Solo el 0,1% de los empleados de Telefónica se suma a la jornada laboral de cuatro días que enfrenta a los sindicatos

Solo el 0,1% de los empleados de Telefónica se suma a la jornada laboral de cuatro días que enfrenta a los sindicatos
Sin comentarios

El 1 de octubre es el día señalado para que de comienzo en Telefónica el proyecto piloto de la semana laboral de cuatro días.

Una prueba a la que, de momento, se han apuntado unos 150 trabajadores (de 15.000 que tiene la compañía) y que, a falta de cerrar los números definitivos, podría rondar como máximo los 175 empleados.

Los sindicatos de la operadora valoran de manera diametralmente opuesta tanto estos números como el proyecto en sí: mientras UGT y CCOO (firmantes del acuerdo con la empresa) lo reciben con optimismo y esperanza, el sindicato AST recela del proyecto y asegura que se trata de una forma encubierta de reducir los costes salariales.

Flexibilidad laboral

José Ignacio Miñambres, representante de CCOO en Telefónica, asegura a Xataka que nunca se plantearon una estimación de cuántos empleados podrían animarse a participar en este proyecto piloto, pero defiende que entre los trabajadores había ese reclamo por nuevas opciones de flexibilidad laboral. “Algunos empleados ya trabajan solo cuatro días acogiéndose a la opción de días de permiso sin sueldo”, asegura.

Sin embargo, para Luis Miguel Busto, representante del sindicato AST, que apenas se haya apuntado al proyecto el 0,1% de la fuerza laboral de la compañía demuestra que no es una buena idea y que “es una clara muestra de que no es una demanda laboral”.

La polémica reducción salarial

Uno de los puntos más polémicos de este acuerdo es la reducción salarial que tendrán quienes decidan trabajar cuatro días a la semana.

Miñambres insiste en que esta reducción está bonificada por la compañía, en el sentido de que no es matemáticamente exacta con las horas que el trabajador deja de realizar. Busto cree que su sindicato también está de acuerdo con jornadas laborales de 35 horas “o incluso 30”, pero subraya que “si hay reducción salarial, el beneficiador no es el trabajador, sino la empresa".

Busto asegura que no es la primera vez (“ni el primer fracaso”) que Telefónica intenta reducir estos costes. Así, asegura que en el convenio de 2014 se firmó la posibilidad de acogerse a un fin de semana ampliado. “El trabajador podía no ir a trabajar el lunes o el viernes. No se apuntó nadie”, asegura tajante.

Por eso, insiste, con este proyecto “solo gana la empresa, que reduce costes laborales de una manera u otra” ya que, asegura, el trabajo que deja de hacer el empleado no repercute en la creación de más empleo, sino en que “o lo tiene que hacer el empleado en el resto de sus días o lo repercute en los compañeros”. Por eso, Bustos asegura que esta semana laboral con reducción salarial “no beneficia ni a la sociedad ni a los trabajadores”.

Distrito Telefonica 6

Implicaciones del piloto

Miñambres subraya que una de las cosas más positivas de este proyecto es la voluntariedad de sumarse a él o no. “Es una oportunidad para aquellas que quieran más flexibilidad en su prestación laboral, que quieran otra fórmula”, defiende. Tanto que, asegura, en la plantilla de telefónica hay tranquilidad respecto a este piloto.

Por eso, se muestra confiado en que tenga éxito, “que la gente mejore su percepción de las condiciones laborales, que sea una experiencia satisfactoria para empresa y para la plantilla”, de forma que, además, los sindicatos puedan “extenderla a otros colectivos, convenios y sectores”.

Desde AST no lo tienen tan claro. Por un lado, aseguran que “la voluntariedad viene precedida, en muchas ocasiones, de presiones”. Por otro, temen que, una vez abierto el melón de trabajar menos días por menos dinero, no pueda cerrarse. “Veremos si no tenemos que pelearnos para que esa voluntariedad no sea obligatoria y nos obliguen a todos reducir jornadas y sueldos”, expone Bustos.

Quiénes se han apuntado al piloto

Aunque los números definitivos aún no se conocen, fuentes sindicales reconocen que la mayor parte de los empleados que van a participar en este programa piloto pertenecen a los departamentos de operaciones y son de Madrid, mayoritariamente.

El acuerdo fue firmado entre los dos sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO) y la empresa. AST, que reconoce que tiene menos representación sindical y que la mayor parte de sus asociados están en Madrid y Barcelona, denuncia que ni siquiera ellos fueron informados. “Me enteré por una compañera de Chile que lo había visto en la prensa”, asegura Bustos, quien añade que “CCOO está manifiestamente de acuerdo en ayudar a la empresa a reducir costes”.

En una cosa están de acuerdo los dos sindicatos: el objetivo es llegar a una reducción de las horas que dedicamos al trabajo sin que ello conlleve una merma de la retribución percibida. Algo que, en opinión de Miñambres, es factible sin perjuicio de la rentabilidad empresarial.

“Tiene que haber mayor sensibilidad a la reducción de trabajo. Hay medios para hacerlo y aumenta la productividad. Las herramientas que tenemos, especialmente las tecnológicas, nos permiten que el trabajo no tenga que ser siempre ocho horas diarias cinco días a la semana”, sentencia.

Temas
Inicio