Publicidad

El streaming de música está salvando las ventas de discos en España

El streaming de música está salvando las ventas de discos en España
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

En 2014, la industria musical generó en España 149,9 millones de euros, un 21,2% más que durante el año anterior. En comparación, 2013 marcaba un nuevo mínimo con 123,6 millones de euros. ¿El principal artífice de esta remontada? No, no es la venta de álbumes digitales. Sí, si es gracias a los servicios de música bajo suscripción, algo similar a lo que ocurre en Noruega y de lo que nos hacíamos eco hace unos días.

Durante el 2014, servicios como Spotify, Napster, Deezer o XBox Music consiguieron ingresar 47,2 millones de euros en nuestro país. Esta cifra supone un 36,3% más de dinero que en 2013, cuando los ingresos de este tipo de programas fueron tan sólo de 34,6 millones. La subida, según explica Promusicae, se debe también a que las suscripciones han crecido un 30% durante el año pasado.

Al otro lado de la balanza, cayendo están las ventas de álbumes digitales, con 14,2 millones de euros generados y que pierden fuelle respecto a 2013 (caída del 2%). Los politonos (¿todavía siguen existiendo?) pierden un 20% de los ingresos y se quedan en los 1,4 millones de euros anuales. ¿Y el CD de toda la vida? Curiosamente, las ventas de CDs subieron también ligeramente: de 9,5 millones de unidades en 2013 a 11,6 millones de unidades en 2014. Los vinilos también sufrieron un ligero incremento, superando las 260.000 unidades frente a las 140.000 de 2013.

¿Son los servicios de suscripción el futuro de la música?

Hace un tiempo hablábamos con Australian Blonde y nos comparaban cómo era sacar un disco en 1993 y cómo era sacar un disco en la actualidad. Sobre el streaming, reconocían sus ventajas aunque tampoco lo veían como gran salvador del sector: "El streaming para dar difusión, y el formato físico para vender en conciertos y mandar a las radios". Para ellos, "sonar en la radio sigue siendo lo más importante".

Otros artistas han ido incluso más allá y han renegado por completo del streaming de música. Taylor Swift fue uno de los más recientes y sonados, quejándose de que no sólo Spotify no debería ser el que decide cuánto paga a los artistas sino de que este tipo de reproducciones restan ventas de pago. A la vista de los datos de 2014 en España, donde ha crecido tanto el streaming como la venta de CDs, aquí de momento no parece ser el caso.

Vía | Promusicae
En Xataka | Los servicios de música en streaming, la clave para reducir las descargas en Noruega

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios