Compartir
Publicidad
De centro comercial venido a menos a mega-almacén de Amazon en solo un año: ascenso, caída y resurgimiento del Randall Park Mall
Empresas y economía

De centro comercial venido a menos a mega-almacén de Amazon en solo un año: ascenso, caída y resurgimiento del Randall Park Mall

Publicidad
Publicidad

Eran los setenta cuando el Randall Park Mall de Ohio abría sus puertas bajo la premisa de ser, al menos durante un breve periodo de tiempo, el centro comercial más grande del mundo. En palabras de su creador, el Randall Park era "una ciudad dentro de una ciudad", con más de doscientos comercios, un teatro, centro artístico, apartamentos y oficinas. Una mastodóntica construcción de 200.000 metros cuadrados que requirió 175 millones de dólares de los de la época y tres años para pasar del plano a la realidad.

El Randall Mall Park era la máxima expresión del capitalismo y su llegada aceleró el declive de los pequeños comercios de la zona en favor de un nuevo tipo de ocio y consumo. Irónicamente, dos décadas después ha sido la evolución urbanística por un lado y la inclinación del consumidor hacia nuevos tipos comercio los que firmaron su sentencia de muerte. El Randall Mall Park finalmente cerró sus puertas en marzo de 2009. Hace un año conocíamos que Amazon lo había adquirido para construir uno de sus centros de reparto. La rueda sigue girando.

Un gigante voraz llamado Amazon

Tras Apple, Amazon es la segunda empresa más valiosa del mundo y sus cifras no dejan de crecer a una velocidad de vértigo, especialmente puestas en perspectiva. Si en agosto de este año la empresa de Jeff Bezos tenía un valor de 901.200 millones de dólares, a principios de septiembre ya había superado la anecdótica cifra del billón de dólares, un valor en torno al cual sigue oscilando según el vaivén bursátil.

De los aproximadamente 200.000 millones de dólares anuales que ingresa Amazon en la actualidad, la gran mayoría proviene de su plataforma de comercio electrónico. No obstante, el reto de Amazon es seguir creciendo en otras áreas como la producción audiovisual y los servicios de la nube nube mediante sus Amazon Web Services.

Pero volvamos a lo que hizo famoso a Amazon: el comercio online, bien sea a través de su división de retail o mediante su plataforma para terceros. Las cifras no dejan lugar a dudas: Amazon cada vez vende más y Estados Unidos es geográficamente un lugar donde la venta funciona mejor que en el resto del mundo.

Amazon2 001

De todas las ventas de Amazon, alrededor del 40% corresponde a vendedores externos adheridos a la plataforma y el resto son del propio Amazon. Si a esto le añadimos que el número de vendedores externos suscritos a la opción de gestionado por Amazon (Fulfillment by Amazon o FBA) sigue creciendo, la conclusión es que Amazon cada vez necesita más espacios y más centros de reparto para garantizar la entrega de sus productos en pocos días o incluso horas.

Y el gigante de Bezos ha encontrado los lugares perfectos para la logística por su extensión y localización: los centros comerciales abandonados. En 2017, Amazon contaba con 105 centros de reparto y 35 en planificación, 25 de los cuales eran centros comerciales abandonados como el Randall Park Mall.

Randall Park Mall 70 El Randall Park Mall durante los años 70

Randall Park Mall, del comercio offline al online

El 25 de agosto de 2017, Amazon hacía oficial que demolería completamente el Randall Park Mall para construir uno de sus centros de reparto en un colosal proyecto que en su momento se estimó de 177 millones de dólares y tres años de duración para completar las instalaciones.

Una estimación temporal muy pesimista, a juzgar por los resultados: menos de un año después, el nuevo centro de reparto de Amazon en Ohio ya ha abierto sus puertas.

Un avance que parece haber cubierto los plazos internos de Amazon, que lleva desde principios del verano publicando ofertas de trabajo para cubrir los más de 2.000 puestos de trabajo a jornada completa que trabajarán codo con codo con 325 robots. Entre sus funciones se incluyen tareas como la clasificación, selección y empaquetado de pequeños productos comprados a través de la plataforma como libros, juguetes o gadgets electrónicos.

La agencia local de fotografía Aerial Agents ha desplegado sus drones para documentar cómo ha sido el proceso desde la demolición total hasta su apertura.

Tras su clausura en 2009, el Randall Park Mall fue parcialmente derribado. En cuanto Amazon se puso manos a la obra, Clayco Corporation se hizo cargo de la demolición total y la la hercúlea construcción en un tiempo récord, a juzgar por cómo lucía el solar el pasado verano. En su construcción se han empleado más de 10.000 toneladas de acero y casi 50.000 metros cúbicos de hormigón.

A finales de enero de 2018, los drones inmortalizaban el exterior del nuevo centro de reparto de Amazon con los alrededores cubiertos de nieve.

Interior El interior del nuevo centro de reparto de Amazon en North Randal en agosto de 2018

En agosto de este año el nuevo centro de reparto de North Randall abrió sus puertas a la prensa, realizando un tour por sus extensas instalaciones. Los medios locales anunciaban que el nuevo centro de reparto de Amazon en Ohio estaría operativo a mediados de octubre, recogiendo las declaraciones de la administración.

Para su ejecución Amazon ha contado con la ayuda local y estatal, con beneficios fiscales como la reducción del impuesto a la propiedad y beneficios por la creación de impuestos.

Así, David Smith, alcalde de North Randall, declaraba sobre el desembarco de Amazon:

"Seremos financieramente estables, proporcionando más servicios a esta comunidad. Que nuestros contribuyentes estén tranquilos, va a ser histórico."

Un déjà vu en toda regla que Smith se encarga de relativizar :"Lo de Randall Park Mall es una fracción de lo que sucede ahora". Sin proporcionar cifras, Smith detalló que la llegada de Amazon traía consigo efectos colaterales como la llegada de una nueva hornada de restaurantes y comercios atraídos por el nuevo centro de reparto.

Chris Semarjian y Stu Lichter, socios y dueños de terrenos adyacentes, explican que incluso han sido tanteados por industrias que buscarían establecerse en North Randall, formando un clúster logístico iniciado por Amazon.

North Randall ya parece notar el efecto inmobiliario y económico de Amazon, un efecto que tendrá su réplica en Euclid, una localidad a poco más de 30 kilómetros donde el emporio de Bezos repetirá fórmula abriendo otro centro de reparto donde antes había otro centro comercial.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio