Compartir
Publicidad
Publicidad
BeoSound Shape: por qué un solo altavoz de pared pudiendo tener un mosaico a colores de hasta 44 baldosas
Audio

BeoSound Shape: por qué un solo altavoz de pared pudiendo tener un mosaico a colores de hasta 44 baldosas

Publicidad
Publicidad

Hoy en día diferenciarse no es fácil y en muchas ocasiones es el diseño lo que marca esa distinción con lo anterior al ser el componente visual, aunque se trate de la elección de altavoces. Es algo que siempre ha caracterizado los productos Bang & Olufsen, pero en esta ocasión con los BeoSound Shape el diseño final depende del usuario y de sus gustos.

La marca esta vez se atreve con una propuesta modular y casi del todo inalámbrica al más puro estilo pañal de abejas o suelo de azulejos. Una red de altavoces para pared que tiene varias posibilidades de instalación y que aporta algo de "smart" a la hora de ejecutar el audio, sin descuidar la calidad de éste con un algoritmo exclusivo para el producto.

BeoSound Shape, especificaciones técnicas

BeoSound Shape
Dimensiones físicas (altavoz + soporte) 363,6 x 319,5 x 111,1 milímetros
(el soporte deja un hueco de 6 milímetros entre altavoces y pared)
Peso (+ 0,4 kilogramos de las cubiertas) Altavoz: 1,9 kilogramos
Amplificador: 2 kilogramos
Absorbente: 0,51 kilogramos
Conexiones Amplificador: entrada AC, toslink digital audio, USB, entrada y salida de control y sonido (amplifier imput y output), 4 salidas 4-wire
Altavoz: entrada 4-wire
Potencia del amplificador 8 x 80 vatios (clase D)
Transductores del altavoz Woofer: 51⁄4 pulgadas
Tweeter: 3⁄4 pulgadas
Máximo de amplificadores por instalación 11
Máximo de altavoces por instalación 44
Número máximo de altavoces por amplificador 4
Máximo de unidades absorbentes/th> Ilimitado
Precio estimado Desde 4.000 euros (varía según el número de altavoces y el tipo de cubierta)
Esquema Esquema de un mosaico de Beosound Shape.

Un mosaico de decibelios a la carta

Lo impuesto suele no gustar y aburrir, y de esto parecen haber querido huir en la compañía danesa para su nueva propuesta de altavoz de pared eligiendo una forma hexagonal para cada unidad (o baldosa, como se refieren a ellas). La clave es, de hecho, que sea un plural de altavoces (los masters, que contienen la electrónica), amplificadores y absorbentes con opción a jugar con el color, el patrón de la cubierta e incluso el número de paredes.

La idea es que sea un producto fácil desde el minuto del unboxing, de ahí que hayan ideado un soporte que no necesita tornillos para montarse. Además, incluyen unas correas de plástico que pueden colocarse entre los altavoces si al usuario le molestan los haces de luz que se pueden colar entre unidad y unidad.

Junta Detalle de la junta entre dos unidades de BeoSound Shape.

Tú propones y BeoSound dispone

El timón del mosaico final lo va a llevar el usuario, pero con el fin de que éste no necesite conocimientos de acústica y física de las ondas el sistema se encargará del asesoramiento final de la colocación. Se trata de que el usuario establezca la posición final que desea, de modo que el sistema le indique dónde colocar los altavoces master y los amplificadores dentro de ese patrón elegido.

Bang & olufsen ha creado un algoritmo específico para este producto

De este modo, tras el montaje final el sistema además configurará la salida de audio, para lo cual han creado un algoritmo específico para este producto orientado a que se logre el mejor comportamiento de los bajos y de los distintos tipos de sonido según la distribución. Algo que llaman "band-on-the-wall" o constant sound stage.

La idea es que se cree una sensación de homogeneidad y de distinción a la vez, aunque suene contradictorio. Lo que se busca con este algoritmo es medio engañar a nuestro cerebro para que en su intento de buscar el punto de origen del audio (algo que hacemos por evolución) no encuentre dos salidas, sino algo más difuminado si la audición es estática (y a distancia) o por fases si es que nos movemos por delante del mosaico. repartiendo las voces en el centro, los instrumentos a los lados y los bajos repartidos.

Como hemos comentado, primero se ha de establecer la ubicación de los altavoces y luego el sistema indica dónde colocar los que tienen "cerebro" (la electrónica, los masters) y el resto. Pueden de hecho hacerse varios mosaicos en distintas paredes y conectarlos, el sistema siempre calculará y configurará en base a nuestra elección, y además se pueden establecer perfiles de audición.

Pared

¿Y qué tal funciona?

Vemos que el audio no escapa a conceptos tan de moda como "algoritmo" e "inteligente", y en este caso Bang & Olufsen saca pecho casi más con esto que con el diseño de los azulejos (el principal reclamo). No nos pudimos llevar unos cuantos para las paredes de casa y probarlos a fondo, pero sí tuvimos oportunidad de escucharlos y ver si había diferencia entre ejecutar o no el algoritmo propio en la instalación de los altavoces de pared.

En las demos que nos hicieron (en el mismo nido donde se gestó el producto) pudimos comprobar que de volumen andan servicios y que efectivamente se consigue una sensación de profundidad y reparto de audio bastante más satisfactoria que si recurrimos a una salida tradicional de dos canales (con las mismas características en cuanto a altavoz y amplificador). Bastante curioso el "efecto pasillo" que se percibe si paseas dejando a un lado la pared donde están colocados, y no se apreciaban ecos o desfases si nos alejábamos o en otras paredes. 

Beosound Arcilla 01

Sin aluminio (pedid un deseo)

Desde hace décadas el aluminio ha formado parte del ADN de la marca, hasta el punto de que tienen su propia fábrica y han producido piezas para otras marcas como BMW. No obstante, la gracia del BeoSound Shape es el poder elegir entre colores y tela, y sobre todo combinarlos, y no hay nada de metal aquí (al menos por fuera).

La cara oculta del diseño está justamente bajo está cubierta a elección del consumidor. Cables escondidos al máximo y dos retos: una buena ventilación y la reducción de la electricidad estática que producían los componentes, recurriendo a la tecnología automotiva para lo segundo.

Las cubiertas son bastante fáciles de montar y desmontar (se encajan en seis agujeros, uno por esquina), con la idea de que pueda actualizarse fácilmente cuando el usuario se canse de los colores. Una actualización que puede realizarse también por dentro con el fin de que los altavoces no queden obsoletos en cuestión de conectividad, en vistas a los cambios que pueda haber en el futuro de esta industria, con la opción de cambiar el BeoSound Core (un hub interno).

Con el BeoSound Core buscan que los altavoces puedan actualizarse y no queden obsoletos a nivel de colectividad y servicios

Esta pieza proporciona la conectividad de los altavoces, siendo una pequeña caja redondeada (151,2 x 43,5 milímetros y 290 gramos) que se acopla dentro de éstos. Integran salida óptica, RJ-45 con dos canales, Ethernet, Wi-Fi/WLAN 802.11 a/b/g/n/ac (2.4 GHz y 5 GHz), Bluetooth 4.1, salida toslink y USB tipo-C, soportando los formatos MP3, WMA, AAC, ALAC, FLAC, WAV y AIFF y las tecnologías de streming Spotify Connect, QPlay2.0, Apple AirPlay, Chromecast y DLNA-DMR.

Beosound Shape, precio y disponibilidad

En Bang & Olufsen buscan en estos BeoSound Shape vender libertad y facilidad a un usuario que busque disfrutar del sonido a nivel de calidad y estético sin que se necesite entender de sonido. En este sentido matizaron el hecho de que sólo vendan en tienda física, con el objetivo de asegurar un mínimo de atención personal y que se den algunos primeros consejos de instalación.

Beosound 02

Habrá que esperar unos meses, puesto que BeoSound Shape estará disponible a partir del próximo mes de agosto. El precio total dependerá de cuántas unidades queramos para nuestra instalación así como del material de las cubiertas, pero el kit básico estará según el fabricante por unos 4.000 euros.

Los colores disponibles serán negro, arcilla, verde, azul, morado, gris, con las opciones de la cubierta 100% lana en marrón, verde, rosa y azul marino. Lo que también nos dijo parte del equipo que creó este proyecto es que, aunque vale para cualquier dispositivo cuya conexión esté incluida, lo cierto es que es un producto más orientado a la música que al entretenimiento (cine, etc.) según nos indicaron. Así que si no escatimamos en audio y queremos un diseño llamativo y novedoso, podremos optar por estos altavoces en cuanto llegue el verano.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos