El exceso laboral, otra pandemia: la OMS estima que 745.000 personas mueren al año en todo el mundo por trabajar más de 55 horas a la semana

El exceso laboral, otra pandemia: la OMS estima que 745.000 personas mueren al año en todo el mundo por trabajar más de 55 horas a la semana
Sin comentarios

El exceso de trabajo mata. En concreto, a unas 745.000 personas al año por ictus y trastornos cardíacos directamente relacionados con largas jornadas laborales, según un estudio conjunto de investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial del Trabajo (OIT) y diversos departamentos nacionales de sanidad que ha publicado en la revista científica Environment International. La investigación señala, además, que otros 23 millones de personas en todo el mundo verían reducidas su esperanza y calidad de vida anualmente como consecuencia de afecciones de este tipo que no llegan a terminar en decesos.

Todos esos fallecidos tenían algo en común: trabajaron más de 55 horas a la semana durante largos periodos de su vida. El mayor número de muertes se produjo en personas de entre 60 y 79 años que habían tenido jornadas laborales de más de 55 horas a la semana entre los 45 y los 74 años, es decir, durante casi 20 años de forma continuada.

El estudio abarca un periodo de 16 años que comprende desde el 2000 hasta el 2016, tiempo en el que las muertes por ictus y trastornos cardíacos directamente relacionados con largas jornadas laborales aumentaron un 29%. Si se toman los datos de ambas enfermedades por separado, en ese lapso los fallecimientos por enfermedades cardíacas provocadas por exceso de trabajo aumentaron un 42% y por accidente cerebrovascular en un 19%.

Aunque el estudio ha analizado las muertes relacionadas con el exceso de trabajo entre 2000 y 2016, calculando porcentajes de su evolución, la cifra de algo más de 745.000 fallecidos anuales corresponde sólo al año 2016, último del que se tienen estimaciones a nivel mundial. No se trata de una media del periodo mencionado.

Por sexos, el estudio evidencia que los problemas de salud de origen laboral son más frecuentes en los hombres, ya que el 72% de los fallecidos por estas afecciones eran varones. En cuanto a la edad, la mayoría de los difuntos tenían entre 60 y 79 años. Las regiones del mundo donde se produjeron un mayor número de muertes de esta naturaleza fueron el Pacífico Occidental y Asia sudoriental.

Además, la investigación concluye que el 9% de la población mundial trabaja un número desproporcionado de horas a la semana. “Cada vez son más los trabajadores con jornadas laborales excesivamente prolongada, una tendencia que da lugar a un incremento en el número de personas que corren riesgo de sufrir discapacidades o fallecer por motivos ocupacionales”, señalan desde la OMS.

Las cifras de España

En España la cifra de fallecidos en 2016 por ictus y trastornos cardíacos directamente relacionados con el exceso de trabajo fue de 855, de los cuales 374 fueron decesos por accidente cerebrovascular y 481 por enfermedades cardíacas, según ha informado a Xataka la Dra. María Cabello, doctora del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid cuyas investigaciones han usado los investigadores de la OMS y la OIT para elaborar su estudio.

Esto supone que, aproximadamente, dos de cada 100.000 habitantes de nuestro país mueren al año por afecciones cardíacas o cerebrovasculares derivadas del exceso de trabajo, cifras parecidas a las de la Unión Europea y de Estados Unidos, pero muy por debajo de países como la Ucrania -aproximadamente 13 fallecimientos por cada 100.000 habitantes-, la India -11 fallecimientos- o Rusia -7 fallecimientos.

La cifra aumenta si se atiende al número de personas que ven reducida su esperanza o calidad de vida por haber sufrido estas afecciones: aproximadamente 35 españoles por cada 100.000 habitantes al año. Cifras que, en cualquier caso, siguen en la media europea y por debajo de los 400 indios por cada 100.000 habitantes, los 300 ucranianos o los 250 rusos.

No obstante, aunque las cifras de Europa sean bajas en comparación con otras regiones, la OMS y la OIT subrayan que no dejan de ser números preocupantes. Por eso, instan a los Gobiernos a hacer cumplir las leyes y las políticas que garanticen los límites de los horarios laborales.

Para la realización de este estudio se recopilaron datos de 37 estudios sobre cardiopatía isquémica que habían incluido a más de 768 000 participantes y 22 estudios sobre accidentes cerebrovasculares con más de 839 000 participantes. La investigación abarcó los niveles mundial, regional y nacional y se basó en los datos procedentes de más de 2300 encuestas recogidas en 154 países entre 1970 y 2018.

Temas
Inicio