Hay pocas películas distópicas tan perfectas como esta de Terry Gilliam que acaba de aterrizar en HBO Max

Hay pocas películas distópicas tan perfectas como esta de Terry Gilliam que acaba de aterrizar en HBO Max
4 comentarios

Distopías hay muchas. Es un subgénero de la ciencia-ficción (mucho más ahora que las series permiten describir las peculiaridades de los mundos futuros con mucho más detalle y precisión que en las películas, donde personajes y acción tienen preferencia) que los fans siempre han seguido con especial interés. No en vano, dos clásicos absolutos de la literatura de género, '1984' y 'Un mundo feliz', son dos clásicos distópicos.

De hecho, 'Brazil', la obra maestra de Terry Gilliam de 1985 que acaba de aterrizar en HBO Max (y cuya fecha se escapa solo por un año de coincidir con la profética obra de George Orwell) está fuertemente inspirada por '1984', aunque viene bañada por un fuerte componente satírico que también recuerda a obras maestras de Franz Kafka como 'El proceso'. No podía ser menos viniendo de alguien que había militado en los Monty Python, escindidos solo un año antes.

De hecho, es en la última película del grupo, 'El sentido de la vida', donde se puede rastrear el ADN de 'Brazil': en el espléndido corto de 17 minutos que precedía a la película, 'The Crimson Permanent Assurance', donde un grupo de ancianos oficinistas se convertían en piratas y abandonaban la vida burocrática en busca de aventuras. La burocracia sacada de madre también es el objetivo de 'Brazil', solo que aquí se le dota de una ambientación futurista que permite a Gilliam poner en solfa también a la sociedad de consumo, al culto a la imagen y a las vidas sometidas a los engranajes del sistema.

En el mundo deprimentemente futuro (y actual a la vez) de 'Brazil', todo arranca cuando una mosca cae dentro de un ordenador y cambia el apellido del revolucionario Harry Tuttle por el del tranquilo padre de familia Harry Buttle, que es detenido y asesinado por las fuerzas de seguridad. El burócrata Sam Lowry (Jonathan Pryce) recibirá el encargo de devolver un talón a la familia, y en pleno laberinto de papeleos conocerá a la mujer de sus sueños, con la que aspira a escapar de ese infierno de oficinas y horarios.

Temas
Inicio