Publicidad

Estos fotógrafos y coaches hacen negocio ayudando a mejorar los perfiles de Tinder
Aplicaciones

Estos fotógrafos y coaches hacen negocio ayudando a mejorar los perfiles de Tinder

Publicidad

Publicidad

Sacan tu mejor perfil para tu ídem en Tinder. O cacharrean en él para que tenga un aspecto atractivo. También, te dicen por qué debes evitar el “Hola, ¿qué tal?” o por qué ganarás puntos en una cita si piensas más allá de la penetración.

Son coaches o fotógrafos españoles que tienen un negocio alrededor de Tinder: hacen las mejores fotos para ligar, dan clases de seducción o ayudan a tener autoestima. En estas apps y en otras: Badoo, por ejemplo, tampoco se les resiste.

“Es muy difícil conectar con alguien, intentar gustarle a alguien, si tú no sabes qué es lo que mola de ti”

Es el caso de Yago Bader. De 26 años, vive en Valencia y, dice, llegó a tener instaladas a la vez 10 aplicaciones de ligue; según él, por su interés y pasión para “entender las relaciones entre hombres y mujeres y entender la seducción como materia de estudio”, explica a Xataka. Bader es una de las personas detrás de Online Seducer, un equipo de psicólogos, sexólogos y profesionales del marketing y la sociología (él es de estos últimos) que enseñan a ligar por Tinder, pero también por Instagram o por un clásico como Badoo.

Online Seducer es una web hermana de Egoland Seducción, un proyecto del mismo tipo de profesionales cuyo objetivo es “enseñar a seducir” de forma presencial: “Hay demanda y nosotros la intentamos satisfacer”. Bader empezó a dar talleres en ese equipo y luego se centró en la seducción digital.

Yago Bader

Yago Bader

El taller para aprender a ligar online dura 3 horas. En él imparten las nociones de la seducción y para crear un perfil sugerente de Tinder, y dan trucos para tener mejores conversaciones que se conviertan en citas. “Muchas veces le dedicamos muy poco tiempo a trabajarnos a nosotros activamente. A lo mejor, físicamente yendo al gimnasio sí, pero habilidades de comunicación muy pocas veces se trabajan y se practican”.

El objetivo también es que los alumnos “identifiquen un poco más sus rasgos únicos. Si has usado estas aplicaciones, muchas veces los perfiles parecen todos iguales. Las mismas fotos, las mismas descripciones o ninguna descripción". Bader señala que así "es muy difícil conectar con alguien, intentar gustarle a alguien si tú no sabes qué es lo que mola de ti y si tú no te gustas a ti mismo”. Por tanto, los invita a buscar las cualidades y habilidades que, creen, los hacen más atractivos y seductores (o atractivas y seductoras).

El siguiente paso es comunicar esas destrezas en las fotos, la descripción y el chateo. “Generalmente, cuando mejoras esos tres elementos (los mensajes que mandas, las fotos que tienes y el texto de tu perfil), los resultados mejoran”.

Cita Tinder

Establecer un perfil de sus clientes es difícil. “La gente enseguida tiende a hacer un retrato robot como muy arquetípico, de hombre joven, sin habilidades sociales, sin amigos… Pero para nada. La verdad es que es superdiverso, es muy amplio el espectro de gente que viene. Sí que es, por ahora, mayoritariamente masculino, aunque hay mujeres (y cada vez más, por suerte); pero parece ser que, en el caso de los hombres, sentimos una mayor necesidad de trabajar esta área de nuestra vida”.

Hay edades de todo tipo, pero la media estaría entre veintimuchos y treintamuchos, calcula el joven. Son también personas exitosas en su vida: tienen un trabajo que les gusta, relaciones previas con personas que les agradaban… “Pero digamos que no tienen todo el control que les gustaría tener. Sienten que a lo mejor su vida emocional o su vida sexual siempre ha sido un poco fruto del azar o de las circunstancias”.

De hecho, Bader asegura que un sector minoritario de los clientes buscan sexo. “Generalmente viene gente que quiere desarrollar su personalidad, ser más carismático, más ingenioso, tener mejor conversación… Al fin y al cabo quieren desarrollar una versión de sí mismos con la que se sientan más a gusto”.

Asegura que un sector minoritario de los clientes buscan sexo. “Generalmente viene gente que quiere desarrollar su personalidad, ser más carismático, más ingenioso, tener mejor conversación… Al fin y al cabo quieren desarrollar una versión de sí mismos con la que se sientan más a gusto”

“Que entiendan los cuerpos, que entiendan las diversidades, que entiendan el placer”

Lola Dacosta tiene su base de operaciones en Bilbao y lleva siete años como sex coach. Además de dar talleres de felación y masturbación femenina, trabaja con los perfiles de Tinder de hombres heteros. Desde las fotografías, debido al poder de la imagen para ligar, hasta otras rutinas del ligoteo.

La frase introductoria “Hola, ¿qué tal?” es uno de sus principales frentes. “Yo les digo muchas veces: ‘Poneros en el lugar de la persona. Esa chica a la que optáis o intentáis seducir ha recibido, antes de que se lo mandaras tú, 200 mensajes. Y de esos 200, más del 75 % son mensajes de ‘Hola, ¿qué tal?’ copiados y pegados. Y no somos tontas’”, explica a Xataka.

Lola Dacosta Ligar Tinder

Lola Dacosta

En sus talleres incluye seducción con lo que llama “el buen sexo”, que estaría fuera del falocentrismo, “no buscando sexo porque sí, sino buscando el placer mutuo, aunque sea solo por una noche”. Esto implica pensar en ellas: “Aunque esta mujer busque en Tinder sexo casual, inevitablemente también quiere irse con alguien que le dé cariño. No amor romántico porque no hay tiempo en ese tipo de relaciones, pero sí un poquito de cariño”. Dacosta insiste en que es importante “sacarlos del falocentrismo y del porno y que entiendan los cuerpos, que entiendan las diversidades, que entiendan el placer”.

“Aunque esta mujer busque en Tinder sexo casual, inevitablemente también quiere irse con alguien que le dé cariño. No amor romántico porque no hay tiempo en ese tipo de relaciones, pero sí un poquito de cariño”

Entre sus clientes tiene “de todo. Y aquí en Bilbao, en el País Vasco en sí, imagínate qué variedad puede haber”, se ríe. Su taller de seducción es lúdico: “Está muy dirigido a buscar la seguridad, a volver a ser niños, que no te daba miedo acercarte a la gente, que hablabas con cualquiera… Les hago ir a un parque y jugar, les hago mirar el mundo al revés…”. Asegura que “se lo pasan pipa”.

El taller no termina en el parque. “Me los llevo a comprar ropa. Ya tengo una tienda donde sé que hay personal shopper, y ella les dice: ‘Esto, esto y esto’. Eso también hace que las fotos estén mejor, que ellos se sientan más seguros…"

“Pasar del selfi en el baño a una foto más profesional seguro que le da otro punto al perfil”

Hablando de fotos. También hay fotógrafos dedicados a mejorar las imágenes de tu perfil en Tinder. Desde hace tres años, Norberto Gutiérrez y Santiago Alonso están detrás de Fotos para ligar, una web cuyo nombre lo dice todo. Madrileños ambos y amigos desde pequeños, Gutiérrez es el fotógrafo y Alonso el que se encarga del marketing y la producción.

Montaron el negocio “un poco por azar, sinceramente”, reconoce Alonso a Xataka. “A Norberto un conocido le pidió unas fotos para Tinder, algo que nunca le habían pedido antes. Cuando me lo comentó, nos pusimos a investigar y vimos que en otros países como Estados Unidos era un servicio muy extendido. Así que, después de analizar todo, nos decidimos a adaptarlo y lanzar una versión inicial para ofrecer este tipo de fotos en Madrid”.

Santiago Alonso Fotosparaligar

Santiago Alonso

“Nunca se me ocurrió ver aquello como un nicho de mercado. Esas cosas las ve más rápido Santiago”, relata Gutiérrez, que era usuario de Tinder desde hacía unos años, a Xataka. “Según fuimos investigando y viendo, me di cuenta de que al final era un servicio fotográfico que, hecho con sensibilidad y buen gusto, podía ser un trabajo bonito, entretenido y, al final del día, satisfactorio”.

Norberto Gutierrez Fotosparaligar

Norberto Gutiérrez

Dichas sesiones pueden ser en exteriores o en estudio, de una o hasta diez fotos retocadas. En el encuentro, Gutiérrez y la persona charlan para tener claro lo que esta quieren. “Lo primero que suelo intentar transmitir es que no hemos venido a hacer una portada de revista, que no vamos a hacer la próxima cartelería de un centro comercial”, explica el fotógrafo. “Queremos que se relajen; después de los primeros veinte disparos, empezarán a estar tranquilos. Incluso, a disfrutar del momento”. En unos días, las fotos están listas para cumplir su función.

“Hay unanimidad”, continúa Alonso, en “una foto que pueda llamar la atención, pero que a la vez no se note muy forzada. Que sea natural”. Para ello, les piden que se traigan la ropa con la que mejor se vean y “que no miren a cámara, excepto que yo se lo pida”, continúa su compañero. “El agujero negro que se abre al mirar frente a frente a una cámara es importante y, al final, tensa a cualquiera que no sea profesional”.

Calculan que en estos tres años han podido tener hasta cien clientes (es un servicio volátil y estacional, según explican), con un repunte en los últimos tiempos. El perfil es sobre todo el de un hombre con una profesión con poco tiempo libre para conocer gente de forma tradicional o que vuelve a buscar pareja después de haber terminado una relación.

Ligar Por Tinder

Han tenido clientes de los 24 a los 55 años, e incluso de fuera de Madrid, que han aprovechado un viaje o han ido a propósito para hacerse una sesión: uno “se recorrió cerca de 300 kilómetros exclusivamente para hacerse la sesión con nosotros. Y después volvió a coger el tren, que trabajaba por la tarde”, explica Alonso. “Muchos nos dicen que han buscado nuestro servicio cuando se encuentran con un perfil que tiene fotos muy buenas, que destacan más que otras y te hacen parar a mirar”.

“Muchos nos dicen que han buscado nuestro servicio cuando se encuentran con un perfil que tiene fotos muy buenas, que destacan más que otras y te hacen parar a mirar”

Gutiérrez advierte que ellos no dan garantías de ligar. “Ni mucho menos. Fotosparaligar te puede ayudar a dar una mayor visibilidad en redes sociales en las que los dedos vuelan frente a una pantalla a derecha o izquierda según la primera foto que tengas colocada. Estamos seguros de que, como mínimo, la gente parará en tu foto y alguna se pasará a leer algo de tu perfil”.

Además, para él tener unas imágenes cuidadas “solo habla bien de la persona, ya que ha invertido un tiempo y un dinero en tener unas fotografías que sean justas y no engañen a nadie”. Como dice Alonso: “Pasar del selfi en el baño a una foto más profesional seguro que le da otro punto al perfil”.

Libros y asesores en el extranjero

Alonso llevaba razón: fuera de España existen desde hace años negocios para mejorar la presencia en Tinder. TinderMentor, por ejemplo, prepara tu perfil en esta aplicación, enseña “estrategias de mensajeo”, según sus palabras, y facilita un coaching para preparar las citas. Y la neoyorquina Meredith Golden cobra lo suyo para crear y gestionar tu perfil.

Quienes prefieran leer tienen manuales en inglés que prometen “manipular el algoritmo” en su beneficio. Volviendo a España, Pau Ninja, el “rey de los milenials”, publicó un libro que aseguraba “más matches, conversaciones, frases y citas”.

Bader destaca que “respecto a la seducción online, afortunadamente se está cambiando un poco más el estereotipo que hay”. Para él, hoy “parece que es más razonable, o para mucha gente más interesante, conocer a alguien por estas aplicaciones que tener que salir de fiesta a una discoteca con todo lo que ello conlleva: exponerte a un tipo de ambiente que no te gusta, gente borracha… Esto te da mucha comodidad y te permite conocer a gente maravillosa”.

“Parece que es más razonable, o para mucha gente más interesante, conocer a alguien por estas aplicaciones que tener que salir de fiesta a una discoteca con todo lo que ello conlleva: exponerte a un tipo de ambiente que no te gusta, gente borracha… Esto te da mucha comodidad y te permite conocer a gente maravillosa”

Gutiérrez resalta que “es importante que nos quitemos de encima prejuicios y estigmas que han tenido anteriormente las redes para conocer gente o ligar. Hoy en día son plataformas en las que podrías encontrar a tu vecino o tu vecina. O a algún compañero de trabajo”. Él, Bader, Dacosta y Alonso ayudan a que el trabajo sea más satisfactorio.

Imágenes | Relevante design; Facebook de Yago Bader; Free-Photos; cedidas por Lola Dacosta y Santiago Alonso, y freestock.com

Trucos Tinder: Más matches, conversaciones, frases y citas

Trucos Tinder: Más matches, conversaciones, frases y citas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir