Compartir
Publicidad
Varios emprendedores, un trabajador y un inversor nos dicen cuánto hay de verdad en 'Silicon Valley'
Cine y TV

Varios emprendedores, un trabajador y un inversor nos dicen cuánto hay de verdad en 'Silicon Valley'

Publicidad
Publicidad

Del amplio abanico de series que podemos ver, debo reconocer que me he hecho muy fan de 'Silicon Valley'. Puede que tenga que ver que lleve los dos últimos años trabajando con startups pero, la verdad, es que es de agradecer una serie tan divertida capaz de satirizar sobre el "postureo” alrededor del mundo del emprendimiento y las startups, los eventos, las aceleradoras/incubadoras y los inversores de capital-riesgo.

De esta serie de Mike Judge, responsable de la genial 'Trabajo Basura' y de 'Beavis and Butt-Head', y sus 3 temporadas se ha hablado mucho. De hecho, la serie es una referencia habitual dentro del ecosistema de startups y emprendedores sobre los estereotipos que se muestran, las situaciones exageradas e, incluso, lecciones que se pueden extraer de sus capítulos.

Siguiendo la historia de "El Flautista" (Pied Piper en su nombre original y, por cierto, tiene su sitio web propio como si fuese una startup real), podemos ver con cierto toque ácido y exagerado algunas de las actividades que forman parte del desarrollo de una startup: pasar por una incubadora, enfrentarse a inversores y buscar financiación, exponer tu propuesta de negocio en un evento, buscar tus primeros clientes...

Sin embargo, ¿es Silicon Valley una exageración o el mundo de las startups en Estados Unidos no difiere tanto de lo que vemos en la serie? Para responder a esta pregunta, hemos hablado con varios emprendedores que han pasado por Silicon Valley, bien para desarrollar su negocio allí, pasar por un programa de aceleración o buscar financiación, con un antiguo empleado de una startup de Silicon Valley y con un inversor con participadas que se mueven por Estados Unidos.

"La serie está producida por un ex emprendedor del valle, ¡así que lo clava!"

Sira Pérez de la Coba, CEO y fundadora de Shazura y Shot and Shop también conoce bien Silicon Valley, tanto la serie de televisión como emprender y llevar tu startup de reconocimiento de imágenes a San Francisco.

Sira Perez De La Coba Sira Pérez de la Coba, CEO y fundadora de Shazura y Shot and Shop

El primer detalle que me comentó Sira dejaba muy claras las cosas y, posiblemente, sea algo que no todo el mundo conoce. Mike Judge, creador y productor de la serie, trabajó en Silicon Valley cuando era joven (concretamente, trabajó en Parallax en 1987 aunque su andadura en la empresa no fue más allá de 3 meses porque, según ha comentado en alguna ocasión, sus compañeros de trabajo estaban sacados de la novela "Las mujeres perfectas"):

En base a mi experiencia, la serie es absolutamente realista y buenísima con respecto a la foto que muestra; está producida por alguien que trabajó en el "valle", ¡así que lo clava! Hay detalles que son un fiel reflejo de lo que sucede aquí como, por ejemplo, lo de los abogados e inversores con guitarras eléctricas de adorno como obras de arte o para demostrar: "soy un cool rockero y tengo una Fender de adorno, pero no la toco".

Otros detalles realistas son los del negging a la hora de negociar con inversores, el inversor canalla de la segunda temporada (Russ Hanneman), los vecinos de la zona de Palo Alto, el médico oportunista o el personaje de Erlich Bachman, el fundador de la incubadora en la que están alojados los protagonistas...

¿Y en el lado de los errores? ¿Qué es lo que no encaja en la serie o dista mucho de la realidad?

Entiendo que, al ser una serie, es lógico que por dinamismo estiren un poco los tiempos. La velocidad a la que avanza la startup de la serie no es nada real, emplean mucho tiempo en conseguir cada etapa. Tampoco son realistas los "fiestones" y eventos de emprendedores llenas de gente guapa; en el mundo real y, por tanto, también en Silicon Valley, no solamente hay gente guapa (aunque supongo que esto es parte de la marca americana en sus películas y series).

"Vimos más inversores en TechCrunch Disrupt en dos horas que en España en dos años"

Javier Padilla también es emprendedor y seguidor de la serie. En 2013, tuvo la oportunidad de que su startup, Moodyo, fuera seleccionada para participar en el Startup Alley del evento TechCrunch Disrupt que organiza el medio digital TechCrunch.

1366 2000 Álex Guerra (izquierda) y Javier Padilla (derecha), fundadores de Moodyo durante su estancia en el Startup Alley de TechCrunch

Los seguidores de la serie, seguramente, recordarán que este evento supone un punto de inflexión para el equipo de El Flautista y, además, podemos ver algunos detalles exagerados de lo que puede llegar a moverse en un evento de estas características.

Precisamente, sobre su experiencia en el Startup Alley y sus diferencias y similitudes con la serie nos habló Javier Padilla:

En el Startup Alley, vimos más inversores en dos horas que en España en dos años y, además, eran personas de carne y hueso que nos escuchaban de verdad. En general, los inversores son mucho más directos que aquí en España y no te dejan dudar; te preguntan rápido el “What’s X about?”, “Why are you better than Y (Competidores)?”, “How are you going to acquire your first 1.000 customers?”, “How much money do you need?” y, lo más importante para ellos: “How many American users you already have onboard?”

¿Entonces la serie acierta con el funcionamiento de un gran evento como el de TechCrunch? ¿Es habitual encontrarse con inversores por el pasillo y hacer tu elevator pitch? ¿Es la gente tan accesible y visible en los eventos?

Nosotros llegamos a reunirnos con Comcast Ventures y el Startup Alley nos abrió las puertas para otras reuniones y contactos, tal y como se muestra en la serie. De hecho, durante nuestra estancia, también tuvimos la agenda llena para acudir a eventos y "solar nuestro rollo" para recibir feedback (algo que también se ve en los primeros capítulos de la serie).

Una de las cosas llamativas, y que también se puede ver en la serie, es que cualquier persona, sin que importe su profesión o sus estudios, termina programando una app por la noche y después acude a un evento a venderla. Lo tienen en el ADN.

¿Y qué ocurre con el lado oscuro que se muestra en la serie? ¿Exagera la serie con los "oportunistas" que se acercan a las startups con proyección? ¿Es dura la competencia?

Es cierto que en la serie estiran mucho los conceptos para que resulten más cómicos, pero tiene un trasfondo importante de realidad. Las ideas vuelan de un lado a otro, los espacios de coworking, las aceleradoras y las incubadoras se miran con cierto “recelo” porque la gente pivota muy rápido y copia ideas volando y, como ocurre en la serie, los ingenieros se "roban" de una empresa a otra con gran facilidad.

El lado oscuro es algo que también se ve en la serie y es algo que puedes llegar a vivir. Hay mucho oportunista que intenta entrar en tu empresa y llevarse acciones a cambio de su asesoramiento, ingenieros descarriados que no saben programar y deciden ir de mentores...

"La serie refleja por encima de todo la cultura de Silicon Valley, de hecho muchos afirman que es un documental"

Sergio Zafra es el responsable de Platzi en Colombia, una de las poquísimas startups latinoamericanas que ha accedido al programa de aceleración de la prestigiosa Y Combinator, aceleradora de la que han salido empresas como Dropbox o Airbnb.

Sergio Zafra de Platzi Sergio Zafra, country manager de Platzi en Colombia

La experiencia de la startup colombiana Platzi en Silicon Valley es muy interesante porque han vivido en primera persona los eventos, las reuniones con inversores o la relación con los mentores y las aceleradoras. Precisamente, del primer tema que hablamos fue de las incubadoras, las aceleradoras y la imagen que muestra la serie:

Hay una gran similitud entre lo que muestra la serie sobre las incubadoras y la realidad que se vive en San Francisco, aunque es evidente la parodia que se incluye en la serie. Es cierto que hay muchas incubadoras que, por supuesto, dan consejos sin tener base o experiencia (el personaje de Erlich Bachman) y, además, intentan sacar una participación en el próximo "gran emprendimiento". De todas formas, a medida que el entorno ha madurado, el filtro es más importante acerca de a quién crees o no (Y Combinator o 500 Startups son probablemente las dos aceleradoras más reconocidas en el entorno).

¿Y cómo es la relación con los fondos de capital riesgo? ¿Son las negociaciones similares a las que aparecen en la serie? ¿Son intrusivos en la gestión de la compañía?

La imagen que se muestra en la serie sobre el venture capital es muy cercana a la realidad. Las relaciones con los inversores se toman con mucha cautela, por ejemplo, la forma en cómo se puede negociar para ver cómo pueden hacerte ceder en los términos de negociación y hacerte pensar que tu idea no es lo suficientemente buena para sacar provecho.

Nuestro mejor consejo aquí a la hora de buscar financiación es "levantar cuando puedas y no cuando lo necesitas" para así obtener mejores condiciones a la hora de negociar. Lo ideal es buscar un inversor que aporte algo más de dinero a tu proyecto (contactos, mentoría, apoyo en reclutamiento de personal clave, etc.)

¿Y qué ocurre con los eventos? ¿Cómo son los eventos en Silicon Valley? ¿Se acercan o se alejan de la serie? (y ojo que en la serie hemos visto de todo, desde una fiesta con togas romanas a una recepción en el estadio de baseball donde juegan los Giants)

Normalmente, los eventos no son tan exagerados. Es verdad que sí hay eventos que despliegan mucha inversión y medios. Para una empresa que está en una fase de mayor maduración, un gran evento le ayudará a ganar tracción y mejorar sus vínculos con sus grupos de interés: inversores, clientes, proveedores, empleados y medios de comunicación.

Lo que sí que es muy interesantes es entrar en meetup.com y encontrar muchos eventos de acceso libre que permiten que te puedas acercar a comunidades, personas clave e incluso permitirte conocer oficinas de empresas que son referentes en el sector. A través de eventos sencillos, es posible acceder al talento que habita en el Valle para generar contenidos, contactos de valor o darle visibilidad a tu marca con la inversión de unas pizzas y cervezas para los asistentes.

La serie, básicamente, gira alrededor de un emprendedor que se lanza a contar su idea a un inversor. Aprovechando que sale a colación el tema del networking y la relación con el resto del ecosistema, ¿es bueno perderle el miedo a contar tu idea?

Definitivamente, hay que perderle el miedo a contar tus ideas. Es verdad lo que vemos en la serie, en Silicon Valley se respira este ambiente: en un café, en un parque, en cualquier lugar estarás escuchando algo relativo a un modelo de negocio y puedes encontrar personas que te den un feedback valioso para tu proyecto.

"Es realismo mágico con el 5% de las situaciones grotescas y cómicas que se dan en el día a día la vida en el valle"

Manu Gamero, además de seguidor de la serie Silicon Valley, es especialista en diseño de interfaces, suele colaborar con startups y trabajó una temporada en Square, la empresa de medios de pago que fundó Jack Dorsey (también CEO y cofundador de Twitter) en 2010.

Aunque el protagonista de la serie es Richard Hendriks, el fundador de la startup El Flautista, el resto del equipo de la compañía también tiene peso en la historia. Precisamente, la visión de Manu es la de alguien que ha trabajado en una startup del valle y que también es seguidor de la serie:

Silicon Valley es una serie que se centra en el 5% de las situaciones grotescas y cómicas que se dan en el día a día la vida en el valle. Es interesante ver cómo, dentro de esta capa cómica, aparecen personajes con motivaciones reales en situaciones reales aunque también se tire mucho de clichés. Es un realismo mágico que acierta de pleno con los perfiles que se representan y las situaciones que se viven (eso sí, con un toque de exageración).

Quizás lo más realista que he visto en la serie es una de escena que sale en los primeros capítulos de la primera temporada. En la escena, un chico que trabaja en un supermercado le cuenta a Richard una idea para una app-frankenstein (mezcla de varios productos ya existentes). Es el equivalente al "¿Haces apps? Yo tengo una idea para una aplicación... Te la cuento, la haces, y vamos al 50%". Gente con ideas que no sabe la complejidad que entraña el sector. Los medios (y la serie en parte) fomentan este tipo de pensamiento.

Uno de los detalles que comentaba Javier Padilla es la facilidad de contactar con inversores y otros emprendedores; es decir, hay mucho menos miedo a hablar de ideas y recibir feedback. ¿Fue tu experiencia similar? ¿Crees que la gente es tan accesible como aparenta la serie?

Es verdad que la gente es más receptiva pero la competencia es infinitamente mayor aunque sí que es cierto que encontré a mucha gente con espíritu creador que no busca el dinero en una primera instancia.

Y viendo la serie con espíritu crítico, ¿qué no es realista y está totalmente alejado de la realidad que viviste?

El 95% de las situaciones que se dibujan en la serie no son realistas. Salvo excepciones cada vez más escasas, las decisiones que se toman en una empresa son resultado de conversaciones mucho más serias y de alto nivel de lo que aparece en la serie.

Aunque, en términos generales, los que ven la serie y, además, están vinculados al ecosistema startup suelen encajar bien la acidez de la serie. Sin embargo, es cierto que también se encuentran detractores que la ven como una especie de "insulto" a los emprendedores. ¿Crees que esta crítica es sana?

La serie es una parodia sana de todo lo que ocurre. Es buena porque hay muchas situaciones que resultan familiares, tanto por lo que ocurre en ellas como por los protagonistas (que están fuertemente inspirados en personajes públicos reales). El guión es excepcional. Personalmente, como mucha otra gente, soy muy fan de la serie. Siempre me pregunté por qué no se hacía una serie del estilo porque tienen y tendrán material de sobra...

"Obviamente todo está histrionizado y satirizado pero tiene un gran trasfondo de verdad"

Samuel Gil es inversor de capital-riesgo además de fan de la serie. Concretamente, Samuel trabaja en el equipo de JME Venture Capital y, entre su cartera de participadas, están empresas como minube, JobandTalent o Redbooth (que opera desde San Francisco).

Los inversores tienen un rol muy particular en la trama de la serie Silicon Valley; de hecho, como comentaba Sira, podemos encontrar algunos perfiles como el de "inversor canalla" que aparece en la segunda temporada encarnado en el personaje de Russ Hanneman. ¿Y cómo ve un inversor esta serie de televisión? ¿Hay dosis de realidad sobre el funcionamiento del mundo de la inversión?

Analizando algunas de las decisiones que toman los personajes, se pueden observar cosas muy realistas como, por ejemplo, la rivalidad entre grandes egos (los personajes de Gavin Belson y Peter Gregory en la primera temporada) y cómo esta rivalidad puede terminar impactando en decisiones de tipo empresarial. También se puede apreciar bien el peligro que tiene meter "dumb money" en tu compañía, que es lo que muestra el personaje de Russ Hanneman.

Otro detalle interesante es que, a pesar de estar en el mismo barco, se puede ver que no siempre coinciden los intereses de los inversores y los emprendedores o, por ejemplo, el FOMO irracional de los inversores cuando creen que Pied Piper es un gran negocio y nadie se lo quiere perder.

Si tenemos en cuenta el volumen de compañías que llega a analizar un inversor al cabo del año, además de las reuniones de seguimiento con las empresas participadas, creo que podemos llegar a imaginarnos el grado de conocimiento que tienen los inversores sobre el funcionamiento de una startup y de los problemas que pueden llegar a surgir dentro del equipo.

Precisamente, de este análisis, Samuel destacaba algunos momentos y decisiones que son habituales en las startups y que la serie muestra muy bien:

Silicon Valley muestra muy bien aspectos como la "soledad del CEO" de una compañía o la “montaña rusa” emocional que es la vida de una startup: hoy eres el rey del mundo, maña no eres nadie. Desde el punto de vista del trabajo y la gestión de la empresa, se pueden observar las dificultades de gestionar un equipo (aunque éste sea pequeño). De hecho, la serie deja claro cómo la falta de experiencia en la gestión de equipos se compensa con la incorporación de Jared y lo importante que puede ser, en los inicios, contar con alguien como él

Si miramos el negocio y la evolución de Pied Piper, el pivotaje que realizan para pasar de herramientas para creadores de música a algoritmo de compresión muestra muy bien algo que sucede con bastante asiduidad: acabas teniendo éxito con algo que no tiene que ver con lo que empezaste. Otra decisión de calado que se muestra en la serie, y que es muy real, fue la de vender la compañía o apostar por el crecimiento de la misma (y tener que vivir con ello).

¿Y el entorno de Silicon Valley que se muestra en la serie, es real o es una exageración? ¿Es fácil acercarse a los inversores y contar tu idea de negocio?

Obviamente todo está histrionizado y satirizado pero tiene un gran trasfondo de verdad. Está claro que alguien como "Cabezón" (Big Head) nunca podría tener esa trayectoria en Hooli pero sí que no se alejan de la realidad las particularidades de la "comunidad startupil de Estados Unidos, como por ejemplo los brogrammers o que la "fiebre del oro" de las startups donde hasta el cajero del supermercado tiene su propia idea para montar una app

Los inversores haces grandes esfuerzos por darnos a conocer entre la comunidad emprendedora para que vengan a contarnos sus planes de negocio. A pesar de lo que pueda parecer, ¡los inversores estamos locos por poder invertir!

Imágenes y vídeos: HBO

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos