Las oficinas de Londres y Nueva York siguen vaciándose. Son buenas noticias para el futuro del teletrabajo

Las oficinas de Londres y Nueva York siguen vaciándose. Son buenas noticias para el futuro del teletrabajo
10 comentarios

Desde el inicio de la pandemia, el teletrabajo se reveló como una solución a un problema inmediato y una alternativa de futuro para muchas empresas. Muchas de ellas ya han asumido que es un cambio inevitable en la forma de trabajar y la han adoptado plenamente: según el portal Dataprot, el 16% de las compañías a nivel mundial opera bajo un régimen de teletrabajo.

Esta opción, sin embargo, es más común en ciudades con un nivel de vida alto ya que hay determinados elementos imprescindibles para teletrabajar, como un espacio adecuado en casa, buena conexión a internet o un ordenador y equipo óptimos. Por ello, es en las grandes urbes como Nueva York y Londres, en las cuales se detecta el siguiente problema: el gran aumento de oficinas vacías.

Un vistazo a…
10 años TELETRABAJANDO_ lo MEJOR, lo PEOR y los TRUCOS

Las oficinas de la gran manzana pierden gente y valor. Las universidades de Columbia y Nueva York publicaron un estudio que indicaba que, debido a la baja demanda provocada por el teletrabajo, se estimaba una reducción de un 28% del valor de las oficinas: un total de 456 billones de dólares menos. El análisis señalaba, además, que un 10% de esa reducción se produciría solo en Nueva York.

De hecho, en Manhattan existe una zona de oficinas, ubicada entre las calles 42 y 59 de la Tercera Avenida, con un 29% de desocupación, doblando la tasa de 2018 y superando la cifra total de la ciudad, situada en el 19%, según un estudio de Savills citado por Forbes. La solución podría pasar por reconvertir estas oficinas en apartamentos, tal y como se está haciendo en otras urbes, lo cual ayudaría a mitigar el problema de la vivienda en la ciudad: el alquiler en Manhattan llega actualmente a los 5.000 dólares al mes.

Panorama insólito en la capital británica. Por otro lado, en Londres se enfrenta al mismo problema. Desde hace 15 años no había tantas oficinas vacías, y el porcentaje de las mismas aumentó más de un 50% desde finales de 2019 hasta hoy, según datos de CoStar citados por Bloomberg. Todo ello ha provocado una reducción del valor de las oficinas de un 25% y una situación difícil para los propietarios.

Sin embargo, existen organizaciones como The Utilize Project que proponen reconvertir estos espacios en lugares para uso comunitario, con el objetivo de mejorar la convivencia entre los vecinos. Otras, como Save The High Street buscan fomentar la colaboración entre propietarios y profesionales para ocupar las oficinas que actualmente están vacías.

Incluso el gobierno municipal de Londres ha propuesto un plan para convertir oficinas desocupadas, situadas en la histórica “city”, en 1.500 nuevas residencias para 2030. Alastair Moss, miembro del gobierno, añadió que no había duda de que la pandemia había cambiado algunas “formas de trabajo y acelerado tendencias positivas", indicando que la ciudad está buscando adaptarse a los nuevos tiempos.

Futuro, con F de Flexibilidad. En 2021, el portal Buffer publicó un estudio sobre el teletrabajo en el cual el 32% de los encuestados señalaban que la posibilidad de tener un horario flexible era el mayor beneficio de trabajar desde casa. Es decir, la flexibilidad es el elemento más valorado por los teletrabajadores, ya que les permite conciliar mejor la vida laboral y profesional.

Se trata, por lo tanto, de una evolución natural de la forma de trabajar vinculada al desarrollo tecnológico, avalada, además, por los datos: según un estudio de la Universidad de Stanford citado por LinkedIn y realizado con una muestra de 16.000 trabajadores, su productividad aumentó un 13% durante el régimen de teletrabajo en comparación con el modelo presencial.

Imagen: João Barbosa/Unsplash

Temas
Inicio