Alguien está resucitando los viejos iPad y dándoles una nueva vida. Y lo está haciendo con Linux

Alguien está resucitando los viejos iPad y dándoles una nueva vida. Y lo está haciendo con Linux
28 comentarios

En los últimos meses hemos visto como el proyecto Asahi Linux ha logrado que sea posible instalar Linux en los Mac con el chip M1. Ahora hay quien está trabajando para hacer algo así, pero en los viejos iPad que se lanzaron antes de 2014.

Estas tabletas ya no cuentan con soporte oficial de Apple y es probable que ya no estén disponibles muchas de las aplicaciones que los usuarios querrían usar, pero siguen pudiendo ser aprovechados  para pequeños servidores caseros o, por qué no, para montar tabletas de retro-gaming.

Ese iPad que tenías en un cajón sigue siendo útil

Un desarrollador de Linux llamado Konrad Dybcio ha colaborado con un entusiasta que tiene como alias en Twitter "quaack723" y han logrado que sea posible iniciar un iPad Air 2 con el kernel Linux 5.18, un hito singular teniendo en cuenta que este dispositivo fue diseñado para correr solo el sistema operativo iOS (ahora iPadOS) de Apple.

Para el proyecto han usado una distribución Linux llamada postmarketOS basada en Alpine Linux. La elección es lógica ya que esa "distro" está pensada para dispositivos Android.

Para lograr superar los mecanismos de seguridad del iPad Dybcio parece haber usado el exploit 'Checkm8' que se descubrió en 2019. De momento han logrado ejecutar Linux en varios iPads que usan los chips A7 y A8 —como el iPad Air, el iPad Air 2 y algunas viejas generaciones del iPad mini".

Todo apunta a que pronto será posible replicar el proceso en cualquier dispositivo con esos chips, incluidos los iPhone 5S e incluso el HomePod original.

Este singular proyecto aún sigue en fases preliminares y tiene limitaciones importantes. De momento no es posible montar un sistema de ficheros, y no existe soporte USB ni Bluetooth. También será difícil lograr que la conectividad a redes, el audio o la aceleración de los gráficos —que está dando mucha guerra a los desarrolladores de Asahi— funcionen, pero el proyecto va por buen camino.

Es cierto que a estas alturas los chips A7 y A8 son modestos y que normalmente estaban acompañados de 1 o 2 GB de RAM. Eso limita las opciones, pero si esta iniciativa sigue dando buenas noticias sería perfectamente posible reaprovechar esos viejos iPad para crear pequeños servidores domésticos, pantallas inteligentes o consolas de retrogaming.

Vía | Ars Technica

Temas
Inicio