunos conocimientos!".

Retoques para el resultado final. El autor también destacaba cómo tuvo que usar un software especial para eliminar todas las estrellas de la imagen —la NASA también lo tuvo que hacer—, lo que permitía mostrar "las vastas estructuras de gas y polvo". La imagen se tomó durante varias horas a lo largo de múltiples noches, y para lograr una composición perfecta usó una "montura de seguimiento que compensaba la rotación de la Tierra".

La atmósfera, la gran enemiga del astrofotógrafo amateur.  McCarthy también hablaba del mayor enemigo de los astrofotógrafos amateurs: nuestra atmósfera. "La atmósfera bloquea completamente bastantes fotones y distorsiona el resto. El Hubble, el James Webb, el Spitzer, etc., tienen la ventaja de que son capaces de recoger fotones de objetivos completamente libres de la atmósfera".

Astrofotógrafos del futuro, preparaos. Esa limitación de nuestra atmósfera podría desaparecer pronto. ¿Por qué? Pues porque con esta nueva carrera espacial que estamos viviendo podríamos acabar teniendo una especie de servicio de astrofotografía a la carta con pequeños satélites que ofrecieran esa opción a los aficionados. Como explicaba McCarthy, "los telescopios espaciales operados por aficionados podrían convertirse pronto en algo real".

Temas
Inicio