Nothing Ear, análisis: los auriculares transparentes ahora sí han dado con la tecla para estar entre los mejores

Nothing Ear, análisis: los auriculares transparentes ahora sí han dado con la tecla para estar entre los mejores

  • Probamos la nueva generación de los auriculares transparentes de Nothing, los Ear y sus hermanos, los Ear (a)

  • Aunque son muy parecidos por fuera, por fin han mejorado en lo que realmente importa

7 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Nothing Ear A Review

Nothing ha demostrado que es posible diferenciarse en el campo de los auriculares inalámbricos. Cuando parecía que todos eran copias de los AirPods, la joven compañía nos trajo los Nothing Ear (1), más conocidos como los auriculares transparentes. Esta es su tercera generación y llegan con un sutil cambio en el nombre que muestran su relevancia. Ya no tienen número. Ahora son simplemente los Nothing Ear.

Los hemos estado probando durante más de un mes y ahora entendemos por qué este cambio. Por fin los Nothing Ear han alcanzado ese punto de madurez que se buscaba. Esa mejora interna necesaria para, ahora sí, rivalizar contra cualquier otro fabricante de sonido con tal de posicionarse entre los auriculares más recomendados.

Ficha técnica de los Nothing Ear


Nothing Ear

Dimensiones y peso auricular

29,4 x 21,7 x 24,1 mm

4,62 g

DIMENSIONES Y PESO BASE DE CARGA

47,6 x 63,3 x 22,7 mm

51,9 g

sonido

Driver de 11mm

Diafragma de cerámica

CANCELACIÓN DE RUIDO

Hasta 45 dB

Cancelación activa

Modo transparencia

Rango frecuencias: 5.000 Hz

códecs de audio

AAC, SBC, LHDC 5.0, LDAC

micrófonos

3

Clear Voice

batería

46 mAh (auricular)

500 mAh (base de carga)

Carga USB tipo C

Carga inalámbrica

Autonomía teórica

Hasta 24h (con ANC y base de carga)

Hasta 5,2h (con ANC y con cada carga)

conectividad

Conexión dual

Google Fast Pair

Microsoft Swift Pair

Bluetooth 5.3

compatibilidad

Android 5.1 o superior

iOS 11 o superior

diseño

IP54

Detección in-ear

precio

149 euros

Nothing Ear Auriculares inalambricos Bluetooth con Alta resolución de Audio con LDAC y LHDC, Cancelación de Ruido Activa Inteligente, Ecualizador Avanzado y hasta 40,5 Horas de reproducción - Negro

Tablets, móviles, videoconsolas, portátiles... En Back Market, el marketplace líder en tecnología reacondicionada, encontrarás todo tipo de dispositivos con un descuento de hasta el 60%. Todo renovado por expertos, con 30 días de prueba  y 2 años de garantía.

Consejo ofrecido por la marca

Diseño: si algo funciona, no lo toques

Nothing Ear

Los Nothing Ear son un producto redondo en el apartado del diseño. Son cómodos, ligeros (menos de 5 gramos cada auricular), no se caen y además son muy bonitos estéticamente. Salvo la nueva hornada de auriculares con diseño abierto, como los FreeClip, estos Nothing Ear son probablemente los auriculares TWS más reconocibles hoy en día. Tienen un diseño bastante único que los diferencia rápidamente del resto, que aunque cada uno tiene un estilo propio, en general se repiten las mismas líneas.

Tenemos una especie de imitación del cristal. En realidad es un poliuretano termoplástico pero el resultado es genial. Según los datos de la marca, es translúcido en un 89% y deja pasar la luz. De ahí la etiqueta de auriculares transparentes.

Si ya conociste los anteriores modelos, el nuevo no te resultará tan sorprendente, pero la primera vez que los tenemos delante sorprenden. Además de la estética general, me gustan especialmente los acabados. Con el logo de Nothing Ear en cada uno y un pequeño círculo de color rojo y blanco para indicar cuál es el auricular derecho e izquierdo.

En cada auricular tenemos dos salidas de viento, según Nothing con un 10% de mejor salida de aire respecto a los Ear (2), y la construcción es suficiente cerrada como para ofrecer certificación IP54 ante las salpicaduras. Después de haberlos probado durante varias semanas en el gimnasio, debo decir que ninguna queja aquí.

Nothing Ear Vs Ear A

Si hablamos de la caja de los Nothing Ear, tenemos un cuadrado de plástico también transparente con certificación IP55. Tiene un tamaño lógico, se abre con facilidad, tiene un cierre imantado y para colocar los auriculares también es rápido.  En el lateral tenemos desde el botón físico para emparejar como el puerto USB-C. No destaca especialmente, pero la caja cumple bien con su función.

Como novedad, los Nothing Ear (a), la versión más económica, se presenta con una versión en color amarillo de lo más llamativa. Un modelo más concreto y desenfadado.

Experiencia de uso y aplicación

Competir en hardware contra los grandes fabricantes en difícil. Pero en software es más fácil situarse en la primera línea del mercado, a la mínima que se dedique un poco de atención y cariño. Como ya vimos con el Nothing Phone (2), el software es lo que verdaderamente importa.

Y qué decir de utilizar los Nothing Ear. Una maravilla. Aquí no tengo dudas. Nothing ya es la marca referencia en cuanto a usabilidad de sus auriculares. Su aplicación puede que no sea la más completa ni la que más opciones tenga, pero todo lo que ofrece, lo ofrece con una precisión perfecta y un funcionamiento sin errores.

Nothing App

Es abrir la caja y los auriculares se emparejan de inmediato. Tenemos Google Fast Pair y Microsoft Swift Pair, además de Bluetooth 4.3 y modo de conexión dual para conectarse a varios dispositivos al mismo tiempo. Y como decimos, el resultado es top. Al igual que hay auriculares que suelen dar bastantes problemillas, con los Nothing Ear es justo al contrario. Una experiencia de uso de sobresaliente.

La aplicación está disponible tanto para Android como para iOS y cuenta con un diseño en sincronización con el diseño de los propios auriculares. Otro minipunto para el equipo de diseño del fabricante.

Audio Nothing

Entre las opciones tenemos un ecualizador, control de la cancelación de ruido, un menú donde nos explican los gestos y ajustes para controlar los graves. En el caso de los gestos, funcionan también con bastante precisión. Podemos desde pasar canciones hasta subir el volumen, así como también acceder al asistente de voz. Nothing planea que desde esa opción y los Nothing Phone podamos hablarle a ChatGPT.

Una de las ventajas del Nothing Ear respecto al Ear (a) es que tenemos un ecualizador más avanzado, pudiendo realizar una prueba de audición para crear un perfil de audio específico para nuestros oídos.

Ecualizador Nothing

A nivel de autonomía cumplen. De manera habitual los utilizamos durante nuestra jornada de trabajo y al final del día van pidiendo la hora. Si lo contabilizamos de manera seguida, tenemos aproximadamente unas 5 horas con la cancelación de ruido activa y el volumen al 80% y unas 9 horas si la apagamos y no ponemos el volumen tan alto.

Si tiramos de la base carga, la autonomía se dispara, pudiendo recargar por completo los auriculares unas cinco veces. No son cifras que sorprendan, pero son decentes para el nivel de calidad de sonido y cancelación de ruido que ofrecen. Acabamos contentos en el apartado de la autonomía, aunque aquí hay todavía camino por delante en el futuro.

Como obliga la Unión Europea, vienen con USB-C  y también ofrecen carga inalámbrica de hasta 2,5W.

A la altura de los mejores en sonido y cancelación de ruido

Nothing Ear Diseno Blanco

Los Nothing Ear cuentan con un sistema de sonido reestructurado respecto a los anteriores modelos. En cada auricular tenemos un driver de 11 milímetros y un nuevo diafragma cerámico. A nivel de software, desde Nothing han implementado un algoritmo de mejora de graves y además, por primera vez, se añade compatibilidad con el códec LDAC de Sony, junto a LHDC 5.0 que permite reproducir pistas de alta resolución hasta 24 bit/96 kHz vía Bluetooth.

El resultado es un sonido de primer nivel. No son los mejores auriculares TWS que hemos escuchado, pero la distancia con los modelos top de Sony, JBL o Apple es corta.

Al tener un ecualizador y un control de frecuencias muy bueno, es posible adaptar la música a nuestros gustos. En general el nivel es alto. Las voces son claras, los agudos llegan lejos y los graves no son huecos.

Principalmente he utilizado los Nothing Ear con Spotify. Es una lástima que todavía no tenga sonido en alta resolución para poder aprovechar el LDAC. Sí he reproducido mediante bluetooth varias pistas FLAC para comprobar las ventajas de este códec y debo decir que sí me ha permitido disfrutar algo más de los graves. Todo sea dicho, la diferencia no es suficiente alta. Mientras que con algunos auriculares de diadema sí he visto un salto, con los TWS todavía no estamos en ese punto como para que este añadido sea un factor diferencial.

Nothing Ear Oreja

En cuanto a la cancelación de ruido, es otro punto donde Nothing ha dado un paso adelante también. Teóricamente tenemos una cancelación 1,8 veces más potente que el Ear (2), anulando un 13% más de ruido. Hasta 45 decibelios con frecuencias de hasta 5.000 Hz. ¿Cómo se traduce todo esto? El nivel de aislamiento en cafeterías y entornos ruidos es más que suficiente. En el avión se queda corto. He probado los Nothing Ear en varios vuelos largos y mientras que en el propio aeropuerto me sentía muy cómodo, en el propio vuelo he optado por otros modelos.

Nothing añade un modo transparencia para poder escuchar las conversaciones de nuestro alrededor, pero aquí necesitan perfilarlo. Cuando lo activamos, el nivel de volumen y la calidad general baja considerablemente. Demasiado.

Nothing Ear, la opinión y nota de Xataka

Nothing Ear Analisis

Cuando las cosas se hacen bien se nota. Y cuando ya no es ni la primera ni la segunda generación también. Los Nothing Ear son la consolidación de los auriculares transparentes. Han perdido el efecto sorpresa, pero tenemos un salto adelante en sonido y cancelación de ruido. La autonomía también ha mejorado, aunque sería deseable tener algo más.

Nothing no es la primera marca en la que uno piensa cuando hablamos de sonido, pero tiene muy buenos argumentos. Y el trabajo serio se nota. Estamos ante unos auriculares inalámbricos excelentes. Muy convincentes en todos los apartados y donde vale la pena pagar más por ellos.

Y si no queremos gastar tanto, nuestra recomendación es tirar por los Nothing Ear (a), por 99 euros, muy similares y donde únicamente tenemos un ligero paso atrás en sonido. Sea como sea, los auriculares de Nothing son una compra muy recomendable. A la altura de cualquier otro competidor. Pocos fabricantes recién llegados pueden presumir de ello.

8,5

Diseño 9
Calidad de sonido 8,5
Cancelación de ruido 8,25
Ergonomía 8,5
Experiencia de uso 8,5
Autonomía 8

A favor

  • Nothing mantiene un diseño icónico al mismo tiempo que lo ha mejorado internamente
  • Gran sonido y cancelación de ruido para su rango de precio
  • La experiencia de uso es muy fluida gracias a su buena conectividad y una aplicación cuidada

En contra

  • No destacan especialmente en autonomía
  • La cancelación de ruido ha mejorado mucho, pero sigue sin ser referente


Nothing Ear Auriculares inalambricos Bluetooth con Alta resolución de Audio con LDAC y LHDC, Cancelación de Ruido Activa Inteligente, Ecualizador Avanzado y hasta 40,5 Horas de reproducción - Negro

Los auriculares Nothing Ear y Ear (a) han sido cedidos para la prueba por parte de Nothing. Puedes consultar cómo hacemos las reviews en Xataka y nuestra política de relaciones con empresas.

Inicio