Publicidad

Disco duro multimedia contra disco duro externo: cuáles son las diferencias

Disco duro multimedia contra disco duro externo: cuáles son las diferencias
Sin comentarios

Vamos a explicarte cuáles son las diferencias entre los discos duros multimedia y los discos duros externos convencionales, en esencia dos tipos de unidad externa muy parecidas, pero que han sido diseñada para diferentes fines. Y estos fines son los que marcan las principales diferencias físicas que hay entre ellos.

Vamos a empezar el artículo hablándote sobre qué son exactamente los discos duros externos convencionales, y luego haremos lo mismo con los multimedia, intentando ser en todo momento claros y sencillos para que lo puedas entender. Luego pasaremos a hablarte de las diferencias para que puedas diferenciarlos fácilmente.

Qué es exactamente un disco duro externo

Externo

Un disco duro externo es una unidad de disco duro que puede ser HDD o SSD, y que viene ya dentro de una caja que puedes enchufar a la tele u ordenador. De esta manera, la unidad de disco duro no queda expuesta y está protegida frente al polvo y cualquier golpe externo, tiene también todo lo necesario para que como usuario sólo tengas que preocuparte de conectarlo.

Este tipo de discos duros puede tener varias utilidades. La primera de ellas es que puedes utilizarlo para hacer copias de seguridad o intercambiar datos entre diferentes dispositivos. La conexión se suele realizar mediante USB, por lo que es como insertar cualquier pincho USB en el ordenador, sólo que por lo general tienen capacidades de almacenamiento muy superiores.

De esta manera, puedes almacenar todos los datos que quieras en estos discos y llevarlos siempre contigo, puesto que suelen ser más pequeños que los discos duros mecánicos HDD que sueles tener dentro de tu ordenador. Eso hace que los datos más preciados estén siempre contigo sin recurrir a las unidades USB más pequeñas en tamaño y capacidad, y que en ocasiones pueden resultar demasiado fáciles de perder.

Los discos duros externos también pueden utilizarse para ver películas en la tele, aunque el que se pueda o no dependerá exclusivamente de la tele. Esto quiere decir que el disco duro por sí solo no va a reproducir nada, y que el televisor tendrá que ser compatible con los formatos de los archivos que lleves metidos en él.

Qué es exactamente un disco duro multimedia

Multimedia

Los discos duros multimedia son también un tipo de disco duro externo, pero que van metidos en una caja de mayores dimensiones y un procesador propio para ser capaz de reproducir el contenido que tengas metido. En este casi, no son unidades pensadas para hacer copias de seguridad de tus archivos, sino diseñadas para su reproducción.

Cuando conectas un disco duro externo a una televisión para reproducir en ella los archivos que lleves en él, puede darse la posibilidad de que el formato de este archivo no esté soportado por la tele. Por lo general, la mayoría de ellas suelen ser compatibles con los principales formatos multimedia, pero puede haber casos en gamas inferiores de televisores en los que no sea así.

Es ahí donde entran en juego estos tipos de discos duros, ya que la reproducción se hace de forma interna y lo único que haces es conectarlos por HDMI a la tele para que se vea en ella el archivo multimedia que están ejecutando internamente.

Las cajas de estas unidades suelen tener sus propios circuitos y procesadores internos, y en muchas de ellas el disco duro que llevan es intercambiable. Por lo tanto, son como pequeños ordenadores en miniatura con los que reproducir los contenidos. Esto también tiene algún aspecto negativo, como la necesidad de tenerlas conectadas a la corriente.

Principales diferencias

Los discos duros multimedia suelen tener mayores dimensiones que los discos duros externos convencionales, y necesitan estar enchufados a la corriente. Suelen incluir un mando a distancia e incluso en algunos casos botones físicos para controlar la reproducción, y sirven para reproducir sus contenidos independientemente de las compatibilidades que tenga el televisor.

Otra diferencia es que los discos duros multimedia se conectan al televisor mediante HDMI, mientras que los discos duros externos se conectan mediante USB. Esta diferencia se debe a que el televisor sólo necesita la imagen que están reproduciendo los primeros, y en el caso de los externos convencionales el televisor también necesita acceder a los archivos en sí para poder reproducirlos.

Por lo general, los discos duros externos que no están preparados para la reproducción multimedia suelen ser bastante más pequeños que los multimedia, y no necesitan enchufarse pues ellos no tienen que hacer ninguna reproducción interna.

Y decimos que suelen ser porque también hay discos duros externos que no son multimedia pero tienen sus dimensiones o pueden necesitar enchufarse. Esto se debe a que son unidades con discos duros especialmente grandes e intercambiables, diseñados para copias de seguridad más seguras, y que necesitan procesadores internos para poder gestionar los datos.

Si tienes una Smart TV relativamente moderna, lo más seguro es que para reproducir series y vídeos no tengas ningún tipo de problema, ya que lo normal es que sean compatibles con esos formatos, lo que hace que cualquier disco duro externo pueda servir. Pero si tienes problemas con formatos concretos, o el procesador de la tele no puede ejecutar de forma fluida los vídeos, entonces quizá si tengas que pensar en uno multimedia si no quieres otras soluciones como configurar redes locales.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios