Compartir
Publicidad

XO-2, hardware libre para un libro electrónico

XO-2, hardware libre para un libro electrónico
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy va de libros electrónicos, o mejor, de lectores de esos libros del futuro, interactivos, táctiles y con posibilidades infinitas. El Amazon Kindle 2 presentado hace unas horas no ha supuesto al final más que un lavado de cara. Han perdido el primero asalto. Es ante todo una idea comercial. Y punto.

El XO-2, la segunda versión del OLPC de Negroponte, podría suponer la idea romántica de libro electrónico cuando salga al mercado quién sabe si el año que viene. Ese ideal se lo podemos asignar por dos motivos principales: su hardware libre, que cualquiera puede copiar sin pagar nada, y por su posible uso como libro electrónico. Pero no uno cualquiera, sino un libro que puede comportarse también como ordenador. He ahí su potencia, la que todos le pedimos a los actuales libros electrónicos comerciales.

El acertado diseño del XO-2, con forma abierta y dos pantallas táctiles, hace que su posible uso como libro electrónico sea un potencial increíble principalmente en el ámbito en el que quiere ser importante: la educación, sobre todo en países en desarrollo.

ol_pc_800x.jpg

Inconvenientes tiene claro. De entrada, la autonomía, que no es la misma que la de un lector dedicado, pero con el brillo bajo (adecuado además para leer mejor en entornos abiertos) puede dar mucho juego. Pese a que considero que un equipo solo puede ser denominado como lector de libros electrónico cuando cuenta con tinta electrónica, que no es el caso de la pantalla de este proyecto, dado el alto precio de ese avance en la actualidad, no veo con malos ojos que el OLPC 2 se plantee con ese apellido. El propio Negroponte lo ha afirmado, al considerar el XO-2 primero como un libro y luego como un ordenador. Incluso desde el brazo que desarrolla el software ya se está potenciando como lector de documentos.

Ese espíritu de libro electrónico es lo que se quiere explotar para que un producto de menos de 75 dólares tenga una salida comercial en el mundo desarrollado, lo que beneficiaría la reducción del precio en otros países donde su uso educativo es más importante.

Más información | Wired.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos