Compartir
Publicidad

Análisis: Logitech MX Air a fondo

5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Enlace al vídeo.

Estos últimos días hemos estado probando el Logitech MX Air, uno de los últimos ratones presentados por este fabricante y cuya peculiaridad más destacada es que puede funcionar tanto como un ratón normal como en el aire, a modo de dispositivo apuntador, parecido al mando de la Wii.

Lo primero que destaca al sacar el ratón de la caja es su diseño. Formas redondeadas y un color negro brillante lo hacen tremendamente atractivo. Es de agradecer, además, que a pesar del acabado brillante no se ensucie demasiado con el uso, aunque desde luego el pasarle un paño de vez en cuando por encima no nos lo quita nadie. El ratón es inalámbrico y viene con un conector USB que actua de receptor y de una base donde colocarlo. Esta base nos sirve para recargar la batería interna del ratón y debe estar conectada a la corriente. La autonomía del dispositivo es de unos cinco días, dependiendo del uso que hagamos de él. Si tenemos la base junto al ordenador lo más sencillo es colocarlo en ella cuando acabemos de trabajar y así no tendremos problemas de autonomía.

Una vez conectado ya podemos empezar a trabajar con él, ya que no es necesario instalar ningún driver adicional, aunque podemos hacerlos para obtener algunas herramientas de personalización. Como ratón normal es un dispositivo bastante estándar, con varias teclas en la parte central que nos permiten movernos por las pistas de música o controlar otras funciones.

A destacar que no incluye una rueda de control, sino que esta se ve sustituida por un panel táctil sobre el que desplazaremos el dedo para movernos por los documentos o páginas. Y este es uno de los puntos flacos de este ratón. Es difícil acostumbrarse a este nuevo modo de control, además de no funcionar tan bien como debiera. La precisión no es tan buena como la rueda, el ruidito que hace molesta bastante y la función de arrastrar para hacer desplazamientos largos se activa muchas veces cuando no lo queremos.

Donde destaca este ratón es cuando lo levantamos de la mesa y trabajamos con él desde el aire. Al contrario que el mando de la Wii (al cual lo hemos equiparado al principio) no requiere estar apuntando a la pantalla, sino que funcionará en cualquier ángulo en el que estemos. La detección de movimiento es realmente buena gracias a la tecnoogía Freespace que utiliza, que convierte nuestros movimientos de mano en desplazamientos en la pantalla.

Pero también permite realizar acciones como pasar de canción con un giro de muñeca o subir y bajar el volumen con un movimiento de la mano. El alcance del ratón es de unos 10 metros, por lo que no deberíamos tener problemas en casi ningún caso.

Como conclusión, el Logitech MX Air no es un ratón para usar con el ordenador de sobremesa. Su espacio natural será el salón, para controlar un HTPC desde nuestro sofá, donde le encontraremos la verdadera comodidad. Al lado del ordenador no deja de ser un ratón más y ni siquiera de los mejores.

Teniendo en cuenta que su precio es de 150 euros es para pensárselo bastante antes de adquirirlo, por lo que solo lo recomendamos si tenemos pensado usar intensivamente la funcionalidad de mando a distancia en el aire. Y con esto no decimos que sea un mal ratón, pero si no usamos sus funciones avanzadas estaremos pagando mucho dinero por algo que podemos comprar mucho más barato, por ejemplo, con otros modelos del mismo fabricante.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos