Publicidad

Estos son los coches eléctricos con mayor batería (y los que están por llegar)
Vehículos

Estos son los coches eléctricos con mayor batería (y los que están por llegar)

Publicidad

Publicidad

Uno de los principales condicionantes de los vehículos eléctricos es su autonomía, que depende directamente del elemento que más los encarece: la batería. Desde hace años, los productores de coches eléctricos se ven en la difícil situación de encontrar un equilibrio perfecto: que la batería de sus modelos ofrezca una autonomía aceptable, pero sin que esto implique ofrecer precios desorbitados.

Pero las situaciones cambian y la técnica avanza. Desde el año 2010 el precio de las baterías ha bajado desde 806 euros cada kWh hasta 315 euros. Un 65% de reducción en costes que no hará más que aumentar en los próximos años. Y esto, por supuesto, tiene un impacto enorme en la autonomía de los nuevos coches eléctricos y los que están por llegar. A continuación daremos un repaso a los principales modelos.

Cómo se mide la autonomía

Pero hablar para hablar de la capacidad de las baterías, en este caso, debemos hacerlo tomando como referencia la autonomía que otorgan a los vehículos. Aunque la autonomía de un vehículo es relativa y depende de muchos factores. Consumirá más un coche cuyo trayecto transcurra por regiones montañosas que otro que se desplace en carreteras sin pendiente, por ejemplo. También influye que el coche vaya lleno o vacío, que se realice conducción eficiente e, incluso, si se evalúa cuando haya frío o calor.

Coches cargando

Precisamente por esta razón existen varios ciclos de homologación que evalúan la autonomía en función de distintos parámetros. Y este punto puede llegar a ser algo confuso porque actualmente en Europa se utilizan en paralelo dos maneras diferentes de medir el consumo de un vehículo y su autonomía. Se trata de los ciclos de homologación NEDC y WLTP. Pero no desesperes porque esta situación es transitoria y no tardará en imponerse uno de los dos.

Actualmente en Europa se utilizan en paralelo dos maneras diferentes de medir el consumo de un vehículo y su autonomía.

El ciclo europeo de homologación NEDC evalúa bajo los mismos estándares el consumo de todo tipo de vehículos, ya sean de gasolina, diésel o gas, híbridos o eléctricos. Aunque si hay algo en lo que existe consenso entre las distintas partes es que sus evaluaciones son, cuanto menos, optimistas.

Se trata de una prueba que se realiza en edificio colocando el coche sobre rodillos que harán girar sus ruedas. En cuanto a condiciones ambientales, se realiza a una temperatura muy suave (entre 20 ºC y 30 ºC) y sin considerar el efecto que podría tener el viento sobre el vehículo o una carretera con pendiente. Por otra parte, la única carga que lleva el vehículo es la del conductor, y no considera el consumo eléctrico del encendido de faros o de cualquier accesorio interior en el vehículo. Y, para rematar, las aceleraciones son muy suaves. Todo esto falsea un dato de autonomía que en condiciones normales de circulación es difícilmente igualable.

Era evidente que las mediciones en este ciclo no reflejaban la realidad de los usuarios y, por ello, se ha aprobado el ciclo de homologación WLTP con la intención de armonizar la medición de los consumos. Entró en vigor el pasado mes de septiembre de 2017, hace exactamente un año, y la razón de que coexista con el NEDC es que aún se encuentra en periodo de adaptación hasta 2020.

BMW eléctrico

En el caso del WLTP se cuenta con una prueba de consumo mucho más estricta que da como resultado una autonomía de un 25% menor que la estimada en el NEDC para el mismo modelo de vehículo. Se evalúa el consumo ante aceleraciones más intensas y duraderas, mayores velocidades y otra serie de condicionantes que están presentes en la conducción. Nos da una idea más realista de lo que el coche finalmente va a consumir y, por tanto, la autonomía que tendrá para un uso diario normal.

Los coches con mayor autonomía del mercado en 2019

Una vez vista la distinción entre los ciclos de homologación toca centrarnos en la autonomía de los vehículos que están disponibles este mismo año 2019.

Por un lado tenemos los vehículos de gama premium, entre los que claramente Tesla continúa liderando el ranking con su Model S 100D, que llega a una autonomía de 610 km medida en el ciclo WLTP gracias a su batería de 100 kWh. La versión superior del Model S, sin embargo, pierde un poco en autonomía por el incremento de consumo de potencia, aunque le sigue muy de cerca. A ellos se aproxima también el Jaguar I-Pace, con sus 470 km de autonomía gracias a una batería de 90 kWh.

Además, el recientemente lanzado Porsche Taycan pretende apretar la competencia en el escenario de las berlinas eléctricas premium, ofreciendo un diseño muy cuidado y autonomías de hasta 450 km en su modelo Turbo S. Todo esto, además, con el prestigio y exclusividad del sello Porsche.

Tesla Supercharger

Por otra parte, el Tesla Model X recibe también la competencia de dos nuevos SUV premium que han irrumpido también en el mercado durante este año 2019. Pertenecen a las firmas Mercedes-Benz, con su modelo EQC de 416 km de autonomía, y Audi, con su modelo e-tron de 400 km de autonomía.

A continuación se muestra una tabla con la autonomía en orden decreciente de los coches premium eléctricos disponibles actualmente en el mercado:

Modelo

Autonomía WLTP (km)

Capacidad de la batería (kWh)

Tesla Model S 100D

610

100

Tesla Model S P100D

590

100

Tesla Model X 100D

505

100

Tesla Model X P100D

480

100

Jaguar I-Pace

470

90

Porsche Taycan Turbo S

450

93,4

Mercedes-Benz EQC

416

80

Porsche Taycan Turbo

412

93,4

Audi e-tron

400

95

Por otra parte, encontramos que en gamas más asequibles la autonomía se aproxima bastante a la de los modelos ya mencionados. Tesla continúa liderando la lista con su Model 3, de 600 km de autonomía para el modelo Long Range RWD, gracias a una batería de 75 kWh.

Sin embargo, durante 2019 se han lanzado numerosos modelos eléctricos de las principales marcas automovilísticas, que hacen que estemos ante el año más fructífero de la historia del vehículo eléctrico. Las cifras de autonomía son cada vez más competitivas, y los importantes cambios estratégicos tomados por los principales fabricantes de vehículos tradicionales les convierten en rivales a tomar muy en serio para fabricantes puramente eléctricos como Tesla.

Con el esperado Volkswagen ID.3, la gigante alemana ha conseguido posicionarse en los primeros puestos de la lista en cuanto a autonomía gracias a sus 550 km homologados con la batería de 77 kWh. Además, presentan otras dos variantes de este modelo de 420 km y 330 km de autonomía respectivamente.

Carretera con vehículos

A continuación se resumen los valores de autonomía y capacidad de batería para los principales modelos de vehículo eléctrico no premium:

Modelo

Autonomía WLTP (km)

Capacidad de la batería (kWh)

Tesla Model 3 Long Range RWD

600

75

Volkswagen ID.3 (Alta autonomía)

550

77

Hyundai Kona (Autonomía extendida)

482

64

Kia e-Soul (Autonomía extendida)

452

64

Volkswagen ID.3 (Media autonomía)

420

58

Opel Ampera-e

415

60

Tesla Model 3 Standard Range Plus RWD

409

54

Renault ZOE

390

52

Nissan Leaf e-Plus

385

62

Peugeot e-208

340

50

Opel Corsa-e

330

50

Volkswagen ID.3 (Baja autonomía)

330

45

Hyundai Kona (Autonomía estándar)

312

39,2

BYD E6 400

300

82

Hyundai Ioniq 2019

290

38,3

Nissan Leaf 2018

285

40

Kia e-Soul (Autonomía estándar)

276

39,2

Mini Cooper SE

270

32,6

BMW i3

255

22

Volkswagen e-Golf

225

35,8

Además, durante este año 2019 se han presentado también modelos de vehículo eléctrico específicamente diseñados para entornos urbanos. Volkswagen, a través de su marca madre y también de sus marcas SEAT y Skoda, ha hecho una apuesta por el vehículo urbano y asequible presentando tres modelos de igual batería y autonomía: 260 km y 36,8 kWh. Por otra parte, Smart se une a la apuesta por el vehículo eléctrico también presentando sus modelos urbanos.

A continuación se resumen los valores de autonomía y capacidad de batería para los principales modelos de vehículo eléctrico urbano:

Modelo

Autonomía WLTP (km)

Capacidad de la batería (kWh)

Volkswagen e-Up

260

36,8

Seat Mii Electric

260

36,8

Skoda CITIGOe iV

260

36,8

Smart EQ ForFour

100

17,6

Smart EQ ForTwo

100

17,6

Baterías del futuro: lo que está por llegar

La piedra angular para conseguir mayor autonomía en los coches eléctricos es la batería, aunque casos como el e-Golf demuestren que tampoco se puede desatender una adecuada optimización del consumo del vehículo. Tras este caso fallido, Volkswagen ha hecho uno de los mayores despliegues en materia de vehículo eléctrico con su plataforma MEB, posicionándose este año como uno de los principales fabricantes para el mercado eléctrico.

Coche cargando

A día de hoy, las baterías más implementadas en el sector del vehículo eléctrico son las de ion-litio. Y aunque no tardarán en imponerse alternativas sí que es cierto que estas aún no han conseguido llegar a su máximo potencial. Se trata de una tecnología que se lleva desarrollando desde hace algo más de dos décadas y a la que aún le queda recorrido. Sin embargo, la búsqueda de alternativas o mejores soluciones supone un quebradero de cabeza para científicos y centros de investigación de todo el mundo.

El objetivo es poder conseguir baterías que den mayor autonomía y a menor coste. En ese sentido, como vimos al comienzo de este artículo, la reducción de precio de las baterías actuales continuará en aumento los próximos años. Además, en fase de investigación se encuentran tecnologías novedosas como las baterías de litio y azufre o las de estado sólido.

Volkswagen

Precisamente en estas últimas está trabajando el Grupo Volkswagen, que ha firmado un acuerdo de colaboración con QuantumScape Corporation. Son especialistas en baterías de estado sólido y su implementación en el sector del vehículo eléctrico, como avalan sus más de 200 patentes y aplicaciones. Ya fabricantes como Toyota habían desarrollado algunas patentes en esta línea, aunque Volkswagen con este acuerdo consigue impulsar su apuesta por la innovación tecnológica y la mejora en sistemas de acumulación.

Con las baterías de estado sólido, de mayor densidad de capacidad energética, se pretende conseguir más del doble de autonomía en los vehículos y un tiempo de carga hasta seis veces menor. Así, por ejemplo, el e-Golf pasaría de los 300 km de autonomía según el ciclo NEDC a unos 750 km. Un aumento considerable y necesario en un sector cuyo principal escollo es la baja autonomía y los elevados tiempos de carga.

Las baterías de estado sólido consiguen más del doble de autonomía con tiempos de carga hasta seis veces menores.

Lo que está claro es que el sector del vehículo eléctrico está avanzando a pasos agigantados en cuanto a prestaciones, tecnología e infraestructura. Ya este año 2019 disponemos de vehículos de gama media que incluso superan los 500 km de autonomía real, cosa que hace unos años parecía impensable y la infraestructura de puntos de carga está creciendo con agilidad en nuestro país. Cada vez está más cerca y accesible ese ideal eléctrico por el que muchos ya apuestan. Y el futuro próximo parece ser prometedor.

Contenido actualizado con nuevos modelos en noviembre de 2019.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir