Compartir
Publicidad

He probado StarVR y ha sido como volver jugar por primera vez a House of the Dead

He probado StarVR y ha sido como volver jugar por primera vez a House of the Dead
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Finales de los noventa, en algún lugar de Madrid. Tengo unos trece años, si la memoria no me falla, y un día pasando por un salón recreativo me cruzo con una máquina de The House of the Dead. Un shooter sobre raíles donde tenía que coger una pistola de plástico y disparar a un montón de zombies. Una pantalla gigante y una resolución que, para la época, era un gran avance. Gracias a él me aficioné al género pero según iba probando títulos la magia de inmersión que me produjo aquel juego de SEGA no volvió, hasta que pisé el E3 este año.

Estamos ante un E3 de realidad virtual y más allá de Oculus, Hololens o Project Morpheus hay otros fabricantes que quieren hacerse un hueco con propuestas más modestas. Este es el caso de StarVR que nos promete una visión más panorámica. Decidí darle una oportunidad a su demo con The Walking Dead. Una hora de espera para probarlo pero a veces merece la pena y en este caso cumplió con creces mis expectativas. Esta ha sido mi experiencia.

Viviendo experiencias nuevas

Hace unos días os hablamos de StarVR, unas gafas de realidad virtual cuyo principal reclamos lo encontramos en el ángulo horizontal que tenemos ante nuestros ojos. 210 grados, para ser exactos, esta cantidad se consigue gracias a la combinación de dos pantallas en el casco. Lo que han presentado en el E3 no es la versión definitiva pero a pesar de ser estéticamente algo fea, técnicamente cumple con lo prometido.

Star 4

Nos sentamos y esperamos a que empiece la acción. En reposo, sin mover la cabeza, podemos ver bastante en la línea horizontal. No es que en el resto de cascos se vea mucho espacio en negro pero es cierto que el modelo de StarVR abarca mucho más. Para hacernos una idea, es la diferencia entre jugar con un solo monitor a cuando ponemos tres en paralelo para conducir en un simulador. Es una diferencia sustancial, aunque luego en el gameplay casi siempre nuestra atención va a otros sitios y no se termina de apreciar el esfuerzo técnico.

La demo elegida es un pequeño shooter sobre raíles. Nuestro personaje ha perdido una pierna y un secundario nos arrastra a lo largo de la demo en una silla de ruedas. En este caso la sensación de movimiento no está controlada por ningún sensor ni componente electrónico, dos amables azafatas se encargas de rodarla un poco para subrayar el movimiento. Un detalle tonto pero que ayuda a meternos en la acción.

La realidad virtual quiere que volvamos a vivir experiencias únicas por primera vez y salir de una experiencia de juego muy establecida y con pocas sorpresas.

Vamos rodando de un sitio para otro y la sensación que transmite la demo es muy buena, técnicamente bien acabado, un montón de detalles... No podemos interactuar con el entorno y lo más que podemos hacer mientras nos arrastran es mover la cabeza y ver qué pasa: zombies comiendo gente a lo lejos, cosas ardiendo. El típico y clásico escenario apocalíptico con muertos vivientes. Las cosas se complican, mi acompañante virtual me da una escopeta, al mismo tiempo la asistenta que me acompaña en la demo me da una escopeta de plástico.

Star 2

Se trata de un mando con forma de arma de fuego pero que, en este caso, cuenta con un par de marcas para que un sensor reconozca la posición. Todavía no ha empezado la acción pero, por si las moscas, empiezo a jugar con la escopeta. La muevo, registra perfectamente el movimiento, todo va bastante bien. Bueno, no. Comienzan a salir un montón de zombies es hora de disparar y aquí recuerdo mi primera vez con The House of the Dead.

No controlo el movimiento, solo los giros de cabeza en busca de muertos vivientes. Doy con ellos, voy disparando a la vez que recargo la escopeta (esta vez tiene una pieza mecánica y no hay que disparar fuera de la pantalla). La demo, por desgracia, es bastante accesible y no busca ofrecer un desafío pero la sensación de tensión que transmite es muy buena. Siguen saliendo zombies, me empieza a doler el brazo de cargar la escopeta (supongo que no hago suficiente ejercicio con el antebrazo). Tensión, sé que hay cosas que pulir en el gameplay pero en ese momento me lo estoy pasando bien.

Star 3

Se acaba la demo, me quito las gafas. Las primeras sensaciones con este StarVR son buenas. Hay algunas cosas que pulir como algunos parpadeos en la pantalla pero hace tantas cosas bien que no es algo que preocupe, aunque esperemos que arreglen en la versión final. Cómodas, no se pueden usar con gafas y con un registro de los movimientos de objetos y cabeza muy bueno. La tecnología de la realidad virtual cada vez está más pulida. Me sorprende este Walking Dead, para bien.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio