Compartir
Publicidad

eMMC vs SSD: diferencias y ventajas de ambas unidades de almacenamiento

eMMC vs SSD: diferencias y ventajas de ambas unidades de almacenamiento
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Te vamos a explicar las diferencias entre las unidades de almacenamiento eMMC y SSD. Se trata de dos tipos de memoria flash basadas en NAND, pero sus características y el tipo de dispositivos en los que te las puedes encontrar son bastante diferentes. Las eMMC son más lentas y se utilizan en dispositivos móviles, mientras que las SSD son más rápidas y van destinadas a los ordenadores portátiles y de sobremesa.

En cualquier caso, es una buena oportunidad para que conozcas las eMMC comparándolas con un tipo de memoria más conocida. Vamos a empezar describiéndote ambas en apartados diferentes, y luego pasaremos a compararlas y a explicarte un poco más pausadamente sus principales diferencias.

Unidad de estado sólido o SSD

Ssd

Las unidades de estado sólido o SSD (Solid State Drive) son una alternativa a los discos duros. La gran diferencia es que mientras los discos duros utilizan componentes mecánicos que se mueven, las SSD almacenan los archivos en microchips con memorias flash interconectadas entre sí. Por lo tanto, casi podríamos considerarlos como una evolución de las memorias USB.

Los SSD suelen utilizar memorias flash basadas en NAND, que como también son no-volátiles mantienen la información almacenada cuando el disco se desconecta. No tienen cabezales físicos para grabar los datos, en su lugar incluyen un procesador integrado para realizar operaciones relacionadas con la lectura y escritura de datos.

Estos procesadores, llamados controladores, son los que toman las "decisiones" sobre cómo almacenar, recuperar, almacenar en caché y limpiar los datos del disco, y su eficiencia es uno de los factores que determinan la velocidad total de la unidad. Además, al no depender del giro de un componente físico, también se logra una unidad más silenciosa que los discos mecánicos.

En cuanto al tamaño, estos discos suelen ser de 2,5", y tienen un diseño casi idéntico al de los discos duros mecánicos, lo que ayuda a que puedan encajar en las mismas carcasas y ranuras donde van montados los discos duros convencionales en un ordenador.

embedded MultiMediaCard o eMMC

En 1997, Siemens AG y SanDisk lanzaron el sistema de almacenamiento MultiMediaCard (MMC), que es el precursor de las tarjetas Secure Digiral (SD) que todavía hoy siguen utilizándose. Las MMC también han evolucionado, y actualmente todavía las puedes encontrar con el formato embedded MultiMediaCard (eMMC).

El almacenamiento eMMC lo vas a encontrar sobre todo en los teléfonos móviles, así como en tabletas u ordenadores portátiles especialmente compactos, finos, o de bajo precio. La palabra embedded significa incorporada, y se le llama así a este almacenamiento porque se suelda directamente en la placa base del dispositivo en el que se instala.

La eMMC consiste en un módulo de memoria flash NAND, el mismo tipo que encontrarás en los USB, las tarjetas SD, e incluso los discos de estado sólido SSD. Pero pese a utilizar el mismo tipo de memoria NAND, las eMMC son bastante diferentes a las SSD. Por ejemplo, no alcanzan las mismas velocidades.

Su actual estándar es el v5.1A, y permite transferir archivos con velocidades de entorno a 400 MB/s muy similares a las de las SSD. Sin embargo, tienen menos puertas de memoria, lo que quiere decir que el volumen de datos que transfieren es inferior pese a que las velocidades puntas puedan ser similares. Además tampoco tienen otros componentes y características que hacen que las SSD vayan más rápido.

Además de tener un tamaño más pequeño, lo que hace que sea una memoria propicia para pequeños dispositivos, su capacidad también es inferior. Además, pese a no llegar a las velocidades de una SSD moderna sí que hay modelos que alcanzan de media unos 250 MB/s y 90 MB/s de lectura y escritura secuencial. Sin embargo, su lectura y escritura aleatoria son unas 8 veces inferiores a las SSD.

eMMC vs SSD: principales diferencias

Principales ventajas

SSD

eMMC

Capacidad

En general entre 256 GB y 4 TB

En general entre 4 y 256 GB

Consumo

Mayor consumo

Menor consumo

Coste

Bastante más caros

Mucho más económicos

Ruido

Silencioso por no tener partes móviles

Silencioso por no tener partes móviles

Vibraciones

No vibra por no tener partes móviles

No vibra por no tener partes móviles

Fragmentación

No tiene

No tiene

Durabilidad

Sus celdas pueden reescribirse un número limitado de veces

Sus celdas pueden reescribirse un número limitado de veces

Transferencia de datos

En general, entre 200 y 550 MB/s

En general entre 100 y 250 MB/s

Afectado por el magnetismo

No

No

En esta tabla, prácticamente igual a la que utilizamos en la comparativa de HDD vs SSD, puedes encontrar las principales características de ambos tipos de almacenamiento. Como verás, la más notable es la de su capacidad de almacenamiento. Los discos SSD no paran de crecer en este aspecto, mientras que las eMMC suelen quedarse en los 64 o 128 GB, aunque en algunos casos como los últimos iPhone también han subido hasta 256 GB.

El consumo de las eMMC suele ser menor, ya que es menos potente y se utiliza en equipos con menor hardware. Podríamos decir que las eMMC son muy parecido a tener una SD soldada al disco duro, y su coste también es muy interior. Aunque claro, como la mayoría suelen venir soldados en la placa base, tampoco es algo tan común el comprarlos como pasa con los SSD.

En ambos casos, ni el SSD ni los eMMC tienen partes móviles, por lo que no hay ni vibraciones ni prácticamente ruido si se les compara con los discos duros HDD. Además, tampoco suelen sufrir de fragmentación, por lo que no hace falta que tengan un mantenimiento como el de los discos duros mecánicos.

Y en la velocidad es donde están las diferencias. Como hemos dicho, las eMMC modernas pueden llegar a alcanzar picos de 400 MB/s, pero en la práctica las velocidades medias son bastante inferiores si se las compara con una SSD. Su velocidad no está mal comparada con la de los discos mecánicos, pero siguen si estar a la altura de los discos en estado sólido.

Gran parte de la culpa de esto está en que las eMMC son extremadamente simples, y no tienen ni el formware, ni los múltiples chips de memoria o el hardware de alta calidad que suele hacer de las SSD el almacenamiento más rápido.

En definitiva, las eMMC son una alternativa económica y resultona para el almacenamiento interno de la mayoría de dispositivos de pequeñas dimensiones, como los móviles o los tablets. Además ocupan muy poco comparado con las SSD, que son sin embargo una mejor solución para portátiles y ordenadores de sobremesa que tienen más espacio para el almacenamiento.

En cualquier caso, nunca vas a tener que comprar una eMMC para tu ordenador de sobremesa, por lo que aunque es un componente que conviene conocer, tampoco te tienes que preocupar demasiado. Además, en los dispositivos donde sí suele venir instalado no vas a tener por lo general la opción de cambiarlo por otro tipo de almacenamiento.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio