Publicidad

Los beneficios de un software de acceso remoto en tiempos de teletrabajo

Los beneficios de un software de acceso remoto en tiempos de teletrabajo
6 comentarios

No hay más que echar un vistazo a Google Trends para comprobar que, hasta este año, el teletrabajo no era una tendencia en nuestro país. De acuerdo con el INE, en 2019 apenas un 8,3% de los ocupados en España ejercía su trabajo en remoto, ya fuese de forma ocasional o recurrente. En 2018, el 4,8%. Una cifra que se ha disparado hasta el 16,4% durante este 2020 y que ha alcanzado picos superiores al 25%. Si echamos la vista hacia adelante, se estima que en apenas una década el teletrabajo conforme el 50% del empleo.

Datos que pueden parecer asombrosos, pero que manifiestan una realidad: cada vez seremos más y necesitaremos herramientas más escalables y horizontales, sistemas de trabajo en remoto para maximizar la productividad, VPNs y buenas suites para proteger nuestra identidad.

Adaptarse no ha sido fácil, ni lo será. Por eso merece la pena invertir en software de escritorio remoto que nos evite dramas y nos facilite el acceso a todos los recursos de las interfaces y escritorios de la empresa. Estemos donde estemos.

Teletrabajo para todos

Durante los primeros compases del confinamiento, las apps de videoconferencias coparon el debate tecnológico. Que si Meets, que si Jitsy, que si Zoom… y eso que Skype nació en 2003. Sin embargo, muy poco se ha hablado de las herramientas de acceso remoto, que se convierten en imprescindibles cuando se precisa conectarse y utilizar recursos de un PC que está en otra ubicación diferente a la nuestra.

Quizá el miedo de algunos usuarios sea justo ese: enfrentarse a nuevas interfaces y herramientas que no conocen. Soluciones de escritorio remoto existen muchas, pero no todas son tan intuitivas como SupRemo, que a la vez garantiza un amplio abanico de funcionalidades.

Main Interface

Una de las principales fortalezas de SupRemo es su sencillez de uso. Es tanto un software de escritorio como un servicio integral de acceso y soporte remoto. En ambas funciones se presenta como una solución para trabajo remoto rápida y segura. Además, según las necesidades de cada usuario, permite optar por una versión para uso personal, profesional y empresarial.

En cuanto a su app, no requiere instalar herramientas de terceros ni configurar apenas nada. Descargamos un ejecutable plug-and-play y listo. Nada de andar configurando el firewall, abriendo puertos o creando una red para conectar con un servidor remoto. La app se encarga de todo sin supervisión del usuario. La aplicación es compatible con Windows, macOS, Linux, iOS y Android, así que no hay el menor problema de incompatibilidad.

Tres perfiles, tres opciones

La versión gratuita, por ejemplo, es ideal para alguien que ha necesitado mudarse a una segunda residencia durante la pandemia y, para seguir trabajando, necesita acceder al PC de casa.

En vez de cargar con todo el equipo, los cables, los discos duros y demás, podríamos trabajar con nuestro propio smartphone y un simple teclado Bluetooth. Esto significa que podemos conectarnos sin que haya alguien al otro lado revisando el equipo.

Install Service

Ahora supongamos que necesitamos algo más, conectar dos sistemas, el de casa y el de la oficina. Cuando instalamos SupRemo como un servicio, la app se inicia tras el arranque del sistema y, a través de una ID con password, accedemos a todas las funciones tal y como si estuviésemos usando los equipos en cuestión. De esta manera, podemos transferir archivos entre equipos, compartir enlaces, cambiar el nombre de carpetas… cualquier cosa.

Esta solución es perfecta para centralizar nuestros avances, trabajemos donde trabajemos. Desde el panel central de la app se muestran los sistemas conectados mediante la función ‘ID permitida’. De un simple vistazo podemos ver todos los equipos conectados.

¿Y si necesitamos que otra persona se conecte? Tan sencillo como agregar contactos a nuestra cuenta de SupRemo. Como vemos, puede escalarse tanto como necesitemos.

Supremo Address Book

Y si, por ejemplo, pertenecemos al departamento de IT que monitoriza los ordenadores de una oficina, SupRemo también ofrece herramientas muy útiles: a través de USilio podemos agrupar y organizar todos los contactos de SupRemo, obtener informes online y otras funciones en línea para monitorizar las conexiones. El servicio puede ser personalizado para cada empresa, pudiendo agregar a la interfaz el logo, firma y otras referencias.

Democratizando el trabajo en remoto

Foto 2 Unsplash // Alex Kulikov

Una de las cuestiones más complejas de abordar cuando se habla de teletrabajo está directamente relacionada con los recursos y las desigualdades. No todos contamos con el mismo espacio y las mismas herramientas para teletrabajar. No en vano, desde distintos frentes, se están elaborando medidas para estandarizar este modelo y velar por aquellos que necesitan trabajar en remoto, pero no disponen de las opciones adecuadas.

Por esta razón, son necesarias soluciones como SupRemo, un software que brinda la opción de teletrabajar sin tener que acudir a complejas configuraciones. Y su precio de base es verdaderamente competitivo: 5€ al mes por cada usuario, con la posibilidad de liquidar con pagos trimestrales o anuales.

La oferta varía en función de la cantidad de sesiones simultáneas necesarias —es decir, la cantidad de usuarios conectados a la vez al mismo equipo—. En cualquier caso, todas las compras cuentan con una prueba gratuita durante 21 días.

Pricing

Aunque el futuro del trabajo en remoto está aún por escribirse, un 58% de los usuarios estima que mejoraría su calidad de vida. Un modelo que, al margen de los empleados (conciliación, libertad para elegir lugar de residencia...), beneficia a las empresas, flexibilizando tareas y horarios. Así que, cuanto antes nos adaptemos, mejor para todos.

Lo que nos lleva al último beneficio: la descentralización evitaría la congestión de las ciudades, devolvería la vida social a zonas despobladas del interior del país y, en fin, reduciría ostensiblemente el ratio de propagación de virus como el COVID-19, al reducir esa conexión constante a través de grandes urbes.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios