Compartir
Publicidad
Publicidad

Panasonic SD9, la hemos probado

Panasonic SD9, la hemos probado
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Panasonic SD9 es una de las videocámaras compactas que tanto se están poniendo de moda. Aúnan varias cosas interesantes: tamaño compacto, grabación en tarjetas de memoria y resolución FullHD.

La Panasonic SD9, que recientemente ha sido galandonada con el premio TIPA (Asociación de la Prensa Técnica de la Imagen) a la mejor videocámara de este año 2008, ha estado en nuestras manos durante unos días para evaluarla.

Antes de ver el análisis completo, os adelantamos que la calidad de imagen es bastante buena, pero lo que más llama la atención es su tamaño, más reducido de lo que nos podíamos imaginar, pero que por ese mismo motivo nos ha dejado un par de dudas que son más incomodidades que verdaderos problemas.

De la Panasonic SD9 nos centraremos primero en sus especificaciones. Para empezar es una videocámara que presume de grabar en alta definición (1920x1080p) con ayuda de tarjetas de memoria SDHC y en formato AVCHD. Como veremos, estos aspectos tienen puntos positivos pero también negativos.

Tamaño y manejo

Que grabe en tarjetas de memoria es una ventaja a la hora de hacer una videocámara ligera y compacta. El tamaño de esta videocámara realmente nos ha sorprendido, y su peso, lo mismo, con menos de 300 gramos. Pese a tu tamaño, su manejo es cómodo, y solo si tenemos una mano muy grande puede llevarnos a incomodidades y problemas, que por ejemplo nos pueden llevar a tapar o introducir ruidos en el micrófono. Aprovechamos ya para comentar uno de las ausencias más destacadas de esta videocámara: la entrada de micro. Aunque el que incorpora ha dado buenos resultados, y la cámara está destinada a aficionados que tendrán más que suficiente con el micro integrado, ofrecer una entrada más hubiera subido la nota de la videocámara SD9 unas décimas.

Respecto al sonido, decir que graba en Dolby Digital 5.1. y tiene función de zoom en el micrófono, que coge direccionalidad conforme nos acercamos con el zoom a un motivo. Eñ zoom por cierto es de 10 aumentos, y el control del mismo, suave.

SD9_21.png

Controles y conexiones

Los puntos que menos nos han gustado de esta videocámara Panasonic SD9 ha sido el tema de los controles, su ubicación o la modificación de los mismos. Es seguramente un precio que hay que pagar si queremos tener el tamaño tan reducido que han obtenido con esta cámara de vídeo.

El joystick para controlar los menús, que en el modelo SD5 y otros, iba en la parte exterior, se ha cambiado a la parte interna de la pantalla, con lo que ya no podemos manejar la cámara con una sola mano. Y realmente lo echamos de menos.

SD9_31.png

Sí que han acertado al sacar más a la vista dos funciones muy interesante: Pre-Rec, que como ya te contamos, cuando tenemos activado, va grabando contínuamente los tres segundos previos a que abramos la cámara para grabar. Imaginemos una escena que hay que grabar rápidamente; pues cuando abramos la pantalla o encendamos la cámara, el sistema ya abrá grabado los tres segundos anteriores. Genial. Además, la cámara se enciende y pone a funcionar en unas décimas de segundo. Nos ha gustado mucho.

SD9_4.png

La otra función que Panasonic ha sacado al exterior para destacarla, es la nueva detección de rostros, que nos ha funcionado muy bien.

Como siempre, los controles manuales son una opción en esta videocámara de Panasonic. Destacamos también la estabilización de imagen OIS, que funciona cada día mejor (gran trabajo de Panasonic en este aspecto), y las mejoras y consejos que la interfaz nos va comentando mientras grabamos, pero que ocupan la mayoría de la pantalla, lo que molesta a veces.

En la interfaz y los menús Panasonic ha mantenido el buen trabajo de cámaras anteriores.

En el tema de conexiones, lo más destacable, además del puerto USB, es la conectividad HDMI. El tamaño reducido de la cámara hace que las conexiones estén repartidas por todos lados. En el caso del puerto HDMI lo han ocultado bajo la batería, pero no es mucho problema, pues como veremos, para conectar la videocámara al ordenador o al televisor, tenemos que conectar la fuente de alimentación, aunque la batería tenag autonomía de sobra para reproducir el contenido. Nunca nos ha gustado esta decisión, pero es habitual.

SD9_6.png

Funcionamiento y pantalla

Como hemos dicho, poner en marcha la videocámara SD9 no nos costará nada. Se enciende al instante y ya está lista para grabar. Lo hace en tarjetas de memoria SD y SDHC, pero recomendamos definitivamente las de tipo SDHC y como mínimo de clase 4 para asegurarnos una calidad de grabación adecuada.

Los resultados son bastante aceptables, quizás podríamos ponerle algún pero cuando la luminosidad es baja, pero poco más. La tecnología 3CCD se nota en la calidad de imagen, y los colores, como es habitual, rezuman colorido y contraste. Y el objetivo Leica es una garantía siempre. En el tema de fotos, sigue siendo un extra absurdo que apenas nos sacará de algún apuro muy pequeño.

La grabación tenemos que realizarla completamente con la pantalla. Es de 2.7 pulgadas, aunque parece más pequeña por el tamaño general de la videocámara. Eso sí, ya es hora de que la hagan táctil, porque el manejo de la cámara sería mejor. El joystick nunca nos ha gustado, aunque su manejo es eficaz.

Inconvenientes

La batería es una de las protagonistas de los inconvenientes que le hemos encontrado a esta cámara. La autonomía del modelo que viene de serie es de una hora, que no está mal para ser una cámara tan compacta.

El problema viene cuando queremos recrgarla, pues debemos quitar la misma de la cámara. Pero para hacerlo, debemos abrir la pantalla, y en el caso de que tengamos la función Pre-Rec activada, la cámara se encenderá, se abrirá la lente e inmediatamente se apagará la cámara, lo que la dejará abierta.

Tampoco nos ha gustado que para pasar los vídeos al ordenador, haya que retirar la batería y usar obligatoriamente la alimentación, que por cierto se conecta debajo de la batería.

SD9_7.png

El último aspecto del que queremos quejarnos, aunque no es culpa de esta videocámara, es del formato AVCHD, que nos ha dado mil dolores de cabeza y que solo hemos podido editar correctamente con el programa Pinnacle Studio 11. Mucho les queda por mejorar a todas las marcas respecto a este formato.

Nuestra recomendación final es que, salvo que quieras una cámara muy pequeña, la Panasonic SD5 nos ofrece casi lo mismo que ésta y nos dio mejores resultados en la prueba.

Más información | Panasonic.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos