Síguenos

José María Lasalle

El Consejo de Ministros acaba de aprobar el anteproyecto de la Ley Lasalle, llamada así en honor a su impulsor, el actual secretario de estado de Cultura José María Lasalle. No se trata de una aprobación definitiva. Con esta luz verde se da comienzo el plazo de alegaciones y debate en torno a la enésima ley polémica sobre propiedad intelectual.

La Vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ha anunciado hoy la aprobación del texto del anteproyecto como parte del objetivo a largo plazo de mejorar la eficiencia en la protección de la propiedad intelectual. A continuación os ofrecemos un resumen breve de los principales puntos del anteproyecto.

Derecho de copia privada

La reforma de julio de 2006 ya supuso una poda importante al concepto de copia privada y la Ley Lasalle no hace sino ahondar en ese recorte. De aprobarse el anteproyecto, la copia privada legal queda reducida a aquellas copias que realicemos con nuestros propios medios a partir de un soporte físico original que hayamos adquirido mediante transacción comercial. La copia no es legal si no se cumple alguno de estos requisitos.

Si nos la han prestado, regalado o alquilado no es legal. Si la realizamos con la ayuda o intervención de otros no es legal. Si es copia de un archivo digital obtenido de internet, no es legal aunque el archivo original si se haya obtenido legalmente (mediante descarga legal). Pueden grabarse contenidos de radio y televisión pero no guardarse de forma permanente.

Hay un policía en ti

El anteproyecto obliga a cualquier empresa que preste servicios a identificar a usuarios que ofrezcan enlaces a contenido protegido por copyright bajo pena incluso de sanciones económicas. La ley también obliga a dejar de prestar servicio a las páginas infractoras. Esto significa literalmente que nuestro proveedor de internet está obligado a cortarnos la conexión si enlazamos contenido ilegal. Lo mismo ocurre con nuestro proveedor de hosting, o con Adsense, o con PayPal si usamos u pasarela de pago. El objetico de esta media es asfixiar económicamente al infractor.

Refuerzo de la comisión Sinde

La Ley Lasalle busca armar a la comisión Sinde con un respaldo legal más amplio para que pueda combatir más y mejor las páginas de enlaces. Hay que constatar que cualquier página puede ser denunciada. No sólo las que viven de los enlaces. La nueva ley contempla que cualquier página web puede vulnerar derechos de autor y ser objeto de cierre y sanción.

Los únicos en librarse son los buscadores, que se excluyen explícitamente como páginas que sólo enlazan este tipo de contenidos de forma ocasional y no voluntaria. El anteproyecto también contempla que se podrá obligar a los operadores a bloquear páginas con enlaces contra las que no se pueda actuar por estar alojadas en el extranjero. En términos generales, la Ley Lasalle convierte a la Comisión Sinde en un tribunal paralelo con libertad absoluta para juzgar, condenar, censurar y sancionar.

Canon y SGAE

Pese a que el derecho de copia privada queda reducido a su mínima expresión, el Canon sigue campando a sus anchas. La modificación que incluye el anteproyecto de la Ley Lasalle es especialmente dañino porque obliga a pagar canon a las universidades y centros educativos, que hasta ahora estaban exentos.

Las sociedades de gestión de derechos de autor no están nada contentas con la Ley Lasalle. La razón es que, tras los últimos escándalos en su gestión, si el anteproyecto se aprueba deberán rendir cuentas de su actividad al estado mediante auditorías y las sanciones que aplican deberán estar estipuladas en tramos.

En Genbeta | Hoy sí: la Ley Lassalle acaba de recibir luz verde en el Consejo de Ministros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios