BitTorrent: qué es y cómo funcionan los torrents

BitTorrent: qué es y cómo funcionan los torrents
Sin comentarios

Vamos a explicarte qué es y cómo funciona el protocolo BitTorrent, uno de los más populares a la hora de compartir archivos de forma masiva en la red. Los protocolos son un conjunto de normas, y el de BitTorrent entra dentro de la familia de los P2P, protocolos descentralizados para el intercambio de archivos.

Si te has perdido un poco en la explicación anterior, en este artículo vamos a explicártelo todo. Primero vamos a explicarte qué es exactamente el protocolo BitTorrent, también conocido únicamente como Torrent. Y luego, pasaremos a decirte cómo funciona internamente para que sepas cómo se está realizando la descarga.

Qué es BitTorrent

Torrent

El BitTorrent es un protocolo de intercambio de datos de forma descentralizada. Es un sistema que siempre ha gozado de mucha popularidad para intercambiar archivos de todo tipo, y aunque la descarga directa le quitó protagonismo durante unos años, ahora vuelve a ser un protocolo muy utilizado. Hay páginas como las de distribuciones GNU/Linux y algunas instituciones que lo utilizan para permitirte descargar sus archivos.

A diferencia de la descarga directa, con la que te descargas un archivo de un punto A a tu ordenador, que sería un punto B, lo que se hace en el protocolo BitTorrent es descargar un archivo de varios ordenadores a la vez, que no suelen ser un servidor como en la descarga directa, sino que suelen ser los ordenadores de otras personas que tienen el mismo archivo.

Voy a intentar explicártelo de forma sencilla. Imagínate que tú quieres descargarte un archivo. Para ello, necesitarás abrir un pequeño archivo .torrent en el programa que utilices para descargar torrents, denominados clientes BitTorrent. Este pequeño archivo no es el que te vas a descargar, sino una especie de mapa que hace que se añadan los datos de la descarga. A veces, se puede añadir este "mapa" también mediante un tipo de enlace, llamado Magnet.

Una vez añades ese mapa, tu cliente de BitTorrent se conectará con otros clientes que tengan el mismo archivo. De esta manera, puedes descargarte fragmentos de un mismo archivo de diferentes personas, haciendo que la descarga sea mucho más rápida.

Esto también quiere decir que el archivo que estás descargando no está alojado en un lugar concreto, por lo que no corres peligro de que se borre o desaparezca. Sin embargo, sí que necesitarás que haya varias personas con él para tener una velocidad de descarga concreta y para que el archivo siga estando disponible.

Por último, has de saber que el protocolo BitTorrent pertenece a la familia de protocolos P2P, que significa Peer-to-Peer. Un protocolo P2P es aquel en el que los clientes se conectan directamente entre ellos sin pasar por un servidor central, que es lo que te hemos explicado un poco más arriba.

Cómo funciona BitTorrent

Más arriba te hemos explicado ya el funcionamiento general de la red. Tú quieres bajar un archivo, y debes abrir el archivo específico .torrent, que sirve como mapa para llegar hasta el archivo que quieres bajar. Luego, tu cliente de BitTorrent se conectará a los clientes del resto de personas que tengan ese archivo, y te descargarás varios de sus fragmentos de todas las personas que lo tengan. Luego, el cliente BitTorrent irá uniendo los datos de ese archivo que te descargas para que puedas usarlo.

¿Pero cómo hacer que cada uno de esos usuarios o Peers, que cada uno hace las veces de servidor, se conecten entre sí? Para ello están los trackers, que son los que organizan la distribución de un archivo, y son los que tienen la información necesaria para que los diferentes usuarios se conecten entre sí. Por lo tanto, estos trackers serían como el único punto de encuentro al que los clientes deben conectarse obligatoriamente.

Existen varios trackers, una gran cantidad de ellos, y puedes añadir todos los que quieras a tu cliente de BitTorrent. Cuantos más trackers activos tengas, a más redes de usuarios podrás acceder, y con ello podrás descargar más rápido los archivos o encontrar otros nuevos.

El fichero o archivo que se comparte a través de Torrent, se fracciona en pequeños fragmentos de entre 64KB y 4MB habitualmente. Cada uno de estos fragmentos tiene un identificador, y los archivos .torrent que utilizas para iniciar la descarga, tienen los identificadores de estos fragmentos. También especifican la localización del tracker al que debes conectarte. Por lo tanto, al ejecutar este archivo o añadir un enlace Magnet, que también tiene la información, tu cliente BitTorrent puede empezar la descarga.

Cuando empieza la descarga, lo primero que hace tu cliente de BitTorrent es conectarse al tracker para pedirle información. El tracker te proporcionará una lista iniciar de peers o usuarios con este archivo escogida al azar, y a partir de ahí puedes empezar a descargar el archivo. Una vez establecida la conexión, tu cliente irá completando el mapa obteniendo más usuarios o peers a los que conectarse.

Cuando empiezas a descargar un archivo, lo vas a hacer de dos tipos de usuario o peer, los seeders y los leechers. Esto es muy sencillo de entender, puesto que los seeders son esos que tienen el archivo completo pero siguen teniéndolo en la carpeta donde lo descargó su cliente de BitTorrent para seguir compartiéndolo.

Mientras, los leechers son los que se están descargando el archivo pero todavía no han terminado de completarlo. Sin embargo, ya tienen descargados fragmentos de ese archivo, por lo que su programa hace que los compartan con el resto de usuarios que forman parte de la red para acelerar la descarga.

Para poder descargar un archivo completo, tiene que haber por lo menos un seeder que lo tenga. Si todos son leechers, siempre faltará algún fragmento que nadie tiene. Cuando borres un archivo de la carpeta donde se ha descargado o apagues el ordenador, dejarás de aparecer como seeder o leecher, dejarás de participar en la red, y el resto de usuarios se verá perjudicados habiendo un usuario menos que lo comparte.

Esto no tiene por qué ser un problema con grandes archivos, pero si es un archivo que tiene muy pocas fuentes, muy pocos seeders o leechers, el que haya uno menos puede perjudicar seriamente su difusión. Si quieres compartir el archivo comprimido con tus fotos de verano, tendrás que intentar tener el ordenador encendido para que el resto de personas puedan descargarlo directamente de ti, y una vez otras personas lo tengan, pasarán a formar parte de la red de seeders, y cuantos más haya más rápido se le descargará el archivo a los demás.

Temas
Inicio