Compartir
Publicidad

Este brazo robótico de DARPA es tan increíble que igual te deja beber agua que escalar una montaña

3 Comentarios
Publicidad

A quien ves en el vídeo de arriba escalando como si nada es un veterano de guerra americano que está poniendo a prueba la última versión del que pasa por ser uno de los brazos robóticos más increíbles actualmente y tras cuyo desarrollo está precisamente DARPA, que financia el proyecto de la empresa DEKA.

Este brazo robótico ha sido apodado Luke y uno de sus creadores es el también responsable del famoso Segway. El equipo de Dean Kamen ha configurado este brazo robótico dotándolo de electrodos para la medición en tiempo real de la actividad eléctrica de los músculos (por medio de la técnica de la Electromiografía) tanto en reposo como en acción, de manera que el brazo es capaz de leer esos impulsos e interpretarlos para controlar de forma precisa las articulaciones.

Desde escalar a beber de una botella de agua

Si te dijera que beber agua es una de las acciones más complejas para un paciente que se tiene que valer de su brazo robótico para dicha acción puede que dudes. Pero es así por la confluencia de diferentes aspectos como un líquido que se mueve y desplaza sin un patrón conocido de antemano, o que en todo momento hay que estar corrigiendo la inclinación y fuerza con que se coge y mueve el vaso o botella. Pues Luke, como ves en el siguiente vídeo, lo logra.

Este brazo brinda además al paciente con la habilidad de controlar de forma individual cada dedo, y recibir impresiones sobre cómo es la presión que está ejerciendo en todo momento el brazo. Cerrar una cremallera o como hemos visto, escalar una pared, están al alcance de los pacientes con este desarrollo de DEKA al que, cuando incluyan la habilidad del sentido del tacto para conocer texturas, será otro importante paso adelante.

Por ahora, y tras la aprobación de la FDA para que pueda ser comercializado, el siguiente paso de DEKA y DARPA será conseguir que los movimientos y órdenes que interprete el brazo lleguen directamente del cerebro del paciente, como si de su brazo auténtico se tratara.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio