La gasolina está más cara que nunca: un litro cuesta 1,538 euros y llenar el depósito un 24% más que hace un año

La gasolina está más cara que nunca: un litro cuesta 1,538 euros y llenar el depósito un 24% más que hace un año
56 comentarios

Llenar el depósito de nuestro coche es un 24% más caro que hace un año. Y, aunque la gasolina esté a dos céntimos de euro de superar su máximo histórico y su coste por cada 100 kilómetros sea el más caro de todos los combustibles disponibles, la gasolina no ha sido la energía más castigada en este inicio de año.

Para confirmar estos datos sólo hace falta acudir al informe que publica regularmente la Comisión Europea sobre los precios de los combustibles. En él podemos leer que el precio medio de la gasolina en España es de 1,538 euros/litro, por encima de los 1,522 euros/litro que se marcó en septiembre de 2012.

Esto quiere decir que para llenar un depósito de 50 litros, un conductor tiene que emplear 76,90 euros cada vez que acuda a una estación de servicio. Recientemente, la OCU ya calculaba que de mantenerse este encarecimiento a lo largo del año, recorrer 20.000 kilómetros conllevaría un sobrecoste de 440 euros respecto a 2021.

Y hay situaciones peores

Pero aunque la gasolina esté rozando máximos históricos, combustibles como el diésel o el GNC también están sufriendo duramente una subida de sus precios. En un año es un 27% más caro llenar un depósito de gasóleo y, para 20.000 kilómetros, el encarecimiento es de 340 euros a final de año.

Pero el combustible que más se ha encarecido es el GNC. Los dueños de vehículos movidos por Gas Natural Comprimido han visto dispararse sus precios en los últimos meses. Los datos de la OCU aseguran que el coste cada 100 kilómetros se ha disparado de 3,8 a 8,7 euros y que, a final de año, un conductor pagaría 980 euros más que en 2021 en caso de que recorra 20.000 kilómetros.

Las previsiones de futuro, además, son desalentadoras. El aumento de la demanda con la normalización de los viajes tras superar los meses más duros de Omicron puede elevar el precio del barril de Brent por encima de los 110 euros, según Goldman Sachs, muy lejos de los 70-75 euros en los que estuvo instalado en el mes de diciembre. Cuando este artículo se está escribiendo, el precio es de 88,09 euros y el máximo del último mes se fijó el 1 de enero en 91,29 euros.

Tampoco el gas natural tiene unos meses por delante demasiado alentadores. Las tensiones geopolíticas con Rusia y la extrema dependencia europea del mercado asiático llegó a provocar un pico de 180 euros/MGh en el índice TTF (el más utilizado en el mercado europeo). En estos momentos nos encontramos en 78,3 euros/MWh pero es que el 21 de febrero de 2021 se registró un precio de 15,50 euros/MWh.

Este contexto ha elevado el IPC hasta un 6% en el mes de enero (un 6,5% en diciembre), quedando el IPC subyacente (aquel que no tiene en cuenta los combustibles ni los alimentos no elaborados) en un 2,4%. En el mes de enero de 2021, el IPC se situaba en un 0,5% y el subyacente en un 0,6%.

Y el ciudadano de a pie ha notado esta subida en los precios a la hora de acudir a las estaciones de servicio y al supermercado, pero la subida de los precios del gas natural ha puesto sobre la mesa la posibilidad de una ruptura de suministro, con fábricas alemanas y francesas paralizando su actividad temporalmente. De hecho, la demanda industrial de gas natural ha llegado a caer un 9,8%, uno de los motivos que han permitido cierta relajación en su precio.

Foto | Julia Avamotive

Temas
Inicio