Publicidad

Una nueva versión de la Raspberry Pi 4 corrige al fin el problema con su conector USB-C

Una nueva versión de la Raspberry Pi 4 corrige al fin el problema con su conector USB-C
10 comentarios

El lanzamiento en junio de 2019 de la Rasperry Pi 4 cumplió las expectativas de muchos usuarios con un miniPC que volvía a ser referente en precio/prestaciones y que suponía un salto importante en potencia.

Aún así pronto se detectaron algunos problemas, y el más conocido fue el del comportamiento de su puerto USB-C utilizado para alimentar la Raspberry Pi: no todos los cargadores y cables funcionaban de forma adecuada. Una actualización del diseño de la Raspberry Pi 4 ha permitido solventar el problema, y la nueva versión de este mini PC se ha puesto a la venta sin que, eso sí, la Fundación Raspberry Pi haya querido hacer un anuncio oficial de momento.

Un cambio silencioso

El cambio de micro USB a USB-C fue uno de los más esperados —la adopción de mini HDMI en lugar del tradicional HDMI no tuvo tan buena acogida—, pero introdujo problemas con algunos cables y adaptadores, que no eran reconocidos correctamente por la circuitería de la Raspberry Pi y no alimentaban el dispositivo.

Tras el lanzamiento de la Raspberry Pi varios analistas detectaron el problema en las resistencias que integraba la Raspberry Pi 4 como parte de la circuitería que acompañaba al puerto USB-C. Eso hizo que aparecieran incluso artículos que hacían un repaso a cables que sí funcionaban a la hora de cargar este miniPC.

El problema por fin ha sido solucionado y los responsables del producto confirmaron a The Register que las Raspberry Pi 4 que se han comenzado a vender estos días ya no cuentan con esa limitación. El propio Eben Upton, creador de las RPi, confirmó que además se han realizado algunas pequeñas mejoras como por ejemplo la que protege la ranura de tarjetas de sobrevoltajes.

Ni la Fundación Raspberry Pi ni Upton habían hecho anuncios oficiales al respecto, y la intención era clara: evitar el célebre "efecto Osborne" que haría que al anunciar una nueva versión mejorada las "viejas" Raspberry Pi 4 se amontanasen y quedasen sin venderse.

Aparentemente no hay forma oficial de diferenciar las nuevas Raspberry Pi 4 de las antiguas —ni en la caja ni en la placa hay señales notables de esos cambios— pero un 'cat /proc/cpuinfo' al usar la RPi 4 debería dar como resultado la revisión c03112 para saber que estamos tratando con una de las nuevas placas.

Vía | The Register

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios