Publicidad

2014, el año de las series de Netflix y Amazon
Streaming

2014, el año de las series de Netflix y Amazon

Publicidad

Publicidad

'Heroes' fue, probablemente, una de las series que más partido le quiso sacar a Internet. Cada semana, después del capítulo, NBC intentaba atraer a los seguidores más acérrimos con contenidos adicionales, especialmente diseñados para ser distribuidos online. Tenían cómics, pero también webisodes en los que podíamos ver a nuevos personajes o, en contadas ocasiones, ver cómo los protagonistas de la serie participaban en alguna escena.

Sin embargo, parecía más una presencia por compromiso que por querer estar y ser conscientes de todo el mundo de posibilidades que les ofrecía la red. Los contenidos eran simplones, parecían de bajo coste y en realidad eran un extra totalmente prescindible. En general, y para las grandes cadenas y productoras, Internet siempre ha sido más un fastidio que un recurso al que dedican lo mínimo (y como resultado esos webisodios baratos que comentábamos)... hasta que llegó Netflix.

El contenido propio como elemento diferenciador

Cuando repasábamos por aquí qué podría aportar Netflix en España, nos hacíamos eco de algunos problemas que este servicio de streaming tiene en Estados Unidos a la hora de conseguir nuevos contenidos. Con algunas grandes distribuidoras, como Netflix, tienen importantes acuerdos. Sin embargo, las cadenas de cable no lo ven con buenos ojos ya que es competencia, y por eso en Netflix no verás series de HBO o Starz.

Además, cada vez hay más alternativas en el mundo del video bajo demanda. ¿Cómo diferenciarte de los demás y conseguir un punto "extra" que atraiga a nuevos suscriptores? La respuesta es fácil y todos los portales VOD se han dado cuenta tarde o temprano: la ficción propia. Contenidos producidos en exclusiva cada servicio y que, además, controlan ellos mismos de cara a una distribución internacional.

Todos quieren sus propias series

Vale, el contenido original está muy bien pero ¿merece la pena gastarse una importante suma de dinero en una serie para emitirla únicamente a través de su propio servicio VOD? ¿Es rentable? En 2012 comenzaron los experimentos. Netflix dio un primer paso con 'Lilyhammer', con un protagonista de 'Los Soprano' interpretando a un mafioso que se iba a vivir a Noruega, aunque no fue realmente una serie propia sino una coproducción junto a la cadena noruega NRK1.

Paradójicamente fue Hulu el primer portal en animarse con una serie exclusiva propia. En España Hulu no se conoce demasiado, pero se trata de una apuesta conjunta entre los tres grandes grupos mediáticos y sus cadenas de televisión (NBC, FOX y ABC). A diferencia de Netflix, Hulu sí que ofrece temporadas en curso y, además, tiene acuerdos importantes con otras cadenas, emisoras deportivas e incluso canales internacionales (como BBC).

Volviendo a la primera serie de ficción original producida por Hulu, ésta fue 'Battleground', una comedia bastante desconocida fuera del mundillo seriéfilo sobre las elecciones estatales de Estados Unidos. Al igual que ocurrió con la NBC en su día, Hulu apostó por el bajo coste, por el contenido barato (que no por ello malo, que conste, la serie era interesante) y por no esmerarse demasiado con la producción. Era un simple experimento.

Amazon y Hulu comenzaron con mal pie y con una apuesta bastante floja (tanto en calidad como en presupuesto y recursos dedicados)

A comienzos de 2013, Amazon se animó también con su propio contenido. En este caso, con una vuelta de tuerca interesante: el portal ofrecía los pilotos de todos sus proyectos y eran sus espectadores los que votaran para decidir cuáles se convertían en series y cuáles no. De aquella hornada salieron proyectos como 'Betas' y 'Alpha House', series descafeinadas que, de nuevo, eran algo flojillos. No era una apuesta contundente, de calidad, sino algo casi por figurar y a ver qué ocurría.

'House of Cards', un antes y un después


Imagínate que estás dando tus primeros pasos en la pintura. Llevas tiempo trabajando en un lienzo que, bueno, no es ninguna obra de arte pero para ser el primero... no está mal. Y ¡zas! Llega Picasso (por decir alguien) y te planta uno de sus espectaculares cuadros sobre la mesa. Eso hicieron los ejecutivos de Netflix con 'House of Cards', una apuesta que dejó en ridículo a lo que el resto de competidores estaban haciendo.

No es una webserie más, no es una serie de Internet: es una serie que no tenía nada que envidiar a otras que se emitían en las principales cadenas, tanto en abierto como de cable, en Estados Unidos. Y prueba de ello son los nombres que tiene detrás: Kevin Spacey como protagonista (¿alguien se imaginaba a una gran estrella de Hollywood protagonizando una serie para Internet hace algunos unos años?) y David Fincher, junto a otros nombres importantes del sector, a los mandos del drama.

'House of Cards' consiguió lo que ninguna otra serie creada para Internet había conseguido antes: parecer una serie más de televisión. De hecho, Netflix se la arrebató a otras cadenas.

De hecho, los responsables de la versión americana de 'House of Cards' (está realmente basada en una serie inglesa de mismo título) la ofrecieron a cadenas importantes como HBO, Showtime o AMC. Sin embargo, Netflix sacó el talonario y superó las ofertas que éstas habían hecho. El guión del piloto ya estaba listo a comienzos de 2011 y, poco después y con la bendición económica del portal de vídeo, comenzaron a firmar los primeros actores.

Cda capítulo de 'House of Cards' cuesta 4 millones de dólares

El CEO de Netflix reconoció en una entrevista que el rodar (únicamente rodar) las dos temporadas de 'House of Cards' les había costado 100 millones de dólares. Por ponerlo en perspectiva, se estima que un episodio de 'Mad Men' cuesta 1 millón de dólares, mientras que cada capítulo de 'House of Cards' asciende a 4 millones de dólares. Es una buena serie, pero una serie cara.

La gran pregunta es ¿a Netflix le compensa pagar este dinero? ¿Consigue muchos suscriptores por 'House of Cards'? En una entrevista, Kevin Spacey, que también es productor ejecutivo, decía que el equipo había calculado que tendrían que conseguir 565.000 nuevos suscriptores por 'House of Cards' para no perder dinero. Desde el lanzamiento de la serie, en febrero de 2013, y contando hasta octubre de 2014, Netflix ha conseguido 17 millones de nuevos usuarios.

¿Qué parte del mérito debe llevarse por ello 'House of Cards'? Por desgracia no ofrecen cifras de audiencia más concretas así que la respuesta únicamente la conocen ellos, pero, al menos, puede decirse que 'House of Cards' ya ha hecho historia: se ha convertido en la primera serie que no se emite por la televisión tradicional en conseguir ser nominada a las principales categorías (entre ellas Mejor Drama) de los prestigiosos Premios Emmy. De hecho, es una de las favoritas tanto entre el público como entre la crítica.

2014 fue el año de la consolidación de 'House of Cards' que, tras el éxito de sus dos primeras temporadas, pronto estrenará una tercera

Y, por último, ¿qué parte de riesgo conlleva el dar luz verde a un proyecto así? No es casualidad que Netflix haya apostado por 'House of Cards': el portal analiza frecuentemente los hábitos de sus usuarios para saber qué contenido tienen que comprar (o, en este caso, crear). ¿Qué series suelen ver? ¿Cuáles son las más populares? ¿Qué actores tienen más éxito? ¿Qué temáticas tienen mejor recepción? ¿Cuándo pausas? ¿Cuándo dejas de ver algo? Toda esta información que las cadenas tradicionales no tienen sí que está a disposición del servicio VOD. Netflix sabía que 'House of Cards' iba a triunfar.

Netflix lo está haciendo bien


Pero 'House of Cards' no es la única serie "cara" y de calidad que Netflix tiene entre manos. Aunque a menor escala, poco después llegó 'Hemlock Grove' que, aunque no ha tenido tanta repercusión como su hermana mayor, también cuesta 4 millones por episodio. 'Orange is the new black', otra de las preferidas del público y también habitual en los premios, no alcanza los 4 millones por capítulo pero está cerca. Todas ellas son proyectos de alto presupuesto.

¿No son demasiadas series para un portal de vídeo bajo demanda? No olvidemos que no son un gran estudio, no tienen grandes recursos cinematográficos a su alcance y tampoco tienen el "colchón" que pueden tener otras compañías para arriesgarse con uno o varios proyectos. Pese a todo, Netflix sigue tirando la casa por la ventana en lo que a proyectos propios se refiere, además de rescatar otros de otras cadenas (como 'Arrested Development' o 'The Killing'). Están comprometidos con la causa del contenido propio.

Durante 2014, y además de resucitar las dos series canceladas que acabamos de mencionar, estrenaron 'Marco Polo'. Inicialmente iba a ver la luz en Starz pero al final fue Netflix quien decidió apostar por ella. Se trata de su apuesta más ambiciosa hasta la fecha, con un coste de 90 millones por diez capítulos. Eso sí, no han parecido conseguir reacciones tan favorables a ella como en anteriores series.

Y si 2014 fue interesante para Netflix, más lo es aún lo que falta por llegar: en 2015 se espera que estrenen las cuatro series y la miniserie que están preparando sobre el Universo Marvel, el drama 'Narcos', la serie de ciencia ficción 'Sense 8' y la vuelta de 'Longmire' (otra serie cancelada y rescatada), entre otros proyectos. En unas recientes declaraciones, el CEO de Netflix aseguraba que la idea era estrenar contenido original (ya bien de estreno o nueva temporada) cada dos semanas. ¡Casi nada!

Amazon se pone las pilas


Si bien Amazon empezó con proyectos flojos (en ¡Vaya Tele! analizamos los motivos por los que sus series no llegaron a enganchar tanto como las de Netflix), lo cierto es que en 2014 se han puesto las pilas. Eso sí, siguen sin tener un producto estrella, algo que sirva como plataforma de lanzamiento. Necesitan su propio 'House of Cards' o su propio 'Breaking Bad', un proyecto ambicioso y con un puntito de calidad que consiga ganarse a los espectadores. Como dato relevante, su presupuesto para ficción propia del tercer trimestre era menor aún de los 100 millones que costó 'House of Cards'.

Con 'Transparent', Amazon Studios ha ganado prestigio y ha conseguido su primera nominación a los Globos de Oro

En su lugar, siguen apostando por las comedias. En concreto, este año han estrenado 'Mozart in the Jungle', una serie normalita pero que engancha, y 'Transparent', la dramedia que se está llevando todos los halagos y que demuestra que, si Amazon quiere, puede producir contenidos de calidad. De hecho, ha sido una de las nominadas a Mejor Comedia y Mejor actor de comedia en los Globos de Oro, convirtiéndose en la primera serie de Amazon que lo consigue.

Para 2015 será interesante ver lo que ocurre, ya que Amazon comenzará a emitir sus primeros dramas. 'Bosch', sobre un policía caído en desgracia, promete bastante, mientras que 'The After' pretende enganchar a los espectadores amantes de la ciencia ficción con una historia post-apocalíptica de esas que, si se hace bien, puede ganarse al resto de espectadores. Van por buen camino, pero a ver qué tal los resultados.

En Xataka | ¿Podría Netflix aportar algo diferente en España?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir