Compartir
Publicidad

¿Van a ser competitivas las Steam Machines este 2014?

¿Van a ser competitivas las Steam Machines este 2014?
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En en CES del año pasado, la compañía Piston nos dio algunas pistas del futuro más inmediato de Valve: meterse de lleno en el proceso de desarrollo de un sistema operativo para crear ordenadores orientado a jugar. Así fue, a finales de año conocimos sus tres armas: Steam Machines, Steam Controller y Steam OS. Consola, mando y sistema operativo que buscan acompañar a una plataforma que ya es líder en distribución digital: Steam.

Este año en el CES hemos visto unas cuantas máquinas en la feria. El despliegue de Valve ha sido impresionante ya que ha mostrado más de una decena de equipos diferentes que deberían salir a lo largo de este año fabricados por compañías que, sin ser las más punteras, son reconocidas en el sector. Ahora bien ¿será el 2014 el año de las Steam Machines?

Valve, de hacer juegos, a hacer Steam OS

Valve se hizo un nombre con Sierra cuando hace ya más de una década firmó el soberbio Half Life. Un juego de acción en primera persona que trajo consigo no sólo una de las mejores aventuras del género sino también la popularización de las modificaciones de su motor para crear títulos nuevos como el de sobra conocido Counter Strike.

Desde ahí fue creciendo y sentando las bases de Steam, lo que empezó siendo una plataforma de juego online para convertirse posteriormente en la referencia cuando hablamos de distribución digital de videojuegos. Otros le siguen a la zaga, pero ninguno llega al nivel que ha logrado Valve.

Steam Machines

Ahora estamos en una tercera fase donde el horizonte de Valve se ha expandido y va más allá de una plataforma de juegos para ordenador. Steam OS viene como un sistema operativo completo que parte de Linux y sirve como plataforma optimizada en la interfaz para poder lanzar juegos, comunicarse con otros usuarios, etc.

A su favor juega la libertad: podremos modificarlo a nuestro antojo tanto si somos usuarios poco expertos como si nos gusta tocar cada aspecto. No nos limita a Steam OS y podemos usar varias plataformas sin ningún impedimento por parte de Valve y los fabricantes. De hecho a su favor tiene también que se puede instalar en cualquier ordenador, no sólo en las máquinas preparadas.

El objetivo es convertirse en un sistema operativo completo para máquinas dedicadas a jugar. Ya los conocemos y también su objetivo: plantar cara a las consolas de sobremesa y demostrar que el videojuego en ordenador no es un producto de nicho.

Ahora bien, Valve afronta este reto en una clara desventaja. Por un lado, hasta ahora, no hemos visto una estrategia muy clara alrededor del modelo de Steam OS y las máquinas compatibles. Sabemos que se puede instalar en prácticamente cualquier ordenador, que los fabricantes sacarán modelos a la venta y que además será un entorno abierto.

El precio: consolas caras, videojuegos baratos

No se puede decir tampoco que su precio de entrada sea barato: quitando la iBuy Power, con menos de 500 dólares, nos encontramos con máquinas que oscilan entre los 800 y los 1.000 dólares con especificaciones técnicas buenas pero lejos de ser punteras. Insisto, podemos instalar el sistema operativo en un PC más económico y potente pero ya estamos hablando de algo diferente.

De acuerdo, aceptamos que están en el rango de precio de los PCs, aunque más caras que las consolas pero además no hay contenido todavía lo suficientemente potente, recordemos que no todo el catálogo es compatible con Steam OS, para competir de tú a tú con los ordenadores convencionales y también con las consolas. Todavía queda definir esa estrategia y cuáles son los principales atractivos para atraer a los consumidores.

Tienen a favor el precio de los juegos, con las ofertas de temporada, las diarias, los fines de semana gratuitos y promos puntuales. Es un atractivo bastante importante de cara a atraer usuarios y, no nos engañemos, Valve acabará haciendo todo lo posible para tener la mayoría de su catálogo, si no todo, en estas consolas.

Por otro lado, Valve parece estar delegando la comunicación y el marketing a cada fabricante. Un Juan Palomo donde cada compañía tendrá que ver cómo promocionar su máquina para llegar al comprador. Steam Machines que, recordemos, no van a ser precisamente económicas de salida salvo uno o dos modelos.

Steam Machines

2014 no será su año, pero su futuro es prometedor

A día de hoy, las Steam Machines no son competitivas en muchos aspectos: no ofrecen nada que no se pueda hacer con un ordenador montado por piezas y con Steam OS instalado por nuestra cuenta, las consolas recordemos que llevan arquitecturas a medida. Además, no nos engañemos: Steam es grande en PC pero sigue siendo un mercado muy pequeño.

Es un hecho que el mercado de los juegos de PC se ha ido haciendo cada vez más pequeño. De hecho, que las ventas de ordenadores hayan caído un 10% en 2013, según IDC, tampoco es un buen indicio para ver un futuro próspero a corto plazo. Siguen llegando muchos juegos, bastantes exclusivas y algunos muy buenos, pero en volumen son una cifra reducida.

Steam Machines

De momento las sensaciones con Valve y sus Steam Machines son un poco frías. Parece que el mensaje que dan es de: aquí estamos, éstas son nuestras máquinas y ya cuando avance el año iremos diciendo más. Si comparamos esto con la estrategia de los fabricantes convencionales de consolas (aunque la nueva generación ha sido ligeramente una excepción), las diferencias son bastante grandes. Al menos de cara al usuario, se nota que todavía hay muchos detalles que definir o, si están ya, de comunicarlos públicamente.

Dudo mucho que este 2014 sea el año de las Steam Machines. Llegarán a las tiendas, más online que físicas sospecho, pero las cifras que cosechen andarán lejos de ser grandes, lo cual no tiene que significar que decepcionen a sus respectivos fabricantes. Su futuro es prometedor, pero de momento hay mucho camino que recorrer para consolidarse.

Steam Machines

Personalmente espero que lo hagan, sobretodo para reintroducir al PC por la lucha frente a las consolas de toda la vida. Quizá la vida de los ordenadores para jugar ya está lejos de la clásica CPU, del mismo modo que parece que la informática de andar por casa se acerca más a otros formatos post PC como son los tablets y los convertibles.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio