Fantasía de calidad en HBO Max para una película con una estética única y una imaginación desbordante

Fantasía de calidad en HBO Max para una película con una estética única y una imaginación desbordante
9 comentarios

Es una pena que el director de origen indio Tarsem Singh no haya tenido más éxito con sus propuestas, porque tiene un ideario estético absolutamente apabullante. Quizás la cima de su creatividad y su talento se dio con 'The Fall. El sueño de Alexandria', que ahora podemos ver en HBO Max. Es una fantasía que funciona como un cuento de hadas hiperestético y donde se dan cita muchas de las obsesiones del director: de la dark fantasy a las texturas oníricas, pasando por el terror y el folclore tomado de su país natal.

En 'The Fall', el punto de partida está en un hospital en Los Angeles en los años veinte, donde uno de los pacientes, un doble de secuencias de acción en el cine de la época, le cuenta a otra paciente, una niña, la historia de cinco héroes míticos de procedencias muy distintas. Es solo el arranque de una fantasía que roza la abstracción y las ambientaciones irreales, y que se rodó a lo largo de 4 años en 28 países distintos.

Singh obtuvo un éxito considerable con su debut, la sensacional 'La celda', una película que en su día se vendió como una producción a rebufo de 'El silencio de los corderos', pero que iba en realidad mucho más allá. El talento visionario de Singh ya se había curtido en videoclips como 'Losing my religion' de REM.

Su carrera siguió adelante con películas como la colosal 'Inmortales' (otra que intentaron vender como imitación de otro éxito, en este caso '300') y la también notable 'Blancanieves (Mirror, Mirror)', que conecta con 'The Fall' en su acercamiento especialísimo a los cuentos de hadas. Pero quizás la película que nos ocupa hoy sea la más personal e inclasificable de toda su trayectoria, un pulp lujoso y visionario que se saldó con un espectacular fracaso de taquilla. Hagámosle hoy justicia.

Temas
Inicio