Compartir
Publicidad

Apple, por favor, aclárate de una vez con los puertos

Apple, por favor, aclárate de una vez con los puertos
Guardar
108 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El cambio de conexiones es algo inherente en la evolución tecnológica, sea cual sea el dispositivo y con más frecuencia en un tipo de conexión que en otras. Dichos cambios suceden a medida que aparecen soluciones mejores pero también con los empujones que sufre la industria, y es algo que parece que busque Apple en parte. Ayer conocimos a los nuevos MacBook Pro y uno de los principales cambios con respecto a lo anterior fue que sólo dispondrán de puertos Thunderbolt 3, y como suele ocurrir las dudas surgieron pronto. ¿Dónde conecto mi iPhone, Apple?

Encontrarnos un cambio en los puertos no es algo nuevo y de hecho lo llevamos viendo en los últimos lanzamientos de Apple con especial énfasis. El MacBook de 12 pulgadas quiso revolucionar con un solo puerto para unirlos a todos y los últimos iPhone 7 y 7 Plus vienen sin jack de audio. Pero justo éstos no pueden conectarse sin un adaptador y hay algunas consideraciones con respecto a los nuevos MacBooks.

Donde dije Lighting, digo jack de 3,5 milímetros

Como comentamos, los nuevos iPhones han querido que digamos adiós a nuestros auriculares con cable al menos si pensábamos conectarlos a ellos o si llevan conector de audio de 3,5 milímetros. O ni siquiera en ese caso, dado que el "shock" es menor al incluir en el pack de los teléfonos un adaptador de mini-jack de audio a Lightning, de manera que en un primer momento no obliga a cambiar de auriculares.

iPhone 7
De momento no existe un adaptador de Lightning a jack de 3,5 milímetros

Ahora bien, ¿qué ocurre con el caso inverso? Es decir, ¿qué pasa si quiero conectar mis nuevos auriculares con Lightning al mini-jack de audio de los nuevos MacBook Pro? Que de momento no hay adaptador en este sentido, es decir, de Lightning a jack de 3,5 milímetros, el inverso al que tenemos en los nuevos iPhones.

De este modo parece que esta pequeña contrariedad dentro de los productos de la propia marca sea en la práctica otro puente hacia ese futuro sin cables que ya claramente dijo Jonny Ive que era el objetivo. Además, no sería de extrañar que viésemos pronto un adaptador en este sentido tanto de parte de Apple como de terceros.

Donde dije USB, digo Thunderbolt

El USB 2.0 o 3.0 sigue siendo bastante habitual en la actualidad y es la conexión con la que normalmente vienen los cables de smartphones, discos duros y otros dispositivos que por carga o función necesitan conectarse al ordenador (en 2011 ya se distribuían 3.000 millones de dispositivos con USB al año). Apple apostó desde hace años por los Thunderbolt y en esta ocasión ha incorporado entre dos y cuatro (según modelo) a los nuevos MacBook Pro.

Hasta ahí todo tiene sentido, teniendo en cuenta además que aunque lo abundante aún sean los otros tipos de USB, la tendencia es a que se vaya estandarizando el USB tipo-C reversible. De hecho cabe recordar que el Thunderbolt 3 es el mismo tipo de conexión que el USB tipo-C y son compatibles.

¿Dónde está aquí "el problema"? Teniendo en la hoja de ruta este cambio, es algo sorprendente que sí o sí se tenga que adquirir un adaptador o cable para conectar los iPhones y iPads, dado que todos vienen con cables Lightning-USB "no tipo-C". Los MacBooks Pro por su parte tampoco incluyen un cable Lightning-USB tipo C, el cual sí existe y Apple lo tiene a 29 euros.

Cable USB-C - Lightning

Otro elemento al que han dicho adiós, además, es el lector de tarjetas SD. No es algo nuevo en Apple, dado que ya lo vimos en el MacBook de 12 pulgadas. Así, tanto para aquel caso como para el presente también habría que hacerse con un adaptador USB-tipoC-SD como éste por 54,55 euros de Sandisk si es algo que solemos usar y deseamos o necesitamos mantener.

¿Por qué un monopolio Thunderbolt?

Los puertos Thunderbolt 3 reemplazaron a los Thunderbolt 2 doblando su velocidad y pasando de 20 Gbps a 40 Gbps, y permitiendo también velocidades mayores que los USB 3.0 (5 Gbps) y USB 3.1 (10 Gbps), sirviendo también como conexión de carga al proporcionar potencia. Esto de hecho es una de las ventajas que comentaron en Apple al poder conectar el nuevo cargador a cualquiera de los puertos.

MacBook Pro

Así, Apple también dice adiós al Magsafe, el conector propio de carga que a diferencia de los jacks habituales en portátiles es imantado y encaja por pines. La evolución parece lógica cuando además la conexión Thunderbolt 3 soporta 4K y ethernet a 10 Gb/s entre otras cosas.

A día de hoy el uso de estos ordenadores requerirá probablemente más de un adaptador o migrar a la nube

No obstante, por el momento nos encontramos con las contrariedades que hemos citado en cuanto a los periféricos en general y a los propios dispositivos de Apple, incluyendo los más nuevos. Como ocurre con el MacBook de 12 pulgadas, a día de hoy el uso de estos ordenadores requerirá probablemente más de un adaptador o migrar a la nube según el uso y el servicio que sea, porque no sería el primer movimiento de Apple a nivel de software para intentar conducir a los usuarios a iCloud, como el mantener los 16 GB en los iPhones y iPads de la anterior generación, según explicó Schiller.

Conexiones de portátiles A la izquierda el nuevo Surface Book i7, que tiene en total dos USB 3.0, lector SD, puerto mini Display y mini-jack. a la derecha los dos lados de uno de los modelos del nuevo MacBook Pro con cuatro puertos Thunderbolt 3.

Así, el mini-jack desaparece de los iPhone y se mantiene en los MacBook Pro nuevos y éstos optan por el USB tipo-C mientras el resto de dispositivos mantienen el Lightning o el USB en el otro extremo de sus cables. ¿Es una transición de Apple? Veremos qué puertos tienen los próximos dispositivos, a falta de ver alguna renovación de iMacs o Mac Pro.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos