Compartir
Publicidad

Blackberry saca una blackberry para gente a la que le gustan las blackberrys

Blackberry saca una blackberry para gente a la que le gustan las blackberrys
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Discúlpenme la aparente obviedad del titular. Con toda lógica Blackberry no iba a sacar un iPhone, eso nadie lo duda. Lo que sí creo que es noticiable es el segundo punto. Echen un vistazo a la nueva Passport que vió ayer la luz. ¿No perciben algo especial en ella?

Además de la difícil de soslayar cuadratura del dispositivo, lo destacable de la Passport es lo que ha intentado hacer Blackberry esta vez: el mejor móvil con teclado físico qwerty para la productividad, apalancado en su software y servicios, olvidando lo de jugar en la guerra de la experiencia de usuario puramente táctil.

El dilema de RIM

En vida y milagros de Blackberry resumimos una trayectoria, la de la anteriormente llamada RIM, que se vio truncada en su meteórica carrera desde el sector profesional al de consumo por la confluencia de teléfonos táctiles con una gran experiencia y ecosistema junto a sistemas de mensajería multisistema.

Con Blackberry 10 y sus primeros terminales plantaron cuál iba a ser su gran estrategia para reaccionar: un sistema con un interfaz muy novedoso, teléfonos sobre todo táctiles en la gama alta como el Z10 o el Z30 y la pretensión, como me reconocieron directivos de la empresa canadiense, de "recoger a los desilusionados con la falta de innovación de Apple en iPhone".

blackberry 10

Ya sabemos como acabó esta película, Blackberry con una crisis todavía mayor y en aceleración, despidos masivos, salidas de mercados, pasos atrás y un horizonte complicado al no conseguir la venta a su principal pretendiente, Lenovo.

Passport, una blackberry para quienes les gusta la blackberry

Con Passport lo que han puesto sobre la mesa es un regreso a los orígenes, un cuidar a los fieles y a su mercado primero, el profesional. En lugar de pensar "cómo gustamos a los que no quieren teclados físicos", han decidido apostar por aquellos que sí son su público objetivo natural.

Hay varias cosas que me gustan, a priori, del dispositivo: la pantalla, la batería, el teclado físico, la integración de aplicaciones Android vía tienda de Amazon... pero sobre todo me gusta que Blackberry se ha olvidado de hacer un iPhone tras concluir, con acierto, que a ser Apple no va a ganar a Apple.

Eso de hacer una rareza cuadrada muchos lo verán como el último disparate de un fabricante en horas bajas, otros creo que lo recibirán como un gesto por dar el paso natural de una Blackberry en la era de las pantallas grandes.

¿Hubiese sido diferente para ellos si esta hubiese sido su apuesta primera? Creo que en 2013, cuando aparece Blackberry 10 y la Z10, ya daba igual, era demasiado tarde para casi todo: para un nuevo sistema, para hacer interoperable su servicio de mensajería, para ser táctiles como primera experiencia.

Es posible que un poco antes, el haber cuidado a sus verdaderos amantes les hubiese permitido no acabar como una opción tan de nicho. Porque ya siempre será así, si leemos las primeras reviews podemos entender este divorcio, en Verge el marco gira en torno al "es que mi iPhone...", en Crackberry apuntan a que es la mejor Blackberry de la historia. Pues eso.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio